Educar para vivir, educar para convivir.

Archivos por fecha

Actualmente estás viendo todos los mensajes publicados en el mes: abril 2016
Fiesta jóvenes recortadaCerrar los ojos e imaginar una fiesta hace pensar en alegría, movimiento, música, gente implicada. Volverlos a cerrar e imaginar una animada conversación, atrae otras imágenes: personas que se expresan y se escuchan, que lo hacen con sentimiento, que se mueven al ritmo de las palabras. Fueron estas imágenes las que dieron origen a La Fiesta de la conversación, una manera de hacer comunicación educativa en salud y que se expresa en formas distintas: una pedagogía, un taller y un libro.

Un viejo invento

Vamos por partes. La Fiesta de la conversación existe hace muchos años, y se viene celebrando en aulas escolares, en grupos juveniles, en organizaciones comunitarias de un lado y otro del Atlántico. Hablamos de los espacios en donde las personas se sientan en círculo, invitan a los hechos de la vida cotidiana, reflexionan sobre ellos y así, socializando, aprenden a vivir y a convivir, haciéndose protagonistas de la construcción de su salud personal y colectiva.

EDEX la animó en 17 países, con más de 2 millones y medio de niñas y niños y en alianza con organizaciones y gobiernos, a través del programa La Aventura de la Vida. No la llamábamos Fiesta de la conversación, pero en la práctica lo era: un lugar en donde se tomaba la palabra, se escuchaba, se construía, en donde con alegría se celebraban la solidaridad y el compañerismo, se aprendían hábitos saludables y Habilidades para la Vida.

El libro

Hace una década, EDEX hizo evidente que sus programas enfocados en fortalecer Habilidades para la Vida tenían una pedagogía muy particular, adecuada a la exigencia de estos aprendizajes. Nos pusimos en la tarea de escribirla, precisarla y nombrarla. Así surgió el libro La Fiesta de la conversación – Un ambiente y una pedagogía para la comunicación educativa. En él se expone nuestra manera de aprender y enseñar habilidades, y se cuentan experiencias de uso de la conversación en el campo de la salud, el desarrollo, la educación y la producción radial. A partir de ellas se comparten diez pasos para construir materiales educativos que empoderan a personas y colectivos, en los que a partir de la conversación es posible la transformación.

Los talleres

Luego vinieron los talleres, con distintos acentos y pretensiones. Algunos enfocados a personas formadoras de Salud, Educación y Desarrollo para  entrenar en Habilidades para la Vida. Tenemos en el recuerdo talleres en Panamá, Colombia, México, Mallorca y Aragón, entre otros.

Otros talleres se enfocaron al mundo de la comunicación educativa. Trabajamos con comunicadores sociales, con equipos de producción de material educativo, con estrategias de comunicación, privilegiando la conversación por encima de la persuasión, la implicación por encima de la explicación.  Buena parte de los trabajos se centraron en la comunicación educativa en salud, tema en el que más experiencia hemos acumulado. Recordamos las sesiones compartidas en Girona,  Ciudad de PanamáMedellín, Bucaramanga y  Bilbao, entre otros.

De algunos de ellos guardamos especial recuerdo. El taller realizado en 2010 con periodistas comunitarios de Antioquia, promovido por EPM,  que incluso realizó una edición especial del libro para compartir con sus asociados. También los realizados con radialistas comunitarios de AMARC ALC, en distintos países, entre 2008 y 2011.

Un anticipo de cavilacciones

A manera de anticipo, les dejamos algunas de las cavilacciones que contiene el Libro La Fiesta de la Conversación. No es un error de escritura, son eso, cavilacciones, mezcla de cavilaciones y de acciones alrededor de la comunicación educativa en salud. Acá, tres de ellas:

  • ¿Convencer o conversar? ¿Qué tipo de comunicación nos aproxima más al tipo de sociedad que nos interesa? Optamos por una basada en la conversación y no en la persuasión, que promueva la inteligencia y no la obediencia. Una sociedad con capacidad de conversar, escuchar y expresar. En una sociedad así, pensar y actuar diferente no será visto como un “ruido” en la comunicación, sino como la expresión de un sentido distinto al propio.
  • Sembrar el deseo, aprender a comunicarnos de manera que provoquemos ganas, no resultando previsibles y aburridos sino atractivos y deseables. Esto es fundamento de una comunicación educativa que no pretende modificar a nadie sino conectar mundos distintos, invitando a curiosearnos más y prejuzgarnos menos.
  • Un camino para casar emociones y pensamientos. Esta cavilacción empieza por comprender cómo funciona una sociedad del espectáculo (aquella que lo convierte todo en espectáculo) para luego proponer que el aprendizaje no abandone la emoción y el placer, sino que los incorpore como ruta hacia la inteligencia y la reflexión. De esta manera pretende casar emociones con pensamientos.

