Educar para vivir, educar para convivir.

Archivos por categoría

Actualmente estás viendo todos los mensajes publicados bajo República Dominicana.
Casa Abierta-LeioaEl pasado 24 de abril, aprovechando la participación en diversos encuentros profesionales que les trajeron hasta nuestro país, Juan Raddamés de la Rosa, Director Ejecutivo de Casa Abierta, y Raydiris Cruz, directora de la sede de Santiago, tuvieron ocasión de agradecer a la comunidad leiotarra, representada por su alcaldesa, Mari Carmen Urbieta, la solidaridad mostrada con sus comunidades a lo largo de los últimos 15 años.

En efecto, desde el año 2000, el Ayuntamiento de Leioa mantiene su compromiso solidario en República Dominicana, uno de los países con mayor desigualdad, donde el 41% de la población se encuentra por debajo del umbral de la pobreza, mientras el 20% controla la mitad de los ingresos.

Lo hace de la mano de Casa Abierta, una organización que surgió hace cuatro décadas para acompañar a las organizaciones sociales en el diseño y ejecución de estrategias para prevenir el abuso de drogas y otras problemáticas psicosociales entre los sectores más vulnerables.

Liderazgo institucional y compromiso ciudadano

El del ayuntamiento de Leioa es un caso singular, tanto por la continuidad de su apoyo, de su apuesta, como por la implicación de la comunidad leioatarra, que confía al buen hacer de Casa Abierta una parte significativa de su actuación en materia de solidaridad, y en EDEX la mediación técnica en el marco de la Cooperación al Desarrollo. Esta estrecha vinculación, este “hermanamiento”, enraizó en 2001 cuando el entonces alcalde de la localidad vasca, Karmelo Sainz de la Maza, tomó contacto sobre el terreno para conocer la utilización que se hacía del dinero que vecinas y vecinos de Leioa ponían en manos de la organización dominicana. Algunos años después, fueron representantes de todo el arco político del consistorio y diversos agentes de la comunidad educativa quienes tuvieron ocasión de conocer in situ la realidad sobre la que Casa Abierta estaba interviniendo, y apreciar el modo profesional de hacerlo, lo que contribuyó a reforzar la confianza y el compromiso.

Desde entonces, se han sucedido múltiples actuaciones protagonizadas por diversos agentes de la comunidad leiotarra, iniciadas en 2001 cuando el CEP de Lamiako estableció un hermanamiento con el Colegio Pedro Brand de Santo Domingo, en el marco del cual escolares de ambos centros realizaron intercambios de diversa naturaleza. Más recientemente, han tenido lugar iniciativas como “Leioa solidaria” y su recogida masiva de libros para crear una Biblioteca popular, o la celebración de un concierto en el palacio Euskalduna, a cargo del alumnado de la Escuela de Música y el Conservatorio Municipal de la localidad, cuya recaudación fue destinada a la organización dominicana.

Salud, educación y desarrollo

La cooperación se centra en educación para la salud y educación en valores con niñas y niños, así como en el acompañamiento a las familias, adolescentes y jóvenes de las comunidades más empobrecidas. Una tarea desarrolla en ocho provincias, que enfatiza la formación de agentes educativos y líderes comunitarios con el objetivo de mejorar sus capacidades para dar respuestas innovadoras en promoción de estilos de vida saludables, con énfasis en sustancias adictivas, salud sexual y cultura de la paz.

El último proyecto comunitario realizado por Casa Abierta con la contribución económica del Ayuntamiento de Leioa y el apoyo técnico y financiero de EDEX ha tenido lugar en las provincias de Santiago y Duarte entre marzo de 2014 y febrero de 2015. Allí se capacitó a 131 maestros y maestras y 543 adolescentes, en 16 escuelas, para optimizar la aplicación de los programas La Aventura de la vida y Retomemos, que tan buena acogida venían teniendo entre niñas, niños, sus familias y mediadores comunitarios.

