Educar para vivir, educar para convivir.

Tags Archives

You are currently viewing all posts tagged with Inmigración.
portada SergioEs sábado 14 de febrero. Estamos a punto de finalizar un nuevo desarrollo de la iniciativa educativa con la que EDEX pretende contribuir a promover la convivencia, combatiendo la xenofobia y el racismo entre la población infantil y adolescente, que lleva por título Los nuevos vecinos.

Al otro lado de la red se encuentra nuestro dibujante, con quien intercambio opiniones en torno a la nueva página que vamos a incorporar al Cuaderno de Sergio. Se trata de un apéndice de la historieta gráfica que adquiere la forma de un cuaderno en el que nuestro protagonista, con aptitudes para el dibujo, completa varias páginas con ilustraciones y comentarios acerca de sus amigos, entre ellos, los procedentes de Colombia, Sierra Leona, Bulgaria y Marruecos.

Entre las actuaciones de dinamización del citado programa, habíamos dispuesto realizar una edición en papel de dicho cuaderno en respuesta a la demanda realizada por algunos educadores que todavía tienen dificultades para manejarse en el mundo digital. Aprovecharíamos para completar el material impreso que poner a disposición de cada niña y niño con actividades sugeridas para los docentes, así como con espacios en los que el alumnado plasmaran sus aportaciones.

Conocer mejor el Islam

Estábamos a punto de poner en circulación la propuesta tras el paréntesis navideño, cuando sucedió la matanza de Charlie Hebdo. Decidimos, entonces, dar un giro a la misma con el propósito de orientar la labor de educación en Derechos Humanos hacia la temática del islam, para facilitar una mejor comprensión del mismo por niñas y niños. Alumnado que en su mayor parte supo de la tragedia, como saben por los medios de comunicación de otros asesinatos, que invocan la misma sinrazón. Alumnado, que en no pocos casos convive con la comunidad musulmana o es parte de ella.

¿Islamofobia creciente?

Es fin de semana, pero el citado cambio de orientación nos ha retrasado, y el lunes hemos de entregar el trabajo. Mientras esperaba los bocetos, leía la prensa digital, y reparaba en un titular que me remitía a la edición catalana de El País. El mismo hacía referencia a la fragmentación de las fuerzas políticas en la localidad de Vic, y aludía al clima de convivencia en la ciudad catalana y a la respuesta de los partidos políticos. Tentado, voy a la noticia y reparo en una formación política de nuevo cuño, SOM Catalans, que en su web  se presenta de esta guisa: “Per la identitat de Catalunya, per la independència del nostre poble. Ni colonització espanyola ni invasió migratòria. Som una identitat. Som un poble. Som una nació. Som la força d’una Catalunya catalana”.

Dedico unos minutos a visitar sus contenidos, y tras cada clic topo con una señora, o señorita, envuelta en una bandera en toda suerte de poses y escenarios, y con perlas envenenadas como la siguiente: Mollet: Un nou símptoma de la creixent violència musulmana. Ya en anteriores post habían arremetido contra la “colonización” que para ellos representa la celebración de la Feria de abril o de la fiesta Sikh de Khasla en “su” ciudad.

Tras echar un vistazo a lo que recoge el OPRAX, Observatorio de SOS Racisme, de monitorio y visualización del racismo y la xenofobia en los municipios catalanes, pienso que la Fiscalía Especial contra los Delitos de Odio estará muy ocupada. Releo las Conclusiones de la Conferencia Juntos contra el discurso y los delitos de odio, que se celebró en Madrid del pasado 27 de noviembre, y tomo prestado como título de esta entrada: “Prevenir, sensibilizar y perseguir estos delitos debe ser una prioridad conjunta”.

Mucha tarea por delante

Es domingo en la mañana cuando recibo del dibujante  la página completa. Intercambiamos comentarios acerca de la pertinencia y oportunidad de la iniciativa a tenor de  los acontecimientos habidos en la media tarde del día anterior en Copenhague, cuando un hombre disparó en el centro cultural Krudttonden, donde se celebraba el debate “El arte, la blasfemia y la libertad de expresión“, causando terror y un muerto, y más tarde arrancó otra vida en una sinagoga. Comentamos, igualmente, la espléndida Cuarta página de El País, titulada Religión y violencia con la que ese día nos obsequia José Álvarez Junco.