 

Ciberbullying Guía madres padres profesorado

Ciberbullying, Guía para madres, padres y personal docente

La resiliencia es el arte de navegar en los torrentes, el arte de metamorfosear el dolor para darle sentido; la capacidad de ser feliz incluso cuando tienes heridas en el alma.
Boris Cyrulnik

Es difícil no sentirse sobrecogido al escuchar relatos de chicas y chicos que han padecido, acaso durante años, experiencias de acoso por parte de sus iguales. Lo es también no sentirse indignado ante cierta tendencia a quitarle importancia al drama con frases del tipo: “¡bah, no tiene importancia! ¡Quién no lo ha hecho a su edad!” Pues mucha gente, por suerte. Y aun en el caso de haber practicado conductas de ese tipo, eso no te obliga a permanecer sordo de por vida ante el grito callado de quien las sufre. Porque de eso hablamos cuando de bullying se trata, de sufrimiento. Emocional, en primera instancia. Físico, en no pocas ocasiones.

Algunos datos para situarnos

Publicaba recientemente la ONG Save the Chidren su informe Yo a eso no juego. Bullying y ciberbullying en la infancia, realizado a partir de una encuesta a 21.487 escolares españoles de 12-16 años. El informe muestra datos más que suficientes para llamar a una reacción social y educativa más decidida ante este fenómeno. Veamos algunos:

  • El 9,3% señala haber sido objeto de acoso en los últimos dos meses.
  • El 6,9% se considera víctima de ciberbullying en el mismo periodo.
  • Uno de cada tres niños o niñas ha sido insultado por internet o el móvil.
  • Un 5,4% reconoce haber practicado el acoso.

También la Organización Mundial de la Salud publicaba hace poco su informe Growing up unequal: gender and socioeconomic differences in young people’s health and well-being, en el marco de la iniciativa HBSC – Health Behaviour in School-aged Children. Por primera vez investigaban el bullying y el ciberbullying como conductas relacionadas con la salud. En este informe, realizado con una muestra de 219.460 escolares de 11, 13 y 15 años, de 42 países, encuestada 2013, se presentan datos como estos:

  • El 13% de chicas y chicos de 11 años relata haber sido víctima de bullying en los últimos dos meses.
  • Este porcentaje desciende al 11% y el 8%, respectivamente, a los 13 y 15 años.
  • A los 11 años, el 7% reconoce haber acosado a sus iguales.
  • Este porcentaje asciende al 9% a los 13 y 15 años.
  • En el caso del ciberbullying, se declaran víctimas del mismo el 3% entre 11 y 15 años.

Una conducta que requiere intervenciones globales

Sabemos que, como en el mobbing y, en general, en cualquier forma de desprecio a otras personas, en la puesta en escena de ese drama que es el bullying “actúan” diversas figuras que adoptan diferentes roles, todos ellos necesarios:

  • quienes lo padecen en su triste condición de víctimas;
  • quienes lo protagonizan como responsables del acoso;
  • el coro cómplice que mira hacia otro lado (por desinterés, por falta de empatía, por miedo a convertirse en la próxima víctima…);
  • las personas responsables del contexto en el que el bullying se produce, sea la escuela u otro.

Por ello, una intervención eficaz para prevenir y, en su caso, atajar esta conducta desde sus primeras manifestaciones, requiere adoptar una perspectiva sistémica y actuar conjuntamente sobre el contexto y las diversas personas que en él interactúan. Para intervenir de manera inmediata, para hacer improbable que nadie escurra el bulto contribuyendo con su negligencia a consolidar el proceso. Es lo que hace, por ejemplo, el programa KiVa tan exitosamente puesto en marcha en Finlandia desde 2007, y que se extiende, afortunadamente, por cada vez más países.

Un poco antes, en 2006, vio la luz nuestra primera aportación en este campo: la herramienta Ciberbullying: Guía para madres, padres y personal docente, elaborada por la experta Parry Aftab, que ahora cumple 10 años. Una propuesta a la que han ido siguiendo otras, en colaboración con la iniciativa Pantallas Amigas.

