Educar para vivir, educar para convivir.

Tags Archives

You are currently viewing all posts tagged with Cuentos para conversar.

fotografía de Ciudadanía desde el Aula

Sí…desde el aula

Cuando escuchamos la palabra ciudadanía es posible que a nuestra mente vengan con más rapidez  palabras como “voto”, “elecciones”, “impuestos” o “derechos”; y con mucha lentitud,  palabras como “escuela”, “conversación”,  “moral” o  “didáctica”.  Y éstas sí que tienen relación con la ciudadanía. Si a una niña o a un niño, en su paso por la escuela le han dejado siempre con la palabra en la boca, su manera de ejercer la ciudadanía será muy distinta de aquellos que han aprendido a expresar su pensamiento y a escuchar el de sus demás compañeras y compañeros de clase y el de sus docentes.  Una escuela donde se construye un ambiente de confianza, de concordia, en donde las personas que forman parte de esa comunidad se sienten escuchadas y con capacidad para expresar lo que piensan, sin dudas, aporta a la ciudadanía, al ejercicio de convivir entre personas diferentes en un mismo espacio, con iguales oportunidades de participación.

Es lo que han venido haciendo, desde marzo de 2015, en el oriente de Colombia, al sur del Departamento de Santander, 90 docentes  de la Provincia de Guanentá, en zonas rurales y urbanas, coordinados por el Grupo de Investigación Tarepe, de Unisangil, con apoyo de Colciencias y de una alianza estratégica de la que EDEX también ha formado parte.

Lo que más valoramos

En marzo de 2018 se completarán los 36 meses previstos para este programa denominado Ciudadanía desde el aula.  Tras haber sido invitados a  participar en varias de las formaciones ofrecidas al grupo de docentes del proyecto “Conversar es nuestro cuento“, a lo largo de estos años,  aprovechamos la ocasión para compartir lo que desde EDEX más valoramos de esta experiencia:

  1. Otra manera de ser autoridad: Las 24 personas que hacen parte del grupo docente de este proyecto hoy tienen varias horas de entrenamiento en algo que podríamos llamar “la serenidad de su autoridad”. Están en capacidad de poner sobre la mesa -no de imponer- su punto de vista, como uno más de entre los diferentes puntos de vista de sus estudiantes.  Igualmente, con más facilidad, hoy, cuando se encuentran con una pregunta por parte de sus estudiantes a la que no saben qué responder pueden decir: “no lo sé. Pero,  ¿qué les parece  si lo investigamos juntos y hablamos de ello la próxima clase?”.  De otra parte, han dejado de subir el volumen de sus voces para lograr la atención de sus grupos. Como lo expresaba una docente en la última reunión: “en mi escuela ya no se regaña”. Para qué gritar, desgastarse y mal-tratarse, si se puede conversar.
  2. Más innovación, menos repetición: Estas maestras y maestros de primaria no sólo hoy han fortalecido su pensamiento creativo para innovar en recursos didácticos que hagan más fácil la conexión con los contenidos. También, para descubrir otras inteligencias distintas a la matemática y la lingüística. Hoy, en sus grupos no pretenden que todas las niñas y niños sean buenas para lo mismo; buscan que cada quien pueda identificar su propio talento y fortaleza.
  3. Son más optimistas ante a sus estudiantes: A medida que avanzaban en los dos aspectos anteriores, las personas docentes de este proyecto iban descubriendo que su labor como formadoras era más efectiva si dedicaban más tiempo y espacio a destacar los aciertos de sus grupos que sus errores. En otras palabras, han logrado desarrollar confianza en la capacidad de aprender que tienen niñas y niños. Y como la confianza es un búmerang, niñas y niños han logrado más cercanía con sus docentes.
  4. Saber contar lo que se hace: Tan importante como hacer bien lo que hacemos lo es también contar bien lo que se hace. Destacamos la manera en que se ha socializado la información y todos los avances protagonizados en las diferentes escuelas participantes a través de los medios comunitarios de la región y a través de las redes sociales. Esto ha representado el aumento de la valoración de esta profesión docente entre los habitantes de los diferentes municipios que han sacado sus voces y la de sus estudiantes, públicamente, dando testimonio de lo trabajado en estos meses.

