Educar para vivir, educar para convivir.

Siguiendo la costumbre ritual de conmemorar el Día internacional de lucha contra el uso indebido y el tráfico ilícito de drogas, Naciones Unidas convoca este año la jornada bajo el eslogan: “Colócate con la vida”. Una celebración que aprovechan para presentar el Informe mundial sobre drogas correspondiente a 2013 (solo en inglés, de momento).

Es de imaginar que los publicistas han pensado que si usaban un lenguaje juvenil (¿lo es?), interesarían a la que parece ser población diana de su campaña: adolescentes y jóvenes. Es de temer, sin embargo, que la brecha entre estas instituciones y la vida real no se sutura con una pequeña dosis de marketing.

En todo caso, si alguna utilidad puede tener una jornada como esta es para recordar algunos asuntos sobre los que merece la pena poner el acento:

  • Somos una especie que ha convivido siempre con las drogas.
  • Cada cultura ha ido desarrollando sus propios sistemas normativos para afrontar de manera adaptativa los consumos de determinadas sustancias.
  • En esa convivencia, algunas personas se han causado problemas a sí mismas (y a otras): de salud, de inclusión social, de convivencia, académicos…
  • La industria de las drogas legales ha podido hacer promoción indiscriminada de sus productos, sin sufrir (hasta recientemente, en el caso del tabaco) un reproche internacional efectivo.
  • Alcohol, psicofármacos y en menor medida tabaco, siguen gozando de una presencia social difícil de justificar desde el punto de vista de la salud pública.
  • Las drogas no solo van a seguir acompañándonos, sino que, como estamos viendo, probablemente aumente el arsenal psicoactivo existente.

Ante este panorama, y como una de las vías para incidir sobre los determinantes sociales de los consumos, compartimos la necesidad puesta de manifiesto por el Observatorio Europeo de las Drogas y las Toxicomanías de avanzar en el conocimiento científico en torno al riesgo de adicción, y de desarrollar propuestas preventivas basadas en la evidencia.

Compartimos, por nuestra parte, el modelo de influencia social como base de la prevención, y la consiguiente necesidad de desarrollar en niñas, niños y adolescentes competencias psicosociales que les permitan organizar de manera autónoma sus estilos de vida. Habilidades que les ayuden a conocerse, a relacionarse de manera asertiva y a la vez empática, a gestionar adecuadamente problemas, conflictos y tensiones, a cuestionar críticamente los manejos de la industria para promover el consumo de drogas (y otros productos), a desplegar su creatividad en la construcción de formas alternativas de ocio…

Habilidades para la vida, en definitiva, que gozan de un potencial prometedor a la hora de promover estilos de vida saludables y autónomos.


Comentarios para "Prevenir los abusos de drogas pasa (también) por educar en competencias psicosociales"

  1. Marta

    julio 3, 2013

    Totalmente de acuerdo, muy interesante el artículo.
    Un saludo.

    • Juan Carlos Melero

      julio 4, 2013

      Gracias, Marta,por tus palabras.

¿Le gustaría dejar un comentario?

  • Publicaciones Edex
  • eDucare
  • SocialDreamers
  • Los Nuevos Vecinos
  • Retomemos
  • EdexTV