Educar para vivir, educar para convivir.

Tags Archives

You are currently viewing all posts tagged with Escuela Iberoamericana de Habilidades para la Vida.
Foto cedida por FEKOOR. Manifestación por la accesibilidad en la red ferroviaria.  

Por: Víctor Bayarri Catalán. Consultor social. Portavoz de la Plataforma ciudadana “Volem Llars per Viure” –“Queremos Hogares para Vivir” 

Todos los seres humanos nacen libres e iguales en dignidad y derechos y, dotados como están de razón y conciencia, deben comportarse fraternalmente los unos con los otros”.

Declaración Universal de Derechos Humanos, 1948.

La Madre Tierra nos acoge desde tiempos inmemoriales; nos acoge y nos nutre sin más prenda que el don de dar y compartir. Algo que olvidamos demasiado a menudo. Algo que recordamos cuando el Mundo que hemos creado se descose y grita socorros y alertas. La Humanidad vive, ahora mismo, tiempos de grandes temores y de grandes esperanzas. Un virus, un minúsculo residuo orgánico que se extiende por todo el planeta, nos recuerda lo frágiles que somos, lo equivocados que podemos estar en nuestras formas de vivir, y a la vez nos muestra lo mejor del ser humano. Abre una grieta por dónde se cuela la luz y vemos, de nuevo, que los sueños de fraternidad y de libertad no caducan y renacen esperando una nueva primavera para mostrar todo su esplendor.

Hoy, 3 de diciembre, celebramos el Día Internacional de las Personas con Discapacidad, y catorceavo aniversario de la aprobación, por la Asamblea General de Naciones Unidas, de la Convención Internacional sobre los Derechos de las Personas con Discapacidad. Ahora y aquí, es el tiempo para sembrar esperanzas y fraternidades, para ser conscientes que aquello que doy y comparto abre las avenidas de la libertad, alumbra un mundo mejor para los seres humanos y para la Tierra.

Y en esta siembra para la libertad, el compromiso ciudadano, fraterno y consciente, de cada uno de nosotros, es el arado que abre el surco. Un arado forjado en la fragua de los derechos reconocidos, que demasiado a menudo son poco sabidos y aun menos practicados; como si se ocultaran en la penumbra de una selva frondosa, cual rara avis en peligro de extinción. Así, uno de esos derechos en la penumbra, una de esas rara avis, en la que os pido que pongáis foco y mirada, es el derecho a vivir de forma independiente en la comunidad, tal como lo establece el artículo 19 de la Convención sobre los Derechos de las Personas con Discapacidad, aprobada por la Asamblea General de las Naciones Unidas el 3 de diciembre de 2006.

¿Y qué nos dice este derecho? Este derecho es un mandato para los 182 Estados Miembros de las NN.UU que han ratificado la Convención, de acuerdo con la cual “reconocen el derecho en igualdad de condiciones de todas las personas con discapacidad a vivir en la comunidad, con opciones iguales a las de las demás, y adoptarán medidas efectivas y pertinentes para facilitar el pleno goce de este derecho por las personas con discapacidad y su plena inclusión y participación en la comunidad, asegurando en especial que tengan la oportunidad de elegir su lugar de residencia y dónde y con quién vivir, en igualdad de condiciones con las demás, y no se vean obligadas a vivir con arreglo a un sistema de vida específico; (…)”

Sin embargo, esta manifestación de un derecho primordial choca de frente con una realidad de millones de personas, en todo el mundo, que se ven obligadas a vivir en centros residenciales y asilos, sin condiciones dignas ni alternativas adecuadas. Ellas han sufrido con mucha más intensidad la pandemia del COVID-19, como nos muestra una investigación longitudinal, en 19 países de la OCDE, realizada por la Red Internacional sobre políticas de cuidados de larga duración, en relación a la mortalidad asociada con el COVID-19 en centros residenciales: se incrementa un 50% o más el riesgo de mortalidad ante una pandemia para aquellas personas que están ingresadas en centros residenciales.

Las personas con discapacidad, así como las personas mayores con dependencia, quieren vivir vidas plenas y activas, como cualquier otra persona. Poder elegir dónde y con quien vivir, poder escoger el propio proyecto vital, crecer en autonomía personal y en participación, gozar de condiciones efectivas para la igualdad en ámbitos tan diversos como la movilidad, el trabajo, la educación, la salud, la vivienda, el ocio, la cultura y los servicios sociales. Así, poder ejercer este derecho no solo responde a los principios fundamentales de la dignidad y la libertad, sino que además resulta vital para garantizar los derechos a la vida, la integridad personal y la salud. Garantizar el derecho a la vida independiente supone, ante todo, respetar la vida humana en toda su diversidad. 