El trabajo compartido por las tres instituciones a lo largo de los últimos 15 años ha beneficiado a más de 1.700 docentes, 41.000 niñas y niños, 8.000 adolescentes, 4.000 madres y padres, 130 organizaciones comunitarias, 290 animadoras juveniles y 760 mediadoras familiares.

Logo Casa Abierta Final-01Al concluir el año 2014, vemos con pesar que en el tema de las drogas en la República Dominicana seguiremos caminando en sentido contrario a lo que está ocurriendo en el mundo. Una política absurda e inhumana continuará enseñoreándose en nuestra sociedad, sin que parezca que esta noche oscura vaya a terminar. Un año más que termina sin que en nuestro país se muestre una real voluntad política de asumir seriamente el problema de las drogas.

Nuestro país parece condenado a continuar una política de los años 50, que solo genera muchos resultados negativos, como son el creciente aumento del consumo de sustancias, legales e ilegales, los índices de violencias asociados, la corrupción, tribunales saturados, y con mucha “materia” para la corrupción. Pero, lo que es peor aún, cárceles llena de personas jóvenes inocentes tratados como delincuentes, o pequeños distribuidores, a quienes se envía a hacer postgrados en delincuencias en cárceles dignas del infierno de Dante.

Se defiende el adefesio de una mal llamada política de “tolerancia cero” (que en realidad es una intolerancia selectiva), regodeándose en tener una ley muy dura (la inoperante y esperpéntica ley 50 -88), que tiene en la represión y la estrategia del miedo sus recursos privilegiados. Se recurre a demonizar las sustancias, a crear pánico en la población, mientras nuestra sociedad sufre las consecuencias de este cruel ejercicio de irresponsabilidad.

Recientemente el Dr. Fidias Aristy, presidente del Consejo Nacional de Drogas declaró: “…el Estado debe tener políticas públicas relativas a la prevención y tratamiento de los consumidores de sustancias”. Afirmó que “si el consumo de drogas es un problema de salud, entonces debe ser asumido con sus consecuencias “, a la vez que mostró la indigencia estatal en el tema, pues de las 92 propuestas de atención a usuarios de drogas del país, solo es estatal una modesta unidad de consulta externa. Evidentemente cambiar esta realidad no está en el nivel de decisión del presidente del Consejo Nacional de Drogas.

Esta es la triste realidad dominicana, mientras el mundo hoy vive un rico debate que se orienta a dejar atrás estos modelos ultraconservadores, ya fracasados, a la vez que surgen nuevos modelos basados en la salud, que priorizan las estrategias preventivas, fomentan los programas de atención basados en evidencias, y promueven humanas estrategias de reducción de riesgos y daños.

A nuestro alrededor son ya varios los países que han asumido que las políticas ultraprohibicionistas son peores que las drogas a las que dicen combatir: Uruguay, Brasil, Colombia, Argentina, 21 estados de los Estados Unidos (Washington y Colorado han dado un paso más), Canadá, han descriminalizado el consumo, mientras que en otros, como México, Argentina, Guatemala, han iniciado el debate. En Chile el ex presidente Lago ha llamado a debatir la legalización de las drogas. Desde la OEA, su secretario general ha instado a “los países del continente a descriminalizar el uso de drogas y a crear políticas públicas que traten a las personas adictas como “enfermos” y no como “cómplices del narcotráfico”. La ONU plantea que “La ‘despenalización’ del consumo de drogas puede ser una forma eficaz de ‘descongestionar’ las cárceles, redistribuir recursos para asignarlos al tratamiento y facilitar la rehabilitación”. En Europa en general, es un tema del pasado.