Empoderamiento docente

Esto es lo que se empieza a ganar cuando la conversación entra en la escuela. En el aula lo han hecho de la mano de la serie “Cuentos para Conversar”, que pone al alcance de niñas, niños y docentes, situaciones de la vida cotidiana en las cuales proyectarse. Y fuera del aula, desde la manera en que se ha llevado a cabo el acompañamiento y la asesoría por parte del grupo Tarepe, de Unisangil. Han sabido concertar con estos docentes y con sus directivas, de igual a igual, buscando poner en práctica los mismos criterios aquí descritos: sin imponer, con confianza en su capacidad transformadora y con mucha creatividad.

Hoy estos docentes saben que a la escuela no sólo van a enseñar matemáticas, geografía, historia, o lenguaje.  Que también les están enseñando a niñas, niños y jóvenes a relacionarse con las demás personas de una manera más tranquila,  colaborativa y respetuosa.

Seguro que son muchos más los aspectos por destacar de esta experiencia que sin duda aporta a la ciudadanía en un país como Colombia donde hemos tenido décadas de entrenamiento en relaciones atravesadas por la violencia.

recortada 002“Cuando madres y padres ayudan a sus hijos a comprender sus derechos y sus responsabilidades, y a respetar los derechos de las demás personas, establecen las bases para una vida adulta responsable” (UNICEF).

Porque es mejor contar que explicar, en palabras de Mario Kaplún, en una jornada como la de hoy, cuando celebramos el Día Internacional del Libro Infantil y Juvenil, deseamos compartir la colección de 10 cuentos ilustrados pensada para los escolares a partir de los 5 años y sus familias. Se trata de una herramienta que pretende facilitar la conversación y la acción en torno a los derechos que la Convención reconoce.

La Convención sobre los Derechos del Niño, en 10 cuentos

Para facilitar la tarea, agrupamos el articulado de la Convención en diez temas, con sus enunciados correspondientes, y asignamos un cuento a cada uno de ellos. Historias que se desarrollan en el seno de las familias, en la escuela o en el barrio, que tienen como protagonistas a Yolanda, Sergio, Héctor, Marta y Javier, miembros de la pandilla del programa La aventura de la vida. Derechos de la niñez e historias como las siguientes:

1. Familia: Niñas y niños tienen derecho a una familia que les quiera y les oriente, y a no ser separados de ella si no es por su bienestar.

Una familia muy normal. El descanso es un derecho de todas las personas de la familia. No puede depender del cansancio de una de ellas. A Héctor y a Sergio les parece mentira que todavía existan hogares donde la mamá es la que lava la loza, tiende las camas, cocina, ordena la casa y limpia aquí y allá… están convencidos que lo normal es que entre todos se repartan las labores domésticas como sucede en su hogar.

2. Igualdad: Todas las niñas y los niños tienen los mismos derechos, y han de recibir cuidados especiales si sufren cualquier discapacidad.

Una mano de amigos: Yolanda, una niña ciega, cuenta en esta historia todo lo que ve. Habla de cómo son sus amigos y de cómo lo que más aprecia en ellos es que se parecen poco entre sí. Con sabiduría insiste en que son como los dedos de la mano, diferentes pero suficientemente unidos. Tener amigos diferentes es como tener una casa con muchas ventanas, por las cuales se puede apreciar otros puntos de vista de lo que pasa en el mundo.

3. Salud: Niñas y niños tienen derecho a que se les prevenga de las enfermedades y se les facilite atención médica cuando la necesiten.

Al pie de la letra: No es necesario tomar nota de lo que dice el profesor al pie de la letra para ir bien en el estudio. En cambio es necesario hacerlo con las indicaciones que nos da el médico a la hora de consumir cualquier medicamento. No hacerlo puede poner en riesgo nuestra salud. Javier si que sabe de esto. Su amigdalitis se complicó por no tomar a la hora y en la cantidad señalada por su médico, el antibiótico que le formuló.

