Educar para vivir, educar para convivir.

Author Archives

You are currently viewing all posts published by Edex.
IMG_7533

Participantes en el II Seminario Unplugged – Formación para la prevención del abuso de drogas.

En octubre de 2015, once profesionales de los ámbitos de la promoción de la salud y/o la prevención del abuso de drogas de seis comunidades autónomas, nos reunimos en Bilbao con el propósito de acordar criterios para la formación del profesorado vinculado al programa Unplugged. Profesionales procedentes de la Dirección General de Salud Pública del Gobierno de Aragón, de Promoción de la salud en el ámbito educativo del Ayuntamiento de Móstoles, del Instituto Foral de Bienestar Social de Álava, del Instituto Provincial de Bienestar Social de la Diputación de Córdoba, del Centro Provincial de Drogodependencias de la Diputación de Jaén, de Promoción de la salud de la Fundación Catalana de l’Esplai y de EDEX. De aquel primer Seminario nació la Guía para la formación, una herramienta para la capacitación de equipos técnicos y profesorado responsable de la dinamización del programa.

Los días 23 y 24 de febrero de 2017 volvimos a juntarnos en un segundo encuentro al que se sumaron las responsables técnicas del Servicio de prevención de las adicciones del Ayuntamiento de Llodio y de la Sección de Drogodependencias de la Junta de Castilla y León que implementa Unplugged en centros educativos de León, Salamanca, Soria y Valladolid. Compartir las experiencias dinamizadas por cada equipo y reflexionar acerca del modo más efectivo de acomodar la formación a las necesidades y posibilidades del profesorado, constituyó el leit motiv de este encuentro, celebrado, al igual que el anterior, en Bilbao.

Principales conclusiones

Si hiciéramos una nube de palabras con los conceptos más repetidos en el I Seminario, el término prevalente sería “flexibilidad”. La necesidad de adaptar el desarrollo de programas como Unplugged a las características de cada territorio, exige un proceso de apertura que, sin sacrificar lo sustancial, garantice la adaptación óptima en cada caso. Desde el punto de vista más específico de la formación tampoco podemos movernos en el terreno inalcanzable del desiderátum. Antes bien, teniendo claras las necesidades del profesorado a atender para que se sienta en condiciones de dinamizar las sesiones de Unplugged, esta formación tiene que estar sujeta a un proceso constante de adaptación.

Pues si en 2015 la palabra clave fue “flexibilidad”, en 2017 la elegida sería el verbo “enamorar”, a partir de la creciente evidencia acerca de que solo se enseña y, sobre todo, solo se aprende, aquello que apasiona, que motiva, que activa la curiosidad. No está de más recordar a estos efectos que la “filosofía”, tiene el significado etimológico de amor por el saber. Como afirma el neurocientífico Francisco Mora en el subtítulo de su libro “Neuroeducación”, “solo se puede aprender aquello que se ama”. Y esto nos interpela como responsables de formación en varios sentidos:

  • Sin emoción no hay aprendizaje. No hacía falta esperar a la eclosión de la “inteligencia emocional” para saberlo, pero esta y sus constantes desarrollos han venido a verificarlo. El aprendizaje convencional (cognitivo, informacional, unidireccional, estático…) carece de la capacidad necesaria para activar procesos de aprendizaje significativos.
  • Hablamos de un saber práctico. Los procesos formativos que dinamizamos en el marco de Unplugged no se centran en mejorar la capacidad teórica del profesorado. No se trata de que sean grandes conocedores de los últimos avances en prevención. Se trata de un saber hacer orientado a incorporar a su estilo educativo una praxis diferente que facilite procesos educativos con su alumnado.
  • La interacción requiere emoción. Desde el punto de vista metodológico, solo de propuestas interactivas cabe esperar resultados positivos en prevención. De ahí la enorme trascendencia de que la formación del profesorado participante consiga encender la chispa de la emoción. Sin ella, ¿por qué cambiar de estilo didáctico?
  • Pretendemos compartir emociones. Un educador, una educadora, solo pueden comprometerse con el cambio si se sienten emocionados por una forma diferente de conducir los procesos educativos. Del mismo modo, chicas y chicos solo se interesarán por los contenidos que Unplugged propone si el profesorado es capaz de sacudirles, de activar su curiosidad, interés, expectativa… hacia el tema que nos ocupa.