Es que se ha demostrado ya que las políticas que son exitosas son las que diferencian claramente al usuario, enfermo o no, del traficante. Son políticas que se centran en las personas, en la salud, en el respeto a los derechos. Políticas que promueven las habilidades para la vida, la educación para la salud, la inserción social, el empoderamiento de las comunidades, en clara diferenciación con políticas centradas en las sustancias, la represión y el miedo. Pero en la República Dominicana hay una ceguera y una sordera irresponsable, ante estos debates. Nuestros gobernantes y el llamado “liderazgo político” parecen insensibles a estas realidades, mientras alardean de sus miradas obtusas, que son las que mantienen a nuestro país anclado en el pasado en materia de drogas, con todas las consecuencias que de ello se deriva.

Para el año 2015 en el presupuesto nacional se ha ignorado el tema de las drogas, a pesar de que mediáticamente se sitúa como importante para el país. Esta nueva muestra de indolencia evidencia que el Estado Dominicano no hará más que reiterar su equivocada “política” contra las drogas. En el 2015, continuaremos siendo una de las naciones más atrasadas del Continente Americano, con los terribles daños que esto está causando a nuestra sociedad.

El próximo año, será un año difícil por las limitaciones financieras cada vez mayores. Pero en ese año y siempre, desde Casa Abierta, reiteramos nuestro compromiso de acompañar a la sociedad dominicana, desarrollando las más actuales estrategias preventivas, y ofreciendo servicios de atención y acompañamiento respetuoso y profesional. Renovamos también nuestra innegociable disposición a continuar insistiendo para que nuestro país se sitúe en el concierto de las naciones del mundo que han renegado de políticas de drogas absurdas, corruptas, violentas…, para avanzar hacia modelos y estrategias más humanas, eficaces e inclusivas.

Juan Raddamés de la Rosa Hidalgo.
Psicólogo.
Director Ejecutivo.
9 de diciembre de 2014

La mayoría de personas somos capaces de construir una imagen en la mente cuando nos dicen “casa abierta”. Hasta quienes no sabemos pintar, podríamos hacerlo. Sin embargo, una cosa es saberlo y otra es vivirlo. La semana anterior, en nombre del equipo de EDEX, tuve la oportunidad de estar en República Dominicana, celebrando los 40 años de existencia de Casa Abierta, la ONG amiga a la que estamos vinculados desde 1999 y que tiene ya varios años con la dirección de Juan Radhamés de la Rosa.

 Trabajando para celebrar

Tratando de seguirle el estilo a la historia, quisimos celebrar recorriendo algunas ciudades del país y trabajando con personas de Casa Abierta y con líderes sociales de sus comunidades. Fue una semana de tres intensos talleres de Habilidades para la Vida. En cada uno de ellos participaron cerca de 40 personas y trabajamos entre 4 y 6 horas.

Por mi parte, pude asomarme al trabajo que realizan en Santiago de los Caballeros, San Francisco de Macorí y Santo Domingo, conocer la capacidad y sensibilidad de líderes juveniles, docentes, promotores, facilitadores, es decir, palpar el entramado social que Casa Abierta ha venido tejiendo en estos años.

Por su parte, algunas de las personas asistentes compartieron sus impresiones de los talleres. Encontré un poco de todo en sus evaluaciones. Sorpresa: “ha sido todo lo contrario de lo que creía iba a ser el contenido del taller”. Satisfacción: “me sentí muy bien, relajada, no me dormí y me puse la meta de organizarme mejor para continuar mis estudios universitarios”. Gusto: “lo que más me gustó es que no fue una simple palabrería, sino una experiencia dinámica y muy creativa porque nos permitió vernos a nosotros mismos desde otra óptica”.  Deseos de hacer cambios: “me he hecho un propósito, mejorar como persona de manera que esto mejore nuestra relación de pareja”. Inclusión: “Me sentí muy cómoda y libre para ser parte de manera espontánea de cada ejercicio y aprender de mis compañeros, así como del facilitador”.  Novedades: “Aprendí de un modo diferente a lo que había visto, pasando de teorías a formas vivenciales, con diferentes prácticas”.  Y autodescubrimientos: “la metodología del taller me ayudó a encontrarme conmigo mismo”.