4. Participación: Niñas y niños tienen derecho a recibir información adecuada, a expresar sus opiniones, y a que éstas sean tenidas en cuenta en los asuntos que les afecten.

 El daño del baño: Hay muchas cosas que huelen mal en la vida: la pereza, la inactividad, el conformismo. Pero hay otras que tienen muy buen olor, como el que se generó alrededor de Yolanda el día en que hizo valer el derecho de todas las personas del colegio a tener baños limpios en la escuela. Esta es una historia que huele bien.

5. Bienestar: Niñas y niños tienen derecho a que sus padres dispongan de Seguridad Social y de los recursos necesarios para que puedan desarrollarse y vivir dignamente

Mejor acompañado: José, es un niño de 8 años que permanece solo y bajo llave en su casa mientras sus padres trabajan. Además es nuevo en el vecindario y no conoce a nadie. Un día, desde la ventana ve pasar a Yolanda y se presenta. Desde entonces, las cosas empiezan a cambiar. Hay medidas de seguridad que generan mayor inseguridad.

6. Educación: Niñas y niños tienen derecho a recibir una educación que desarrolle su personalidad y sus capacidades, y les prepare para convivir

Una barrita con un puntito: Marta tiene miedo de contarle a su papá que obtuvo una mala calificación en matemáticas. Es la primera vez que saca una “i” de insuficiente y no sabe cómo comportarse. Deja pasar un tiempo hasta que se anima a contar. Para su sorpresa, descubre que con “i” no sólo se escribe insuficiente, también inteligente.

7. La infancia, primero: Niñas y niños tienen derecho a que los Estados se esfuercen al máximo para garantizar sus derechos, y a que decidan pensando en lo que es mejor para la infancia.

Los automóviles engordan: Los autos nos llevan más rápido. ¿A dónde? Buena pregunta: podría ser al trabajo, pero también a contaminar o a engordar. Las personas que deciden ir en auto caminan menos y se engordan más. En cambio las que montan en bicicleta o van a pie, se mantienen en forma. Cuando Sergio piensa en esto, decide pasarse a la bicicleta. Pero la experiencia resulta desastrosa.

8. Identidad: Niñas y niños tienen derecho a un nombre, a pertenecer a un país, a hablar su idioma y a vivir según sus ideas, creencias y religión.

Digan lo que digan: A Sergio no le importa lo que digan de él. Desea participar en el taller de cerámica, y punto. Sus amigos le critican por esa decisión hasta que se dan cuenta de lo que sus manos saben hacer. Sergio acepta colaborar con ellos en un plan que tienen, siempre y cuando se disculpen.

9. Protección: Niñas y niños tienen derecho a la intimidad, a que no lastimen su cuerpo ni sus sentimientos, a no trabajar, ni ser reclutados o explotados.

Correr y contar: Cada persona tiene derecho a decidir quién toca o quién no toca su cuerpo. Por eso Marta se sintió muy mal el día en que ese hombre extraño le puso las manos en su trasero. Se asustó y lloró mucho. Afortunadamente hizo dos cosas muy importantes: correr para huir y contar para pedir ayuda.

10. Juego: Niñas y niños tienen derecho a disponer de tiempo y lugares adecuados para jugar, así como a practicar actividades artísticas y culturales.

Corre corre: A las personas nos sucede lo de los carros: tenemos un acelerador para ganar velocidad y un freno para perderla. Pero algunas personas olvidan dónde está el freno y terminan estrellándose. Cada día corren más de un compromiso a otro. Un perrito saltarín, juguetón y ladrador, le enseña a Héctor a descubrir su freno para quitarle velocidad a su agite diario.