Conquistar este derecho es una obligación para los Estados signatarios, aún incumplida en gran medida, pero a la vez supone un compromiso de ciudadanía para todas las personas que habitamos este bello planeta. Un compromiso que solo desde una cálida fraternidad y un firme trabajo comunitario, digno y consciente, vamos a poder transformar en frutos y en simientes de futuro. Algo que está a nuestro alcance, pues todas las personas podemos sembrar fraternidad y labrar por la libertad si compartimos con otras este sueño de Humanidad y trabajamos juntas para hacerlo realidad.

Este mismo año 2020, cuando arreciaba el impacto de la COVID-19, un pequeño grupo voluntario nos pusimos en la labor de reivindicar Hogares para Vivir para todas las personas. Se ha producido, también este año, nuestro grato encuentro con la Escuela Iberoamericana de Habilidades para la Vida, que desde hace dos décadas es un buen ejemplo de esa siembra, de ese dar y compartir para crecer en fraternidades y libertades. Está a nuestro alcance, emprender iniciativas y trabajar por este derecho universal a vivir una vida independiente en comunidades más fraternas e inclusivas.

¡Que sean muchas las iniciativas! ¡Que den abundantes frutos para la libertad y la fraternidad!

La vida creativa. Esas tres palabras fueron las claves del concepto  Salud construido en la Oficina de Bienestar y Salud (OBS) de la Universidad de Costa Rica (UCR), durante el 2019. La definieron como “la habilidad de las personas y colectivos para la adaptación, creación e innovación en nuestro diario vivir”. Si se leen esas palabras con el lente del 2020, parecerían escritas como faro para vivir la pandemia en que nos encontramos. Lo cierto es que no llegaron a ellas por casualidad ni por reacción, sino por decisión. Acá les contamos la historia.

Año de la salud mental

El asunto empezó a finales de 2018, cuando el Consejo Universitario adoptó el 2020 como el año de la Salud Mental. De inmediato solicitó a la Oficina de Bienestar y Salud (OBS) la elaboración de un plan de trabajo para promoverla entre la comunidad universitaria. Como nos comentó Cynthia Córdoba, psicóloga de la OBS, aprovecharon la oportunidad para hacerse dos preguntas clave: “¿Cómo funciona nuestro sistema de salud? ¿Cuál es el concepto de salud que nos orienta más allá de la ausencia de enfermedad?”.

Con la orientación de Alcira Castillo, el equipo de profesionales de la OBS (provenientes de las Ciencias Sociales, la Salud y del Movimiento Humano) reflexionó sobre cómo se construyen la Salud y el Bienestar. Así llegaron a la propuesta de la vida creativa como manera de alcanzarlos: “Implica tomar mayor conciencia de los acontecimientos, sucesos y fenómenos que acontecen en nuestro interior; valorar más y mejor lo existente; identificar oportunidades de mejora; descubrir y aprovechar tanto nuestras propias ideas como las ideas de los demás y transformarlas. Es convertir un momento ordinario en algo extraordinario”.

¿Y el camino?

Este enfoque significaba reorientar los servicios de la OBS hacia la promoción de la salud, una decisión que emocionó a todo el equipo. Ahora era necesario buscar un “cómo” y se pusieron a investigar sobre las Habilidades para la vida. De la mano de Priscilla Piedra e Iván Darío Chahín, ambas integrantes del equipo docente de la Escuela Iberoamericana de Habilidades para la Vida, pudieron conocer cada una de las 10 Habilidades y la propuesta de aprenderlas y enseñarlas de manera vivencial. Al equipo de la OBS le quedó la convicción de que ese podía ser el camino para lograr tener una vida creativa generadora de salud y bienestar, en especial con el enfoque que la Escuela propone: quien fortalece sus “Habilidades para la Vida” se llena de capacidad (se empodera) para afrontar los desafíos que la vida se encargará de ponerle en frente”. Tomado de La Escuela.