El conjunto de evaluaciones dejan ver que nos aproximamos al objetivo de esta serie de talleres, que no era otro que explorar las formas de aprender y enseñar habilidades, de otorgarles sentido en la vida cotidiana de cada persona.

Celebrando con la experiencia

Además, participamos del acto central de celebración de los 40 años de Casa Abierta. Nos sorprendió la síntesis de su trayectoria con impacto en la vida de las personas, en la manera de comprender el desarrollo y en las políticas públicas del país. Si bien es una organización que nace para afrontar los problemas asociados al abuso de drogas, cada vez más se convierte en una gestora de desarrollo humano que pasa por el tema de las adicciones pero va más allá, construyendo y buscando mejores condiciones de vida para la gente dominicana.

Además, nos aproximamos el reto actual del trabajo en el campo de las adicciones a partir de la intervención de Fabián Chiosso, presidente de FONGA, quien puso acento sobre los retos legales, estatales y sociales de un abordaje integral al tema. También EDEX compartió algunos matices de su experiencia en América Latina, dejando ver que el trabajo en alianza ha sido una de las claves para poner en marcha y sostener procesos con resultados significativos.

Los frutos de La Aventura de la Vida

Entre las personas asistentes a los talleres nos encontramos algunas docentes que habían trabajado con el programa de educación para la salud y la convivencia La Aventura de la Vida durante años. Una de ellas, Margarita Isabel Herrera (escuela San Antonio de Padua, en Santiago de los Caballeros), nos contó la manera en que hasta las familias se han visto implicadas: “Cuando estábamos tratando el tema del alcohol descubrí que había un niño de familia alcohólica, de 8 o 9 años; sus padres le habían dado alcohol,  cerveza, y sus parientes les decían que tomar no era nada, que era bueno. Él me dijo que su padre era alcohólico, lo invité a una sesión de La Aventura de la Vida sobre el alcohol. Vino, hablé con el padre y él comenzó a llorar y dejó de tomar; el niño subió su nota, cambió su actitud”. No siempre se logra una decisión tan rápida para dejar el alcohol. Sin embargo, casi siempre resulta deseable y saludable lograr que las familias se impliquen directamente en el aprendizaje frente a temas tan complejos como el del alcohol.

Adelina Paulino, educadora de Santiago, destacó el aporte del programa a los problemas de su contexto: “Se trabaja lo que es la prevención el uso de sustancias, pero de una manera que el niño ni cuenta se da que estamos trabajando esos temas. Acá en el campo se usa mucho lo de mascar tabaco; nosotros tuvimos que trabajar duramente y La Aventura de la Vida nos dio las herramientas, y hemos logrado que muchos niños hayan salido de ese problema”.

40 años no es nada

Luego de compartir esta semana de celebraciones, encuentros, aprendizajes e intercambios, decidimos multiplicar por dos lo que dice el viejo tango, en vez de 20, es mejor decir que con trabajos y experiencias como las de Casa Abierta, 40 años no es nada, es sólo el comienzo de un trabajo lleno de resultados presentes y promesas hacia el futuro.

Nuestros primeros contactos con la dominicana Casa Abierta, organización profesional para la prevención del uso problemático de drogas, tuvieron lugar hace 15 años. El encuentro se produjo en Madrid, en la Casa de América, con motivo de la Asamblea constituyente de la Red Iberoamericana de Organizaciones sobre Drogodependencias (RIOD). En aquella cita, ambas organizaciones fuimos elegidas para formar parte de su Junta Directiva, Juan Raddamés de la Rosa, director de Casa Abierta, a cargo de la Tesorería,  y Miguel Ángel Ortiz de Anda, Presidente de EDEX, en calidad de representante del Nodo de España. La última vez que nos hemos encontrado ha sido, precisamente, durante la asamblea de la RIOD, celebrada en junio en Montevideo, circunstancia que aprovechamos para ponernos al día del devenir de las respectivas organizaciones, del proyecto que compartimos Acompañamiento a colectivos sociales para el desarrollo comunitario, y de los nuevos escenarios de colaboración, el más inmediato de los cuales asociado a la celebración del 40 aniversario de Casa Abierta.