Después del cuento…

Cada uno de los volúmenes de la colección Cuentos para conversar, escrita por Gladys Herrera Patiño y coeditada con Desclée, incluye, además de la historia ilustrada, sendos apéndices destinados a las personas adultas. El primero de ellos da breve cuenta del profundo significado de la Convención, en tanto que el segundo invita a madres y padres a sacarle mayor provecho a la historia en la vida familiar, a partir de una propuesta sencilla y lúdica para compartir con sus hijos.

Web-Cuentos3Los cuentos que protagonizan Yolanda, Javier, Marta, Héctor y Sergio llevan 15 años viajando en audios y videos. Lo han hecho a través de estaciones de radio tanto de España como de América y a través de televisiones de varios países en forma de dibujo animado. También, han sido escuchados, debatidos y reinventados por niñas y niños de aquí y de allá. Estos mismos relatos han llegado también a las escuelas de uno y otro lado del Atlántico, se han metido a las aulas y han creado condiciones para aprender de hábitos saludables y de Habilidades para la Vida. En esta publicación les contamos cómo ha sucedido y qué es lo que el material ofrece a quienes hacen educación en ámbitos formales e informales.

Algo pasa en la escuela

 En los Cuentos para conversar va a encontrar historias cotidianas: un amigo que quiere copiar la tarea de su compañera; otro que come más de la cuenta; alguno al que le molestan por tener los dientes grandes; aquella a la que le tocan su cuerpo mientras va en un autobús; uno que permanece solo y bajo llave en casa; otra que enferma y no puede ir a la escuela, y no falta quien pide a su papá que le ayude en las tareas. Situaciones comunes y corrientes, propias de la vida de muchas niñas y niños. Son 44 historias contadas en un máximo 3 minutos, de las cuales 38 están en dibujo animado, y pueden verse en el canal correspondiente de tv.edex.

Una vez que el relato es visto o escuchado, algo pasa en el salón de clases. Niñas y niños empiezan a recordar situaciones similares que han vivido; relacionan el relato con algo que sintieron, que no fue igual pero se le parece; hay quien no se aguanta las ganas y decide conversarla con quien tiene cerca.

Lo que parece y es un acto divertido y relajado (escuchar historias en un salón de clases) se transforma en la oportunidad de que la vida cotidiana ingrese al aula, para que niñas y niños empiecen a comentar lo que les pasa y a aprender de ello. Lo hacen en forma significativa al recordar, relacionar y conversar sus propias situaciones. A veces lo comentan en voz alta, delante de todo el grupo. Otras veces lo hacen en silencio, escribiendo en su cuaderno. Algunas más lo comparten en parejas, en pequeños grupos.

En esos momentos la persona docente escucha el doble de lo que habla; propone actividades, facilita que la conversación fluya para que niñas y niños le encuentren sentido a los hábitos saludables y fortalezcan sus Habilidades para la Vida. Por ejemplo, a veces aprenden por qué tiene sentido lavarse los dientes; otras veces aprenden cómo y cuándo pedir ayuda. Escuchándose, aprenden a solidarizarse, a comprenderse mejor, a conectar mejor consigo y con las demás personas. Esta información ayuda a sus docentes a conocerles mejor: quiénes son, qué piensan, qué sienten, cómo viven.

Cómo ponerlo en marcha

No hay magia para lograr este tipo de aprendizajes, lo que se hace es mezclar diversos elementos: por un lado, las historias que se narran con algunas ideas y ejercicios lúdicos asociados a cada una de ellas que vienen en la Guía didáctica que acompaña el estuche con el disco. Esto toma forma y color propio cuando cada persona docente le agrega su energía, experiencia y creatividad. La “fórmula” se completa con la participación activa de niñas y niños. El resultado: espacios cargados de buena energía para hablar, para aprender unas personas de otras y con otras.

imagen dossierc

“¡Ciclistas y patinadores también tenemos derechos!”, reclama dolorido Sergio, el joven protagonista del cuento Los automóviles engordan, mientras su mamá cura las heridas producidas después de que un auto le sacara de la calzada cuando acudía al colegio en su bicicleta.