Y en esto, llegó el covid-19

La Universidad inició el 2020 con una agenda de trabajo intensa y atractiva, orientada a promover cada mes una de las 10 Habilidades para la vida: en marzo, el pensamiento creativo; en abril, el autoconocimiento; en mayo, el manejo de las emociones y sentimientos; en junio, las relaciones interpersonales; en julio, la comunicación asertiva; en agosto, la empatía; en septiembre, la toma de decisiones; en octubre, la resolución de problemas y conflictos; en noviembre, el manejo de tensiones y estrés; y en diciembre, el pensamiento crítico.

Sin embargo, marzo vino con la covid-19, y enseguida la invitación a disminuir el contacto social y la decisión de la Universidad de promover el teletrabajo redujeron el trabajo presencial. Para un equipo de vida creativa el cambio de condición fue una oportunidad para adaptarse, y lo que estaba pensado presencial se trasladó a la virtualidad. Esto permitió a estudiantado, personal docente, administrativo y directivo de la UCR disfrutar de todo un paquete de mensajes, conferencias y propuestas atractivas y dinámicas para mantenerse sanos, flexibles y vitales. Precisamente en el momento en que más lo necesitaban.

Dar de lo que se tiene

En junio de 2020, la OBS decidió avanzar en la formación de su equipo en Habilidades para la vida. ¿Qué les movió a tomar esta decisión? Cynthia Córdoba nos responde: “Dos razones importantes, la primera que nadie puede dar bienestar si no lo tiene, y por eso enfocamos la formación en que nuestros colaboradores sientan el bienestar; la segunda, que necesitábamos que las HpV fueran como la sangre en las venas, que recorriera toda la oficina, y esto solo se puede hacer con el aporte de todo el equipo de colaboradores”.

A partir de mediados de junio, 30 profesionales que promueven habilidades desde la OBS empezaron a tomar El TransCurso edición XXI: “Ha sido una experiencia muy hermosa, y nos damos cuenta cómo es que la habilidad pasa por, pero no se aprendedesde lo cognitivo. Una de las experiencias agradables ha sido que las tutorías dan testimonio de qué son las habilidades, no las explican, las viven y eso se puede sentir”, comenta Cynthia.

Desde Julio, un segundo grupo de 25 personas de las áreas administrativas y de servicios de la Oficina de Bienestar y Salud, ingresaron a Con Otros Ojos 2ª. Edición. Van por la tercera semana y sus palabras dejan ver cómo avanzan: “Nos da la oportunidad de abrirnos y expresar todas las emociones”. “Noté que en mi crianza me enseñaron a escuchar para contestar y a buscar tener la razón”. “Aprendí a tomar el tiempo para escuchar también las necesidades de la otra persona y darme el tiempo para pensar en mis sentimientos y necesidades”.

Las Habilidades para la Vida en la Universidad

Cerramos la conversación con Cynthia Córdoba explorando qué sentido tiene para una universidad y para su oficina de bienestar incorporar un trabajo sostenido y profundo en Habilidades para la Vida: “Una sensación al hablar con los estudiantes es que el saber académico no es suficiente para ser feliz. Poder saber que somos seres que necesitamos estar integrados, que no somos solo cerebrito caminando, ni corazoncito caminando, sino que tenemos que integrar el saber, el saber hacer y el saber ser”. Sus palabras nos hicieron recordar una reflexión de Fernando Savater a propósito de la Educación: “una cosa es la ciencia que enseña a manejar y a vérselas con los objetos, y otra es la ciencia que enseña a convivir con los sujetos. Lo que necesitamos es una educación que enseñe a convivir con los seres humanos, no sólo a manejar objetos”. Algo en lo cual la Universidad de Costa Rica ya está empeñada.

El 31 de mayo terminó la primera cosecha de CON OTROS OJOS, un curso en línea que gestionamos para compartir el aporte que las Habilidades para la Vida podían hacer a la convivencia en el marco del confinamiento por el COVID-19. Fueron 8 semanas en las que, gratuitamente, 60 personas de Costa Rica, Colombia, España y México aprendieron entre sí a estrenar miradas, a fortalecer sus capacidades para adaptarse y transformarse.

De los frutos que han quedado de esta primera cosecha, hoy, está lista la 2ª. Edición de este curso. No solo las personas participantes aprendieron a verse con otros ojos. El curso en sí mismo se dio cuenta que si bien nació como todo un “pandemial”, con tapaboca y en el marco de #yomequedoencasa, su aporte va más allá.  Hemos revisado y ajustado algunos aspectos  y esta segunda edición tendrá sólo 6 semanas de duración y aportará a gestionar tantas otras situaciones de la vida que aparecen así, de un momento a otro, que nos obligan a empezar de nuevo, a recalcularnos, a cambiar de país, a cambiar de profesión, a quedarnos  a solas… Esta segunda edición aporta también a tantas otras situaciones que vivimos, ya no por obligación sino por decisión, que queremos transformar, especialmente en el campo de las relaciones humanas.

