Educar para vivir, educar para convivir.

El cine, sin entrar a calificar si el bueno o el malo, es una de las fuentes que alimenta nuestra labor pedagógica en la Escuela Iberoamericana de Habilidades para la Vida. En él se cuela la vida cotidiana, escenario por excelencia para aprender sobre comunicación asertiva, manejo de emociones y sentimientos, de problemas y conflictos, de relaciones interpersonales, de autoconocimiento y demás destrezas psicosociales. En el marco del Día internacional de las familias que se celebra este mes, dejamos caer aquí esta primera historia sacada de la pantalla para conversar:

Un haiku y un vídeo

A la profesora de lengua le llama su atención lo que escribe en clase una de sus alumnas:

“Ave presa soy/Mi madre, mi dulce carcelera/Madre, déjame volar”.

No le da importancia hasta que el profesor de historia le cuenta un día sobre un vídeo muy particular que Nando, hermano de la autora de este haiku, ha realizado en su hora de clase. En el mismo, muestra a su madre a la altura de reconocidos dictadores que busca la máxima opresión de sus hijos: “Harás lo que yo te digo”. (Escena de Yes day)

¿Cómo logra una familia inspirar metáforas como la de la prisión y la guerra o como la de la paz, o la confianza? Estas son algunas de las preguntas que nos acompañan en las ofertas formativas de fundación EDEX. Tener una familia no garantiza disfrutar de relaciones saludables. En algunos casos, al interior de ellas se cuecen todo tipo de violencias.

Algunas personas, de diferentes épocas y lugares, a medida que se van haciendo adultas, van identificando la necesidad de transformar las relaciones que han construido con sus familiares a lo largo de su infancia y adolescencia con el fin de mejorar integralmente sus vidas. Son huellas que suelen afectar las relaciones que tienen consigo mismas y con las demás personas.  

Relaciones familiares

La pedagogía que trabajamos a la hora de acompañar los procesos de las personas que participan en nuestros cursos, parte de precisar tres metas retadoras: qué aspecto quiere transformar de la relación que tiene consigo misma; cuál de la relación que tiene con otra persona y cuál de la relación que tiene con su comunidad más cercana. Después de doce semanas, en el caso de El TransCurso, de seis en el caso de Con Otros Ojos y de cuatro cuando se trata de La Aventura de la Crianza, las personas perciben avances en sus relaciones familiares de este estilo:

  • Mi madre me ha dicho que últimamente la escucho “mejor”, me emocioné”.
  • Conseguí recuperar el contacto con mi hermana mayor y lo hice con amor”.
  • Con mi hijo he transformado la forma en que le interpreto y por ende, la forma en que nos relacionamos ha mejorado, he aprendido de empatía y han disminuido los juzgamientos a priori”.
  • Mi relación con mi hermano ha mejorado mucho. Hemos logrado estrechar nuestra relación y confiar más en los dos”.
  • Esta última semana de curso ha sido muy dura para mí porque mi padre ha fallecido repentinamente (tenía 83 años y no ha sufrido nada). Durante estos tres meses, gracias a la práctica de las Habilidades para la Vida había mejorado mi relación con él, mil gracias por vuestra ayuda”.
  • En muchas de las tareas que había que realizar, mi aita ha sido protagonista. Me parece increíble y a su vez maravilloso, poder verle desde otro punto de vista, más empático, sentirle más como persona que como dictador, quererle más de cerca, observarle sin juzgarle a priori como solía ser costumbre”.
  • Desde que me gradúe del cole mi relación con mi papá ha sido difícil, por eso al inicio de este curso me propuse mejorar este vínculo y ahora puedo decir que estoy muy feliz de haber recuperado ese cariño por él. Hace poco lo llamé a pedirle un consejo, cosa que hace unos cuatro años no hacía. Fue hermoso y se lo debo en gran parte al TransCurso”.
  • Una meta era mejorar la relación conmigo y con mi papá y ahora estoy buscando ayuda psicológica para cumplir esta meta. El curso me ayudó a ver que algunas veces necesitamos ayuda de otros”.
  • Desde que estaba muy joven, la relación con mis padres ha sido una montaña rusa. Mi preferencia sexual ha sido el tema de discusión. Sin embargo, en los últimos años, he intentado mejorar la relación con mi familia. Esta hermosa experiencia llamada TransCurso me ha ayudado a obtener magníficas herramientas para poder escuchar a mi madre con cariño. También, he podido fortalecer la relación con mis dos hermanas. Cada habilidad me ha ayudado a entenderme, entender a quienes me rodean y lo que me rodea, porque al final de todo, nos nutrimos en colectivo, con miras de un lugar para habitar más inclusivo y solidario”.
  • Al inicio del curso me propuse acercarme más a mi padre de manera más personal, y lo he logrado en un 60%, ahora puedo conversar con él por más de 5 minutos, además le puedo expresar mis sentimientos. Para mí ha sido un avance maravilloso”.

Muchos más

Estas voces anónimas aquí compartidas son de hombres y mujeres entre los 19 y los 65 años, tanto de España como de países latinoamericanos, principalmente de México, Costa Rica y Colombia.  Solo 10 como ejemplo, pero son muchísimos más los avances en sus relaciones familiares que nos reportan las casi 3 mil personas usuarias de nuestra Escuela. Son pasos que se vienen dando desde diferentes roles: de madres hacia sus hijos o de hijas hacia sus padres, de hermanos hacia hermanas y viceversa. Es interesante y emocionante ver que, sin importar la edad, nos empeñamos en mejorar las relaciones con nuestros familiares.

¿Quieres ser mi papá?

La celebración del Día internacional de la familia es una buena oportunidad para recordar que las Habilidades para la Vida nos permiten fortalecer, abonar, podar o arrancar de nuestro jardín las relaciones familiares que lo requieran. Sí, arrancar. A veces se han marchitado por ausencias o por violencias. Terminar, apartar, distanciar, olvidar, son también caminos tan válidos como el del sostenimiento. Es lo que ha hecho Vicenza, la protagonista de este film brasilero con su padre biológico. A veces, como le sucede a esta chica de 18 años, es posible tejer fuertes y bellos vínculos no mediados por la sangre. Familiar quiere decir cercano, hoy, presente, promotor de mi bienestar, persona positivamente significativa. Por ahora, les dejamos con las ganas de ver esta segunda historia brasilera ambientada en Santa Teresa, un emblemático barrio de Río de Janeiro. Buen provecho.


0 Comentarios | "Familias de película y Habilidades para la Vida"

¿Le gustaría dejar un comentario?

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

  • Publicaciones Edex
  • eDucare
  • Los Nuevos Vecinos
  • Retomemos