Durante este período de tiempo, nuestro compromiso con la organización dominicana ha sido permanente, como no podía ser de otro modo entre dos organizaciones que comparten el objetivo de empoderar a niñas, niños y adolescentes, así como a sus comunidades, para prevenir el abuso de drogas y otras problemáticas psicosociales, desde un enfoque de derechos y equidad de género y una apuesta por el entrenamiento de Habilidades para la Vida.

En efecto, a lo largo de estos 15 años de trabajo colaborativo hemos llevado a buen término un total de 17 proyectos, cada uno de los cuales ha contribuido a reforzar la mutua confianza. Proyectos centrados en la educación en valores, con la salud, el liderazgo juvenil y la participación comunitaria como ejes fundamentales, y que han permitido trabajar con 4.770 personas educadoras, 106.000 niñas, niños y adolescentes y 5.300 padres y madres. Ello ha sido posible en el marco de la Cooperación internacional al desarrollo, con aportaciones por un monto total de 1.260.000 €, provenientes del Gobierno Vasco, la Diputación Foral de Bizkaia, EUDEL, Caja Madrid, el Ayuntamiento de Portugalete y del Ayuntamiento de Leioa.

El compromiso del municipio de Leioa

El del ayuntamiento de Leioa es un caso singular, tanto por la continuidad de sus apoyos como por la implicación de la comunidad leioatarra, que confía al buen hacer de Casa Abierta una parte significativa de su quehacer en materia de solidaridad, y en EDEX la mediación técnica. Esta estrecha vinculación, este “hermanamiento”, enraizó en 2001, cuando el entonces alcalde de la localidad vasca, Karmelo Sainz de la Maza, tomó contacto sobre el terreno para conocer de cerca la utilización que se hacía del dinero de sus vecinas y vecinos. Algunos años después, fueron representantes de todo el arco político del consistorio, así como integrantes de la comunidad educativa, quienes tuvieron ocasión de conocer in situ la realidad sobre la que Casa Abierta estaba interviniendo, y el modo profesional de hacerlo, lo que contribuyó a reforzar el compromiso.

Se han sucedido desde entonces variadas actuaciones protagonizadas por diversos agentes de las instituciones y de la comunidad leiotarra, como “Leoia solidaria” y su recogida masiva de libros para crear una Biblioteca popular, o la celebración de un concierto en el palacio Euskalduna de Bilbao, a cargo del alumnado de la Escuela de Música y el Conservatorio Municipal de la localidad, cuya recaudación fue destinada a la organización dominicana.

40 años de trabajo ininterrumpido

En los próximos días, la fraternal relación entre Casa Abierta y EDEX  se manifestará en forma de acompañamiento durante los actos de celebración del 40 aniversario de la organización dominicana. Una celebración sobria y profesional, en sintonía con los objetivos que persigue: 1. potenciar procesos para la construcción de ciudadanía que favorezcan la prevención integral, la articulación y el fortalecimiento de redes sociales; 2. promover la capacidad de gestión e incidencia pública con un enfoque de derechos y perspectiva de género; 3. impulsar procesos de profesionalización que garanticen la eficacia y la eficiencia de los programas para la sostenibilidad de la entidad; y 4. desarrollar procesos de articulación internacional para el debate y el diálogo metodológico, que puedan favorecer la intervención social y la cooperación internacional.

A ella nos sumaremos, en la persona del director de EDEX para América Latina y el Caribe, Iván Darío Chahín, quien participará en el acto central, que compartiremos con la Federación Latinoamericana de Comunidades Terapéuticas (FLACT) la Federación de Organizaciones no Gubernamentales de la Argentina para la Prevención y la Asistencia del Abuso de Drogas (FONGA) representada por su Presidente Fabián Chiosso, así como con el Director de Casa Abierta, Juan Raddamés de la Rosa.