Avanzando hacia el futuro

En un proceso de reflexión necesariamente abierto, intercambiar procesos, compartir datos de seguimiento y sugerir posibles ajustes a incluir en los materiales didácticos, fueron otros componentes de este II Seminario. Un segundo encuentro que sirvió, en fin, para renovar el sentimiento de participar de una iniciativa relevante. Una iniciativa emocionante cuyos procesos y dinámicas básicos construimos conjuntamente. Una iniciativa con nombres y apellidos que esperamos fortalecer en los próximos tiempos con nuevas incorporaciones.

La foto pertenece a la galería de Esti Álvarez en Flickr.

La foto pertenece a la galería de Esti Álvarez en Flickr.

La Federación Española de Municipios y Provincias (FEMP) ha premiado el proyecto de prevención comunitaria Jóvenes y lonjas: lugares comunes. Se trata de un programa del Ayuntamiento de Portugalete (País Vasco) que cuenta para su desarrollo con el acompañamiento técnico de Fundación EDEX.

En el marco del Convenio anual que mantiene la FEMP con la Delegación del Gobierno para el Plan Nacional sobre Drogas, en 2016 se lanzó la VI Convocatoria de buenas prácticas en drogodependencias. Una iniciativa que pretende identificar experiencias significativas en el campo de la intervención municipal ante las drogas en siete áreas específicas:estrategia y planes locales, prevención escolar, prevención familiar, prevención comunitaria, prevención selectiva, prevención indicadae innovación tecnológica.

En esta edición,del total de 34 iniciativas presentadas 14 ayuntamientos y 2 diputaciones han visto reconocido su trabajo. Uno de estos ayuntamientos ha sido el de Portugalete, que ha visto como el programa Jóvenes y lonjas: lugares comunes, iniciativa de su Área de Drogodependencias, ha sido beneficiario de la más elevada puntuación en la modalidad en la que concursaba: prevención comunitaria.

Las lonjas, un espacio de socialización

Para entender esta iniciativa tendríamos que precisar algunos de los postulados de partida de un proceso que, desde su puesta en marcha a finales de 2004, ha permitido trabajar con alrededor de 900 adolescentes y jóvenes de entre 14 y 30 años:

  • Lonjas: espacios autónomos de socialización, situados en local comercial en desuso, que grupos de jóvenes de diversas edades alquilan para compartir su tiempo de ocio, sin supervisión adulta.
  • Jóvenes: ciudadanas y ciudadanos que necesitan disponer de su propia geografía lúdica, diferente a la de la población adulta, distinta así mismo de la topografía del tiempo académico y/o laboral.
  • Lugares comunes: espacios de encuentro y convivencia entre jóvenes de diferentes edades y perfiles, entre vecinos y vecinas, entre generaciones…

Las lonjas se convierten así en expresión de un cúmulo de expectativas que pueden favorecer diferentes desenlaces. Para evitar que derivaran en un foco de conflicto y/o de prácticas poco saludables e inseguras, el equipo técnico responsable se propuso trabajar con la gente joven que se reúne en las lonjas del municipio para acordar unas pautas mínimas de funcionamiento.Y trabajar, así mismo, con el vecindario para reducir prejuicios y perjuicios. Se trataba de minimizar riesgos, tanto desde el punto de vista de la salud y la seguridad como desde la perspectiva de las relaciones vecinales, contribuyendo a favorecer una convivencia razonablemente armónica entre las diferentes partes, salvaguardando, hasta donde fuera posible, los intereses y derechos en juego.

