Educar para vivir, educar para convivir.
  • Alba lleva 6 meses saliendo con Kike. Hace unos días descubrió que él husmea los mensajes de su móvil y, la verdad, no le hace ninguna gracia. Se lo ha hecho saber, pero él le quita importancia.
  • Jorge sale de fiesta con sus amigos casi todos los fines de semana. Cuando bebe se pone impertinente con las chicas, como si pensara que están allí a su disposición, forzadas a aguantar cualquier grosería.
  • Fernan está convencido de que cuando su novia le dice que no, que en ese momento no le apetece, es solo cuestión de insistir un poco para acabar saliéndose con la suya.
  • A Miguel se le ha vuelto a ir la mano. Para él “solo” ha sido un empujón, pero Ariadna se le ha quedado mirando fijamente pensando en que quien es capaz de dar ese paso se acaba convirtiendo en alguien imprevisible.

Cuatro situaciones imaginarias de entre las muchas que podríamos utilizar para ilustrar el abanico de opciones de lo que conocemos como violencia de género. Situaciones diferentes entre sí, pero que comparten un eje común: la falta respeto a la otra persona; a sus sentimientos, a sus decisiones, a sus ritmos…

En estos tiempos en los que emergen de catacumbas que parecían selladas por la historia voces denunciando una supuesta “ideología de género”, se hace más necesario que nunca desterrar el silencio que a menudo impregna estas situaciones. Y educar a chicas y chicos para que tales prácticas acaben resultando inimaginables; y para que, si se dieran, sea realmente impensable mantener la relación.

Propuesta educativa

En esta línea se enmarca nuestra iniciativa Retomemos, una propuesta sextimental. Con ella se persigue educar a chicas y chicos en edad adolescente en habilidades para la vida susceptibles de favorecer relaciones basadas en el reconocimiento de la otra persona y el respeto más escrupuloso a sus sentimientos y decisiones. Habilidades como la empatía, la asertividad o el manejo de emociones, que pueden favorecer comportamientos en los que el desprecio no tenga cabida.

Materiales educativos

«Retomemos» incluye los siguientes componentes didácticos:

  • 10 episodios de animación: en ellos, un grupo de adolescentes, chicas y chicos, viven diversas situaciones relacionadas con el mundo de los afectos y las sexualidades;
  • guía educativa: una propuesta de 20 actividades a desarrollar en contextos educativos (no necesariamente escolares) para abordar las habilidades para la vida en las que «Retomemos» se basa, así como los temas que despliegan los 10 episodios mencionados (identidad corporal, relaciones tóxicas, enamoramiento y ruptura, estereotipos y prejuicios, la primera vez, homofobia, autoerotismo, sexo seguro, etc.);
  • bloc para adolescentes: cuaderno que propone diversas acciones a desarrollar individual o grupalmente para facilitar el seguimiento del programa, fijar contenidos, etc.

Por una masculinidad alternativa

Mediante la propuesta educativa «Retomemos» pretendemos contribuir a deconstruir la imagen de la masculinidad rampante, que tanto daño ha hecho y hace a las mujeres y a los hombres mismos. Por eso, nos sentimos convocados por la campaña creada por la Diputación Foral de Bizkaia para conmemorar este 25 de noviembre el Día internacional contra la violencia hacia las mujeres bajo el eslogan Queremos tíos buenos, de la que dejamos aquí el vídeo.


0 Comentarios | "Ante la violencia de género, confiamos en la educación"

¿Le gustaría dejar un comentario?

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

  • Publicaciones Edex
  • eDucare
  • Los Nuevos Vecinos
  • Retomemos