Además, con objeto de fortalecer la capacitación, tanto de los equipos profesionales de Casa Abierta como de diversos operadores comunitarios con los que habitualmente colabora dicha institución, dinamizaremos tres talleres sobre Habilidades para la Vida, en Santo Domingo, San Francisco de Macorís y Santiago, respectivamente.

“Las diferencias centrales de desempeño nacional en el escenario económico mundial presente se basan en la “calidad de la población” de un país. Las dos expresiones fundamentales de esa calidad son los niveles de educación y de salud. La segunda, fuertemente influida por la primera, es a la vez la base en la que se apoya la primera”. Bernardo Kliksberg. Primero la gente.

Fue en 1994 cuando pusimos en marcha nuestro primer proyecto en el marco de la Cooperación Internacional al Desarrollo. Desde entonces,  continuamos sin interrupción hasta sumar 118 proyectos, realizados en 17 países de Latinoamérica y el Caribe, con 44 ONG amigas. A la fecha, mayo de 2014, cinco de ellos están en curso y entregamos relato e informe final de otro. Un camino recorrido durante 20 años, que hemos dado en llamar Alianza Salud, Educación y Desarrollo.

En el transcurrir de estas dos décadas, los proyectos, educativos en su mayor parte, han contribuido a la formación de más de 55.000 agentes de Educación y Salud, e impactado directamente sobre una población superior a 1.500.000 escolares de educación primaria y secundaria, así como decenas de miles de madres y padres.

La historia comenzó en 1992 en Guayaquil, Ecuador, con ocasión del taller en el que participaron organizaciones especializadas en drogodependencias de la Región Andina. Celebrado en el marco de un programa de cooperación auspiciado por la Comisión Europea, EDEX acudió como invitada para impartir una sesión sobre Elaboración de materiales para la prevención. Lo hicieron, probablemente, porque para entonces nuestra Caja de herramientas para la prevención ya estaba bien provista.

Debió de resultar interesante nuestro enfoque, tan alejado de la “guerra contra las drogas” como centrado en la educación para la vida como estrategia para afrontar tal desafío, al punto que ese mismo año la organización peruana CEDRO, aplicó de manera experimental el programa La Aventura de la Vida, creado por EDEX y aplicado en el País Vasco desde 1990. El mismo, había sido distinguido en Londres con motivo de la I Semana Europea de la Prevención, y un año antes recibido uno de los Premios Reina Sofía en materia de prevención escolar de las drogodependencias.

No fuimos, nos encontramos

Este fue el modo en que se inició, en muchos casos, la relación con nuestras contrapartes en el Sur, después de que éstas se interesaran en aplicar programas para la promoción de hábitos saludables entre escolares, con énfasis en prevención de las drogodependencias, desarrollados por EDEX, al entender que, convenientemente adaptados, encontraban sentido en el seno de sus comunidades.

En efecto, la Cooperación al Desarrollo no fue un propósito fundacional. Nacimos hace 40 años para promover el bienestar de niñas, niños y adolescentes en nuestro entorno más cercano,  y una década después nuestro trabajo se amplió, de la mano de organizaciones amigas y administraciones públicas, al conjunto del País Vasco y al conjunto de España. Andando el tiempo, encontramos sentido a hacerlo, también, en Latinoamérica, algo que no resulta extraño tratándose de vascos.

Cooperación al Desarrollo, en nuestro caso entendida como un camino de doble vía, en el que se aporta y se recibe, en el que se enseña y se aprende, en el que permanentemente se lleva y se trae. Un camino en el que no sólo se construye lo de “allá”, pues lo de “allá” sirve, también, para construir y reconstruir lo de “acá”.