Educación en habilidades para la vida

Básicamente se trata de actuar de un modo que permita:

  • visibilizar un asunto que, a menudo, tiende a banalizarse;
  • entender la lógica sistémica que subyace a su presencia en un contexto concreto;
  • intervenir sobre sus distintos protagonistas en una actuación integral;
  • desarrollar en unas y otras personas habilidades para la vida como:
    • la empatía (que no se limita a captar el sufrimiento ajeno, como si tuviéramos un radar, sino que mueve a actuar para brindar apoyo);
    • la asertividad (que ayuda a frenar procesos de acoso o a intervenir en apoyo de quienes los padecen);
    • el manejo de problemas y conflictos (que permite afrontarlos de un modo más efectivo y menos desgastante);
    • el manejo de emociones y sentimientos (útil para gestionar el torbellino que padecen las víctimas, sin desmoronarse);
    • el manejo de tensiones y estrés (necesario para evitar que la situación genere procesos imprevisibles de malestar emocional);
    • etc.

Nuestra aportación, educativa

No creemos en el mal, aunque a veces algunas personas nos lo ponen difícil. No creemos que en el caso del bullying estemos en presencia de psicópatas ni sociópatas que necesitan zaherir a otras personas para apuntalar su identidad. Creemos en la trascendencia de los contextos que, siquiera por inadvertencia, favorecen la proliferación de una conducta que, con el concurso de todas las partes, es posible frenar. Nuestra contribución, como en otros ámbitos, educativa, para fomentar habilidades que permitan prevenir el acoso y, en su caso, superarlo de manera positiva. Actuación educativa que es complemento necesario de otras actuaciones, incluso legales, que en cada caso puedan ser necesarias. Y es que, como señala el informe de Save the Children citado, “para evitar este tipo de conductas resulta determinante reforzar la educación emocional y la adquisición de habilidades sociales y valores de convivencia”. En eso estamos.

recortada 002“Cuando madres y padres ayudan a sus hijos a comprender sus derechos y sus responsabilidades, y a respetar los derechos de las demás personas, establecen las bases para una vida adulta responsable” (UNICEF).

Porque es mejor contar que explicar, en palabras de Mario Kaplún, en una jornada como la de hoy, cuando celebramos el Día Internacional del Libro Infantil y Juvenil, deseamos compartir la colección de 10 cuentos ilustrados pensada para los escolares a partir de los 5 años y sus familias. Se trata de una herramienta que pretende facilitar la conversación y la acción en torno a los derechos que la Convención reconoce.

La Convención sobre los Derechos del Niño, en 10 cuentos

Para facilitar la tarea, agrupamos el articulado de la Convención en diez temas, con sus enunciados correspondientes, y asignamos un cuento a cada uno de ellos. Historias que se desarrollan en el seno de las familias, en la escuela o en el barrio, que tienen como protagonistas a Yolanda, Sergio, Héctor, Marta y Javier, miembros de la pandilla del programa La aventura de la vida. Derechos de la niñez e historias como las siguientes:

1. Familia: Niñas y niños tienen derecho a una familia que les quiera y les oriente, y a no ser separados de ella si no es por su bienestar.

Una familia muy normal. El descanso es un derecho de todas las personas de la familia. No puede depender del cansancio de una de ellas. A Héctor y a Sergio les parece mentira que todavía existan hogares donde la mamá es la que lava la loza, tiende las camas, cocina, ordena la casa y limpia aquí y allá… están convencidos que lo normal es que entre todos se repartan las labores domésticas como sucede en su hogar.

2. Igualdad: Todas las niñas y los niños tienen los mismos derechos, y han de recibir cuidados especiales si sufren cualquier discapacidad.

Una mano de amigos: Yolanda, una niña ciega, cuenta en esta historia todo lo que ve. Habla de cómo son sus amigos y de cómo lo que más aprecia en ellos es que se parecen poco entre sí. Con sabiduría insiste en que son como los dedos de la mano, diferentes pero suficientemente unidos. Tener amigos diferentes es como tener una casa con muchas ventanas, por las cuales se puede apreciar otros puntos de vista de lo que pasa en el mundo.

3. Salud: Niñas y niños tienen derecho a que se les prevenga de las enfermedades y se les facilite atención médica cuando la necesiten.

Al pie de la letra: No es necesario tomar nota de lo que dice el profesor al pie de la letra para ir bien en el estudio. En cambio es necesario hacerlo con las indicaciones que nos da el médico a la hora de consumir cualquier medicamento. No hacerlo puede poner en riesgo nuestra salud. Javier si que sabe de esto. Su amigdalitis se complicó por no tomar a la hora y en la cantidad señalada por su médico, el antibiótico que le formuló.