Esta historia pone sobre la mesa el hecho, constatable a poco que abramos los ojos, de que nuestros administradores no acostumbran a pensar en el “interés superior del niño” cuando ordenan los usos del espacio público, vulnerando el art. 3 de la Convención sobre los Derechos del Niño,  que están obligados a cumplir al igual que el resto de los países del mundo que han firmado dicho Tratado, todos a excepción de dos.

 La infancia, cada día cuenta

Esta breve historia en dibujo animado forma parte de la serie para televisión de 30 capítulos de apenas 3 minutos de duración producida por el equipo de comunicación educativa de Fundación EDEX, que responde al título de Cuentos para conversar. Dicha serie está siendo emitida desde el 1 de noviembre y hasta la finalización del mes, a razón de un episodio diario, haciendo bueno el nombre de la iniciativa en la que se inscribe:  La infancia, cada día cuenta 

 Mediante esta propuesta, la alianza entre Fundación EDEX y varias instituciones, conmemoramos el Día internacional del Niño, que tiene lugar el 20 de noviembre, coincidiendo con la aprobación de la Convención por Naciones Unidas, y contribuimos a dar cumplimiento al artículo 42 del Tratado, que señala: “Los Estados Partes se comprometen a dar a conocer ampliamente los principios y disposiciones de la Convención por medios eficaces y apropiados, tanto a los adultos como a los niños”.

 Comunicación educativa

Con este propósito, el de acercar la Convención de manera sencilla y atractiva a niñas, niños y a la comunidad en su conjunto, hemos agrupado los 54 artículos de dicho Tratado en diez temáticas, en las que tratamos de recoger el espíritu, que no la letra, del mismo. Cada una de esas temáticas se resume en un enunciado, y se ilustra con varios episodios de dibujos animados, hasta un total de 30, del programa Cuentos para conversar:

  • Igualdad: Todas las niñas y los niños tienen los mismos derechos, y han de recibir cuidados especiales si sufren cualquier discapacidad. (art. 2; art. 23)
  • Identidad: Niñas y niños tienen derecho a un nombre, a pertenecer a un país, a hablar su idioma y a vivir según sus ideas, creencias y religión. (art.7; art. 8; art. 14; art. 30)
  • Salud: Niñas y niños tienen derecho a que se les prevenga de las enfermedades y se les facilite atención médica cuando la necesiten. (art. 24; art. 33)
  • Bienestar: Niñas y niños tienen derecho a que sus padres dispongan de Seguridad Social y de los recursos necesarios para que puedan desarrollarse y vivir dignamente. (art. 6; art. 26; art. 27)
  • La infancia, primero: Niñas y niños tienen derecho a que los Estados se esfuercen al máximo para garantizar sus derechos, y a que decidan pensando en lo que es mejor para la infancia. (art. 1; art. 3; art. 4; art. 43)
  • Participación: Niñas y niños tienen derecho a recibir información adecuada, a expresar sus opiniones, y a que éstas sean tenidas en cuenta en los asuntos que les afecten. (art. 12; art. 13; art. 15; art. 17; art.42-54)
  • Educación: Niñas y niños tienen derecho a recibir una educación que desarrolle su personalidad y sus capacidades, y les prepare para convivir. (art. 28; art. 29)
  • Familia: Niñas y niños tienen derecho a una familia que les quiera y les oriente, y a no ser separados de ella si no es por su bienestar (art. 5; art. 9; art. 10; art. 11; art. 18; art. 20; art. 21)
  • Protección: Niñas y niños tienen derecho a la intimidad, a que no lastimen su cuerpo ni sus sentimientos, a no trabajar, ni ser reclutados o explotados. (art. 16; art. 19; art. 22; art. 25; art. 32; art. 35; art. 36; art. 37; art. 38; art. 39; art. 40; art. 41, art. 43)
  • Juego: Niñas y niños tienen derecho a disponer de tiempo y lugares adecuados para jugar, así como a practicar actividades artísticas y culturales. (art. 31)

La Convención, en 10 cuentos ilustrados para conversar en el seno de familias y escuelas

“Cuando madres y padres ayudan a sus hijos a comprender sus derechos y sus responsabilidades, y a respetar los derechos de las demás personas, establecen las bases para una vida adulta responsable. Preparan a sus hijas e hijos, tal como se establece en el preámbulo de la Convención, a vivir en el espíritu de los ideales proclamados en la Carta de las Naciones Unidas y, en particular, en un espíritu de paz, dignidad, tolerancia, libertad, igualdad y solidaridad” (UNICEF).