Cae la noche, y los digitales recogen titulares como Cientos de tumbas profanadas en un cementerio judío de Francia o “El IS decapita a 21 cristianos egipcios secuestrados en Libia“. Termino de escribir esta entrada. Es ya momento de acostarse, que no de “echarse a dormir”.

 

 

“Pidamos a los niños que descubran si en su zona habitan personas con bagajes culturales diferentes, que nos describan en qué se diferencian de ellos, pero también, dentro de su grupo de pertenencia, en qué se diferencian unos de otros. Digámosles que es normal que en un primer momento la diversidad de los otros no nos guste, pero que ser diferentes no significa ser malos. Nos hacemos malos cuando queremos impedir a los demás que sean diferentes. Digamos a los niños que las diferencias hacen del mundo un lugar interesante en el que vivir. Si no hubiese diferencias no podríamos entender siquiera quiénes somos: no podríamos decir ‘yo’ porque no tendríamos un ‘tú’ con el que compararnos. Digamos que igualdad significa que cada uno tiene derecho a ser distinto a todos los demás”, escribía Umberto Eco.

Inspirados por las palabras del semiólogo y escritor italiano, humeantes aún las Torres Gemelas, el programa  Los Nuevos Vecinos comenzó a gestarse en 2002, alertados, igualmente, por las manifestaciones racistas que tomaban cuerpo en nuestro entorno de vida y de trabajo.

En efecto, en un municipio muy querido, un numeroso grupo de ciudadanos organizados, mostraron con rotundidad y tenacidad su rechazo a la puesta en marcha de un dispositivo que habría de mejorar las condiciones de empleabilidad de la población gitana. Una comunidad ésta que compartía asiento en la zona más empobrecida y deteriorada de un municipio levantado al pie de las grandes factorías, deudor de mano de obra inmigrada décadas atrás y elevada tasa de desempleo entonces y ahora.

Convertida la plataforma vecinal en Agrupación de electores, conseguiría algún tiempo después el número de concejales suficiente para desplazar de la Alcaldía a quien se había mantenido firme en la postura de no negar el derecho de ciudadanía a una parte de sus convecinos.  

Largo y discontinuo proceso de gestación

Para entonces, ya habíamos desarrollado el argumento, el guión, la galería de personajes y creadas las 58 páginas del tebeo inspirado en aquellos acontecimientos. Gracias el apoyo económico prestado por la Dirección de Derechos Humanos del Gobierno Vasco, pudimos encargar la validación del prototipo, tras la cual recogimos las sugerencias del alumnado y sus profesores en contextos bien diferentes, así como de monitores de tiempo libre educativo. Quedaba lista, en 2004, la herramienta didáctica para encender la conversación sobre el racismo y la xenofobia entre niñas y niños de 11 a 14 años.

Mientras tanto, el proceso de regeneración urbana y social emprendido con acierto en la localidad citada, causaba “víctimas” colaterales en algunos municipios vecinos donde tenían lugar realojos de algunas familias que habitaban infravivienda.

Y nuestro tebeo seguía sobre la mesa a la espera de la oportunidad. Ésta llegó a raíz de la noticia acerca de la concentración de escolares de origen emigrante en medio centenar de escuelas públicas vascas y, en torno a ella, la retahíla de comentarios de quienes embisten ante cualquier expresión del fenómeno migratorio cuando ésta es protagonizada por pobres. Recogidos con tiento, cual vómitos, acudimos con aquella “ristra de morcillas” al Gobierno Vasco, convencidos de que una propuesta como Los Nuevos Vecinos encontraría acomodo en la política pública sobre convivencia.

Y así sucedió. Nos prestó apoyo decidido, y sus técnicos de Educación e Inmigración hicieron interesantes aportaciones didácticas a la propuesta, que entendieron de interés no solo por la temática, el tratamiento y el novedoso formato de la misma, sino porque nutría la iniciativa eskola 2.0 y respondía al proceso de incorporación del trilingüismo a las aulas vascas.

Portal educativo

El programa se concreta en un portal trilingüe dirigido al mundo educativo –escolar y no escolar- con el propósito de contribuir al desarrollo de la competencia social y ciudadana en niñas y niños de 11 a 14 años, con énfasis en la convivencia entre diferentes, que no desiguales.