Tres historias para asomarnos a los frutos de la primera cosecha

La primera historia corresponde a una promotora de la salud, de 28 años, de Costa Rica que escogió como meta retadora consigo misma, vivir un proceso para aprender a hacer algo que no supiera hacer. Confiaba en que de ello aprendería mucho sobre ella misma y de la manera de enfrentarse a lo desconocido. Decidió sacar a flote una huerta casera, aprender a cultivar y cuidar. En su proceso de siembra contó con el apoyo de un compañero de curso de Colombia. Viendo germinar muy lentamente sus lechugas, chiles y berenjenas pudo observarse a sí misma mejor y descubrir claves para el cuidado de otras personas y de paso, cómo abonar su paciencia y  gestionar las frustraciones propias de la vida: 

“A pesar de ser un curso virtual, los experimentos me impulsaban a leer más y estar al pendiente de cuál sería el de la siguiente semana. La idea de trabajar 2 HpV en una sola unidad me pareció muy buena porque permitió enlazar y complementar su aplicación. A nivel personal, encontré tranquilidad y la capacidad de aprender a dejar ir lo que no puedo controlar. Es difícil, pero cada día me he prometido seguirlo trabajando”.

La segunda historia es protagonizada por un educador vasco de 41 años:

“Tenía una visión muy negra de todo y lo que más me ha sorprendido es que se me ha regalado una valiosísima mirada, “con otros ojos”. He descubierto una amplia gama de grises que solo se consigue con la mezcla sorprendente del blanco y el negro. En muchas de las tareas que había que realizar, mi aita ha sido protagonista. Precisamente por ello he conseguido trabajar muchos aspectos de estas habilidades para la vida junto a él. Me parece increíble y a su vez maravilloso poder verle desde otro punto de vista, más empático, sentirle más como persona que como dictador, quererle más de cerca, observarle sin juzgarle a priori como solía ser costumbre. Supongo que será una tarea difícil, mantener esta situación y mucho más mejorarla, pero como ya he dicho antes, esfuerzo, ganas y pasión… y a por todas, ya que… “Tempus Fugit”… y aita no tengo más que uno”.

La tercera historia la protagoniza una mujer mexicana, psicóloga, de 26 años, que buscaba en diferentes redes y plataformas cursos para seguir formándose en su área profesional:

“Mi interés era seguir aprendiendo y seguir adquiriendo conocimientos. No sabía que en este curso iba a ser el objeto de estudio, que la mirada iba a ser hacia mí y hacia las relaciones con las personas con las que convivo. Agradezco cada deleite de lectura y cada comentario que ha enriquecido mi forma de mirar y mi forma de sentir. Sin duda ha repercutido en la manera en que me relaciono con mi familia, especialmente con mi mamá, que fue una de las metas que me propuse al iniciar este curso porque es una persona a la que estimo mucho. Y no ha sido sencillo ni lo será porque juntas vamos aprendiendo a conocernos y a tratarnos de la manera más amable y respetuosa posible”.

En nuestra memoria quedan las demás historias del resto de procesos vividos en estos dos meses en los que nos enfocamos en ver la vida y sus desafíos con otros ojos. Son tan diferentes como valiosas. Estas tres han sido solo una muestra de ello.

Abierta la 2ª. Edición

Si desea participar en la 2ª. Edición, el requisito más importante es ser una persona que desea fortalecer su propia capacidad para aprender a mirar la vida con sus más y con sus menos, con sus condiciones de juego siempre cambiantes; que desee entrenarse y aprender con otras personas que no conoce, que viven en otros países; que esté dispuesta a ser su propio “objeto de estudio”; que le interese cultivar  su creatividad para romper sus rutinas; que quiera desarrollar su empatía para comprenderse mejor a sí misma y a las otras personas; que desee entrenar una forma de comunicación que le permita expresar mejor sus necesidades y escuchar las ajenas; que pueda dedicarse a la semana las 5 horas que se piden, sabiendo, que la metodología del curso le permitirá profundizar tanto como lo desee y su tiempo se lo permita.