Para facilitar la tarea en la dirección que señala UNICEF,  y complementar la emisión televisiva con un trabajo más intenso vis a vis, se ha puesto a disposición del profesorado, madres y padres la colección  de 10 cuentos ilustrados pensada especialmente para los escolares a partir de los 5 años. Los títulos de los mismos, han sido seleccionados de entre los 30 emitidos en TV, correspondiendo con cada uno de los diez temas en los que han sido agrupados los artículos del Tratado.

  Libros que fortalecen puentes Escuela/Familia

Cada uno de los 10 volúmenes de la colección Cuentos para Conversar incluye, además de la historia ilustrada, sendos apéndices. El primero de ellos se dirige al profesorado, a las madres y a los padres, y da breve cuenta del profundo significado de la Convención. El segundo de los apéndices incluye una invitación a madres y padres para que saquen mayor provecho de la historia, a partir de una propuesta sencilla y lúdica para compartir con sus hijos e hijas.

Todos y cada uno de los centros escolares de Portugalete, así como otras instituciones de carácter socioeducativo de la villa,  han recibido varias colecciones. Se pretende con ello que los volúmenes puestos a su disposición constituyan una provocación a la lectura por parte de los más pequeños y un acercamiento al significado de la Convención. Además, la iniciativa persigue construir nuevos puentes, en este caso hechos de libros que van y vienen de las escuelas a los hogares y viceversa.

Alianzas en la sociedad relacional

 “Para educar a un niño hace falta la tribu entera”, dice el proverbio africano. Y de eso se trata en el caso de la iniciativa La infancia, cada día cuenta, que pretende hacer partícipe a la comunidad de la tarea de favorecer el desarrollo positivo de la infancia y la adolescencia, promoviendo el conocimiento y el cumplimiento de los derechos recogidos en la Convención.

Una propuesta que es fruto de la colaboración entre los tres sectores que necesariamente han de aliarse, desde el papel que a cada cual le corresponde, para llevar a buen término muchas de las iniciativas orientadas a la mejora de nuestras comunidades. Nos referimos al sector público, en esta ocasión representado por el Ayuntamiento de Portugalete y las escuelas públicas de la Villa, al sector privado que se expresa como Tele7 y al tercer sector, concretado en UNICEF Comité País VascoFundación EDEX  y demás organizaciones y centros concertados locales que se suman a la misma.

  Radios comunitarias a favor de la infancia

No es la primera vez que Cuentos para conversar en la versión en dibujo animado se emite con un marcado enfoque de derechos, y la Convención como marco. Ya lo ha sido en nuestro país, y se ha emitido igualmente en otros países de Iberoamérica, como Costa Rica, Cuba, Colombia o Uruguay, en estrecha colaboración con los respectivos Gobiernos y organizaciones de la sociedad civil defensoras de los derechos de la infancia.

De igual manera, la serie en versión radial, en este caso integrada por 44 capítulos, ha sido emitida por más de 500 emisoras en 15 países de Latinoamérica, en colaboración con la Asociación Mundial de Radios Comunitarias (AMARC-AL), y con apoyo de los Ayuntamientos de Barakaldo y Portugalete en el marco de la Cooperación internacional, en el proyecto denominado “Radios comunitarias a favor de la infancia”.

 

  • Publicaciones Edex
  • eDucare
  • Los Nuevos Vecinos
  • Retomemos
  • EdexTV