Una intervención participativa

El programa pretende, en síntesis, responsabilizar a quienes disfrutan de las lonjas de la influencia que puede tener su uso sobre la convivencia vecinal, para evitar el surgimiento de conflictos. Por otra parte, se propone aprovechar la presencia juvenil en espacios acotados para compartir información sobre las drogas. Este proceso dio lugar a la creación de una guía de mínimos que garantizara el funcionamiento de las lonjas en el marco de la relación vecinal de la que forma parte.

Para terminar, algunas de las claves del éxito de esta iniciativa serían:

  • No nace con un talante represivo, sino de diálogo entre diferentes perspectivas.
  • Contribuye a explicitar la necesidad de acuerdos como base de la convivencia.
  • Permite el reconocimiento y la colaboración entre generaciones.
  • Facilita intervenir con poblaciones juveniles allí donde se encuentran.
  • En clave, por lo tanto, de salud, ciudadanía y participación.

El fenómeno en cifras

La iniciativa, pionera en el País Vasco, viene siendo referencia obligada para aquellas administraciones públicas locales dispuestas a gobernar, también, en relación a un asunto, el de las “lonjas juveniles”, que según el estudio del Observatorio Vasco de la Juventud “Lonjas y locales juveniles en la CAPV”, involucra al 20% de la juventud vasca de entre 15 y 29 años de edad. Un fenómeno sobre el que el propio Ararteko (Defensoría del pueblo del País Vasco) realizó una serie de propuestas.

La imagen está tomada de los materiales didácticos del programa Discover.

La imagen está tomada de los materiales didácticos del programa Discover.

“Discover” es un programa de prevención de drogodependencias y otras conductas de riesgo basado en el desarrollo de habilidades para la vida y la educación en valores. A partir de la evidencia según la cual los principales factores de riesgo para el consumo de drogas son las influencias sociales, estructura su propuesta en torno a los siguientes ejes temáticos:

  • autoestima;
  • habilidades para el manejo y la solución de problemas;
  • habilidades para las relaciones interpersonales;
  • toma de decisiones;
  • información sobre drogas y riesgos.

Población diana

El programa dirige sus propuestas al alumnado de Educación Infantil, Primaria y Secundaria con edades comprendidas entre los 5 y los 16 años. Para cada uno de los niveles educativos de esta franja de edad presenta un material didáctico específico, adaptado al momento evolutivo del alumnado. El profesorado de cada etapa es responsable de su dinamización en el aula, asumiendo un rol clave para una perspectiva normalizadora de la prevención como la que inspira nuestro trabajo.

Materiales didácticos

Las herramientas didácticas que “Discover” pone a disposición del profesorado son las siguientes:

  • Libro del alumnado: un libro atractivo, ilustrado a todo color, en cuyas páginas se abordan los cinco ejes mencionados.
  • Guía para el profesorado: incluye la filosofía del programa, las pautas para su utilización, bibliografía complementaria y una tabla para la programación del curso.
  • Sistema total de apoyo: Materiales y sugerencias prácticas para el desarrollo efectivo del programa en el aula, que incluye recursos prácticos tanto para el profesorado como para el alumnado.

Un programa contrastado

Una evaluación externa del programa realizada en Estados Unidos, su país de origen (CSAP, 2001), mostró su eficacia para:

  • Ayudar al alumnado a reconocer las presiones internas y externas que influyen en su decisión de consumir drogas.
  • Facilitar el desarrollo de competencias personales y sociales para desactivar proactivamente estas influencias.
  • Cuestionar el sesgo perceptivo de acuerdo con el cual el consumo de alcohol, tabaco y otras drogas se presenta como más extendido de lo que lo está en la realidad.
  • Implicar a la familia y a la comunidad.