La persona educadora cuenta con siete Secuencias didácticas , que aluden a Procesos migratorios, Discriminación y Ciudadanía, y que se desarrollan de manera independiente. Cada una va acompañada de su Ficha técnica en la que se señalan los objetivos, el área curricular en la que encaja, una breve descripción de las actividades propuestas, las características técnicas y un glosario de términos.

El soporte central de la iniciativa, el cómic del mismo nombre, se pone al alcance de los destinatarios tanto en formato e-book como en papel. A lo largo de sus páginas, chicas y chicos comparten una historia que les invita a reflexionar sobre los valores ciudadanos y sirve de punto de apoyo para entrenar, con el apoyo del profesorado, determinadas Habilidades para la Vida, como la empatía.

Iniciativa en marcha y alimentada

Nos ocupa ahora la tarea de acelerar el pulso de la propuesta mediante la conversación en las redes sociales, la alimentación de la sección de Noticias y del espacio destinado a las familias, el acompañamiento al profesorado y la construcción de alianzas con organizaciones del sector y de la Administración pública.

De igual modo, avanzamos en la inclusión de nuevos contenidos, entre los que destacan una Secuencia didáctica, la versión del e-book en francés y la apertura de un canal sobre racismo y xenofobia en edex.tv, que inauguramos con las ponencias presentadas durante la jornada “La escuela vasca ante el reto de la educación antirracista”, y que sumará aquellas piezas de interés que las personas amigas nos aporten.

“Todos tenemos derecho a transitar libremente, afirma el artículo 13. Entrar es otra cosa. Las puertas de los países ricos se cierran en las narices de los millones de fugitivos que peregrinan del sur al norte, y del este al oeste, huyendo de los cultivos aniquilados, los ríos envenenados, los bosques arrasados, los precios arruinados, los salarios enanizados. Unos cuantos mueren en el intento, pero otros consiguen colarse por debajo de la puerta. Una vez adentro, en el paraíso prometido, ellos son los menos libres y los menos iguales”, escribe Eduardo Galeano.

Cada 21 de marzo se conmemora el Día Internacional de la Eliminación de la Discriminación Racial que nos recuerda nuestra responsabilidad colectiva de promover y proteger los ideales de la Declaración Universal de los Derechos Humanos, cuyo primer artículo afirma que «todos los seres humanos nacen libres e iguales en dignidad y derechos».

En esta ocasión, se celebra bajo el lema “El papel de los dirigentes en la lucha contra el racismo y la discriminación racial”, elegido por la Oficina del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos con el objetivo de resaltar el papel fundamental que juegan los dirigentes en la movilización de la voluntad política. A las puertas de la convocatoria de las elecciones al Parlamento Europeo, viva en nuestra retina la imagen del funeral por el ejemplarizante Nelson Mandela, el lema no podía haber resultado más oportuno.

La Educación encierra un tesoro

“La educación sigue siendo el arma más poderosa para prevenir el racismo y cortar de raíz la discriminación”, nos interpela Irina Bokova, Directora General de la UNESCO, en el mensaje con el que se suma a la conmemoración.

En efecto, La educación encierra un tesoro, título con el que se publicara hace casi dos décadas el celebrado Informe Delors. Para los expertos convocados por la UNESCO, Aprender a Vivir Juntos habría de ser uno de los cuatro pilares de la educación para el siglo XXI, junto a aprender a conocer, aprender a hacer, aprender a ser.

En relación al mismo, Rodolfo Stavenhagen escribía: “únicamente una educación que tienda a una cultura cívica compartida común, basada en los derechos de la persona humana conseguirá impedir que las diferencias sigan engendrando desigualdades y las particularidades inspirando enemistad”.

EDEX: educar para vivir, educar para convivir

No es otro el empeño de EDEX, que a lo largo de cuatro décadas hemos formado a miles de educadores y puesto en marcha iniciativas y programas educativos con enfoque de derechos. Unos, con acento en la equidad de género, creado para los más pequeños; otros, con énfasis en las diferentes manifestaciones de violencia, y convivencia en positivo, pensados en ambos casos para conversar con personas adolescentes; y algunos en clave de interculturalidad, como Aprendiendo a Convivir.

No fue hasta 2012 que pusimos en marcha un programa educativo cuyo objetivo fuera prevenir el racismo y la xenofobia entre los escolares, Los Nuevos Vecinos. Del mismo, hablaremos en próxima entrada.

  • Publicaciones Edex
  • eDucare
  • Los Nuevos Vecinos
  • Retomemos