Alianza Salud, Educación y Desarrollo

A lo largo de estas dos décadas, hemos colaborado con decenas de ONG de muy diverso tamaño, recorrido, filiación y ámbito de trabajo. En lo que se refiere a este último aspecto, si bien durante los primeros años nos relacionamos con organizaciones orientadas hacia el fenómeno de las Drogodependencias y su prevención, como Cedro en Perú, Seamos y Cese, en Bolivia, Fundación Faro, Corporación Caminos, Corporación Surgir y Niños de Papel, en Colombia, o Pam-Drogas Iquique, en Chile, pronto el abanico se amplió a otras con énfasis en lo Comunitario, como la dominicana Casa Abierta, o a las que se desempeñan en Educación, como Fe y Alegría Venezuela y Colombia,  Salud, como Proinapsa-UIS, o Comunicación, como sucede con la Asociación Mundial de Radios Comunitarias-ALC, y aún a gobiernos, como es el caso de la República de Cuba.

De igual modo, a los primeros desarrollos en los países de la Región Andina, que también compartimos con organizaciones como Vivir, en Venezuela, con Fundación Ayuda, en Ecuador, y con la peruana CEPESJU, le sucedieron proyectos con otras en el Cono Sur, como las argentinas Anpuy, Convivir, Fundación SES, Programa Cambio y la AEA, la paraguaya Prever o las uruguayas El Abrojo y Puente al Sur, así como de Centroamérica (Cruz Blanca Panameña, Fundasalva, Vida y Sociedad, Grupo Coordinación de Drogas y Casa Alianza), el Caribe (Casa Abierta y Gobierno de Cuba) y México (Fundación Comunitaria El Bajío, Fundación Comunitaria Querétaro, Sistemas de Información para la Seguridad Humana y Saber Se. Por otra parte, al partenariado con ONG sumamos la colaboración directa con la Organización Panamericana de la Salud, OPS y  gobiernos locales y nacionales, como el de la República de Cuba, desde 1997.

Proyectos centrados en el fortalecimiento institucional de las organizaciones y la formación de agentes de educación y de salud comunitaria para la más adecuada aplicación por su parte de programas educativos que buscan anclaje en las políticas públicas y grandes impactos. Programas orientados al entrenamiento en Habilidades para la Vida de niñas, niños y adolescentes para un mayor empoderamiento, que atienda al cuidado de uno mismo, de las demás personas y del entorno; con un marcado enfoque de derechos y énfasis en Salud sexual y reproductiva, Prevención de las drogodependencias, Género o Convivencia,  según el caso; y con frecuencia articulados alrededor de los programas Cuentos para conversar, La Aventura de la Vida, Órdago y Retomemos, algunos de ellos creados y recreados desde ambos lados, cuando no desde “el Sur”.

El trabajo en red

Si bien los proyectos realizados en el marco de la Cooperación Internacional acostumbran a ser bilaterales, en ocasiones hemos logrado desarrollarlos a un tiempo con varias ong de un país, consiguiendo no solo mayor impacto sino importantes aprendizajes, también en términos de desarrollo institucional. De igual modo, el hecho de trabajar colaborativamente organizaciones muy diversas, en realidades igualmente diferentes, tanto en España como en varias regiones de Latinoamérica, y hacerlo en torno a un mismo programa, nos proporcionó una formidable plataforma para el aprendizaje.

En efecto, desde el primer momento actuamos en red, si bien ésta no se formalizó como Red iberoamericana de educación sobre drogas hasta 1998, en el curso del II Seminario Iberoamericano La Aventura de la Vida, celebrado en Bilbao. El primero de ellos,  que nos reunión en 1996, en Medellín, tuvo continuidad en España, Guatemala, Bolivia y Ecuador, hasta un total de diez citas, la última de las cuales se realizó en colaboración con el Gobierno de Aragón. Seminarios que nos permitieron no solo avanzar en cuestiones como la evaluación, el papel de las madres y padres, la formación de las personas docentes, la revisión de los materiales didácticos o el funcionamiento de la propia Red, y de este modo mejorar el programa que compartíamos y que cada quien recreaba, sino forjar sólidas relaciones personales e institucionales.