4. Participación: Niñas y niños tienen derecho a recibir información adecuada, a expresar sus opiniones, y a que éstas sean tenidas en cuenta en los asuntos que les afecten.

 El daño del baño: Hay muchas cosas que huelen mal en la vida: la pereza, la inactividad, el conformismo. Pero hay otras que tienen muy buen olor, como el que se generó alrededor de Yolanda el día en que hizo valer el derecho de todas las personas del colegio a tener baños limpios en la escuela. Esta es una historia que huele bien.

5. Bienestar: Niñas y niños tienen derecho a que sus padres dispongan de Seguridad Social y de los recursos necesarios para que puedan desarrollarse y vivir dignamente

Mejor acompañado: José, es un niño de 8 años que permanece solo y bajo llave en su casa mientras sus padres trabajan. Además es nuevo en el vecindario y no conoce a nadie. Un día, desde la ventana ve pasar a Yolanda y se presenta. Desde entonces, las cosas empiezan a cambiar. Hay medidas de seguridad que generan mayor inseguridad.

6. Educación: Niñas y niños tienen derecho a recibir una educación que desarrolle su personalidad y sus capacidades, y les prepare para convivir

Una barrita con un puntito: Marta tiene miedo de contarle a su papá que obtuvo una mala calificación en matemáticas. Es la primera vez que saca una “i” de insuficiente y no sabe cómo comportarse. Deja pasar un tiempo hasta que se anima a contar. Para su sorpresa, descubre que con “i” no sólo se escribe insuficiente, también inteligente.

7. La infancia, primero: Niñas y niños tienen derecho a que los Estados se esfuercen al máximo para garantizar sus derechos, y a que decidan pensando en lo que es mejor para la infancia.

Los automóviles engordan: Los autos nos llevan más rápido. ¿A dónde? Buena pregunta: podría ser al trabajo, pero también a contaminar o a engordar. Las personas que deciden ir en auto caminan menos y se engordan más. En cambio las que montan en bicicleta o van a pie, se mantienen en forma. Cuando Sergio piensa en esto, decide pasarse a la bicicleta. Pero la experiencia resulta desastrosa.

8. Identidad: Niñas y niños tienen derecho a un nombre, a pertenecer a un país, a hablar su idioma y a vivir según sus ideas, creencias y religión.

Digan lo que digan: A Sergio no le importa lo que digan de él. Desea participar en el taller de cerámica, y punto. Sus amigos le critican por esa decisión hasta que se dan cuenta de lo que sus manos saben hacer. Sergio acepta colaborar con ellos en un plan que tienen, siempre y cuando se disculpen.

9. Protección: Niñas y niños tienen derecho a la intimidad, a que no lastimen su cuerpo ni sus sentimientos, a no trabajar, ni ser reclutados o explotados.

Correr y contar: Cada persona tiene derecho a decidir quién toca o quién no toca su cuerpo. Por eso Marta se sintió muy mal el día en que ese hombre extraño le puso las manos en su trasero. Se asustó y lloró mucho. Afortunadamente hizo dos cosas muy importantes: correr para huir y contar para pedir ayuda.

10. Juego: Niñas y niños tienen derecho a disponer de tiempo y lugares adecuados para jugar, así como a practicar actividades artísticas y culturales.

Corre corre: A las personas nos sucede lo de los carros: tenemos un acelerador para ganar velocidad y un freno para perderla. Pero algunas personas olvidan dónde está el freno y terminan estrellándose. Cada día corren más de un compromiso a otro. Un perrito saltarín, juguetón y ladrador, le enseña a Héctor a descubrir su freno para quitarle velocidad a su agite diario.

Después del cuento…

Cada uno de los volúmenes de la colección Cuentos para conversar, escrita por Gladys Herrera Patiño y coeditada con Desclée, incluye, además de la historia ilustrada, sendos apéndices destinados a las personas adultas. El primero de ellos da breve cuenta del profundo significado de la Convención, en tanto que el segundo invita a madres y padres a sacarle mayor provecho a la historia en la vida familiar, a partir de una propuesta sencilla y lúdica para compartir con sus hijos.

  • Publicaciones Edex
  • eDucare
  • SocialDreamers
  • Los Nuevos Vecinos
  • Retomemos
  • EdexTV