Por otra parte, “Discover” y La Aventura de la Vida fueron reconocidos en 2007 por la Agencia de Salud Pública de Barcelona, en su informe Revisió dels programes de promoció de la salut a l’escola adreçats à l’educació primària, como los programas preventivos mejor valorados en su comunidad.

El programa se aplica desde el curso escolar 1996-97 en centros educativos de Castilla y León, una comunidad que atiende en sus propuestas preventivas a la evidencia como criterio clave. Fruto de este compromiso es la aplicación de “Discover” cada año con más de 10.000 escolares.

Más información

En estos enlaces se presenta más información sobre el programa y sobre su aplicación en Castilla y León.

Cannabis post

- Lucía tiene 14 años y el sábado recibió su primera invitación a fumar un porro que rulaba en la cuadrilla. Sintió cierto hormigueo en el estómago y aceptó.

- Alberto tiene 15 años y hace meses que fuma porros. Está convencido de que la medicina ha demostrado que las sustancias que flotan en su humo son buenas para la salud.

- Elena tiene 16 años y lleva uno fumando porros los fines de semana. Al principio sintió algún reparo, pero ahora ya no le preocupa.

- Mikel tiene 17 años y no fuma porros. Entre sus amigas y amigos no es un hábito muy extendido.

¿Qué tienen en común estos cuatro personajes apócrifos? Fundamentalmente, que se encuentran en esa edad imprecisa e inestable que es la adolescencia. De entre los muchos rasgos que la definen, la curiosidad propia de la edad les animará a explorar los distintos territorios que conforman la realidad. Por eso, se impone la necesidad de decidir, entre otros muchos asuntos, cómo se relacionan con el alcohol, con el tabaco y, en el caso que nos ocupa, con el cannabis. ¿De qué depende su decisión? De muchos y diversos elementos de entre los cuales podemos destacar dos:

  • La información de la que dispongan: para que tomen decisiones inteligentes (informadas, autónomas, responsables) es imprescindible que manejen una información adecuada sobre el cannabis. No hace falta que sean eruditos. Basta con que conozcan en esencia de qué se trata, y estén en condiciones de cuestionar algunos de los sesgos que distorsionan su saber (que si es un producto ecológico, que si cura el cáncer…) Sesgos que, como en tantos otros casos, tienen su punto de veracidad, convertido por arte y magia de la hipérbole en mero ruido.
  • Las habilidades psicosociales que manejen: el consumo de cannabis es, en buena medida, resultado de un proceso relacional que muestra toda su intensidad en la adolescencia. ¿Fuman por curiosidad? En parte. ¿Lo hacen por imitación? A veces. ¿Por inercia? Seguramente. Pero fuman, sobre todo, porque las dinámicas emocionales que se dan en sus grupos de pertenencia depositan sobre esta conducta expectativas que tienen que aprender a gestionar. Es entonces cuando habilidades como la asertividad o una adecuada inteligencia emocional, les permitirán adoptar la conducta que realmente le apetece (que en algunos casos será consumir y en otros pasar).

A alimentar y fortalecer estas dos dimensiones (información y habilidades psicosociales) orientamos el grueso de nuestro trabajo en prevención. A partir de la convicción de que, más allá del humo, lo que realmente importa en prevención son las personas y su competencia para gobernar satisfactoriamente su vida. Por eso no entendemos la prevención como sermonear, sobreactuar, intimidar… Por el contrario, la entendemos como un proceso de diálogo que permita descubrir información útil sobre las sustancias y desplegar habilidades efectivas para construir formas de vida personales y autónomas. Para fomentar este proceso en los últimos años hemos ido creando diversas propuestas:

Además de las propuestas didácticas de programas preventivos como ¡Órdago! y, más recientemente, Unplugged, que, precisamente en este campo de la prevención del abuso de cannabis, ha mostrado resultados interesantes.

  • Publicaciones Edex
  • eDucare
  • SocialDreamers
  • Los Nuevos Vecinos
  • Retomemos
  • EdexTV