La Red Iberoamericana de ONG que intervienen en Drogodependencias (RIOD) es otro de los espacios de colaboración en el que participamos desde su creación, en 1999, cuando EDEX fue elegida para formar parte de su primera Junta Directiva, en la que asumió responsabilidades en las áreas de Secretaría y Comunicación. Fue gracias al impulso de la Delegación del Gobierno para el Plan Nacional sobre Drogas de España y al apoyo de la Agencia Española de Cooperación Internacional,  que ONG de 19 países articulamos este espacio de encuentro e incidencia política. Un lugar para debatir y construir juntos que hoy, 5 de mayo, nos convoca en Montevideo con motivo del XVI Seminario Iberoamericano sobre Drogas y Cooperación.

La Escuela Iberoamericana de Habilidades para la Vida

Como no podía ser de otra manera, dada la naturaleza de los programas compartidos, han sido muchas las ocasiones en las que nos hemos encontrado en torno a la formación, la cual ha evolucionado en sus acentos, dirección y formato. En efecto, las drogodependencias y su prevención fueron dejando espacio a otros asuntos, como la comunicación educativa, la equidad de género, la salud sexual y reproductiva, la promoción de la convivencia o las Habilidades para la Vida.

De igual modo, cambió el sentido en el que caminábamos al encuentro por el sendero que juntos habíamos abierto. Si al inicio de la primera década, la mayor parte de las pisadas se orientaban en dirección Norte-Sur, a partir de la segunda la relación fue más bidireccional, primero, y en sentido inverso más adelante. No podía ser de otra manera, habida cuenta de que el enfoque que despertaba nuestro interés de manera creciente desde que en 1993 fuera impulsado por la Organización Mundial de la Salud, Habilidades para la Vida, contaba con un apreciable recorrido por parte de la OPS como de profesionales de algunas de las organizaciones con las que veníamos trabajando.  

También hemos avanzado en lo que se refiere a los formatos en los que tiene lugar este diálogo de saberes. A los Talleres, desplegados en decenas de ciudades en todas las regiones de Latinoamérica, los Encuentros, como el I Encuentro Vasco-Colombiano de Educadores para la Prevención del uso indebido de Drogas celebrado en Medellín, los Seminarios, como los diez aludidos en torno a La Aventura de la Vida y los tres Seminarios Iberoamericanos sobre HpV, se añade la Formación on line, y la apuesta por las HpV de los últimos diez años cristaliza en la Escuela Iberoamericana de Habilidades para la Vida.

Construido pacientemente desde ambas orillas, este espacio cuenta desde hace dos años con el primero de sus desarrollos, que denominamos TransCURSO, un espacio on line para formarnos en HpV, mediante el que minimizamos las limitaciones de espacio, tiempo y presupuesto.

Su Claustro de tutoras y tutores, integrado al 50% por especialistas de Latinoamérica y del País Vasco, ha acompañado a lo largo de las seis ediciones realizadas, procesos de crecimiento personal y profesional de 187 personas de la Educación, la Salud y la Intervención social, en 17 países.

El apoyo de las administraciones públicas

En algunos casos, la colaboración resulta suficiente con recursos de las respectivas organizaciones, si bien la mayor parte de los proyectos han precisado de co-financiaciación por parte de organismos públicos  y privados del Sur y Agencias de Cooperación Internacional al Desarrollo. Entre las que nos han acompañado a lo largo de estos 20 años se encuentran la Comisión Europea, la Agencia Sueca para el Desarrollo Internacional, la AECI, el Gobierno Vasco, la Diputación Foral de Bizkaia y los ayuntamientos de Bilbao, Portugalete, Leioa, Sestao, Barakaldo, Andoain, Basauri y Elche, así como la Delegación del Gobierno para el Plan Nacional sobre Drogas.

Continúa en próxima entrada

  • Publicaciones Edex
  • eDucare
  • Los Nuevos Vecinos
  • Retomemos
  • EdexTV