¿Qué es mirar? ¿Para qué otros ojos?  Te invitamos a matricularte para responder colectivamente a estas preguntas y desafíos.

“Este curso ha sido muy enriquecedor. Me apunté pensando que estaba enfocado en cómo trabajar en clase estas Habilidades, con los alumnos, y me sorprendió la metodología. No tardé mucho en darme cuenta que esa es la metodología necesaria y más adecuada. ¿Cómo voy a transmitir a mis alumnos algo que no aprendí ni viví en primera persona?Mónica

Comenzando mayo se despidieron de nuestra Escuela Iberoamericana de Habilidades para la Vida, 36 personas, mayoría de ellas catalanas, pero también vascas, mexicanas, costaricenses, colombianas, guatemaltecas y dominicanas. Se apuntaron en El TransCurso, Edición XX, que inició el 6 de febrero de 2020. Han sido tres meses de un compartir intenso, comprendiendo cómo son sus relaciones cotidianas consigo mismas, con otras personas y con sus entornos, y a partir de ejercicios, lecturas y escrituras vividas en interacción, transformando algunas de ellas.

Sobre la marcha, el COVID-19 nos pilló y esto impregnó a esta edición de un halo especial. Manejar las tensiones y el estrés se volvió una práctica permanente; identificar las emociones y los sentimientos para expresarlos, era una acción vital; la empatía florecía para ayudar a la gente mayor del vecindario; la conexión consigo misma pedía un puerto para hacer pausas. De repente, teníamos en común el confinamiento y la necesidad de hacer piña. Por eso, despedirnos ha sido aún más emotivo. Para una ocasión así, organizamos un cierre al que pusimos voces a esas fotos pequeñitas de la pantalla. A veces, la palabra escrita se queda corta.

Por eso, a todas las personas que suelen leernos en este blog y en nuestras redes sociales, hoy las invitamos a escucharnos, a abrir bien sus orejas y su corazón para que sean testigas de esta diversidad de voces que se despiden de un curso en línea tras 12 semanas compartiendo, cada una con su propia melodía y estilo, pero todas con esa nostalgia que se siente al decir “hasta luego”.

Si otras personas quieren vivir esta experiencia, ya pueden matricularse en la edición XXI que iniciará el 15 de junio. Busca acá toda la información.

Nada sabemos de piedras preciosas pero un día  escuchando a un experto en la materia nos llamó la atención cuando hablaba sobre el verdadero poder de un diamante, una esmeralda o un zafiro. A veces creemos que está en su belleza que nos hace lucirlas o presumir con ellas.  Sin embargo, su poder está en toda la información que son capaces de revelar sobre el vientre que las fabricó: el planeta tierra.

Un planeta de relaciones

Contamos esto porque finalizando el 2018 sospechábamos que teníamos, al interior de nuestra Escuela Iberoamericana de Habilidades para la Vida, una mina llena de piedras preciosas que debíamos excavar para conocer un poco más sobre la matriz que las había hecho posible: el planeta de las relaciones humanas. La mina eran los archivos de El TransCurso, tras 18 ediciones realizadas desde 2012 y, las piedras preciosas, aquellas palabras maestras escritas en estos 7 años, por las 686 personas que han vivido este curso en línea sobre Habilidades para la Vida (HpV).

Te leo y me veo es una publicación realizada a lo largo de 2019 y que hoy les presentamos, que da cuenta del sentido que ha tenido para estas personas hacer este curso en línea en el que han podido, por un lado, revelar cuáles y cómo son las relaciones que tienen y por otro, han iniciado un proceso de transformación en algunas de ellas, con el fortalecimiento de sus Habilidades para la Vida.

Consigo mismas, con otras personas y el contexto

En términos generales, estos cambios se reflejan, especialmente, en su relación consigo mismas: las personas desean tratarse mejor, cuidarse como cuidan a las demás y no dejarse de últimas en la fila. También, en su relación con las demás personas, en donde se destaca la necesidad y el deseo de transformar la relación con la madre, con la pareja, con su jefe y con sus hijos o estudiantes adolescentes. Y por último, en la relación que como ciudadanas tienen con sus contextos aparecen transformaciones relacionadas con usar menos el coche, consumir menos, reciclar, aportar más al colectivo con trabajo voluntario, denunciando injusticias y usando la serenidad (que no conformidad) frente a los conflictos políticos, entre otras. Importa señalar que han sido mayoritariamente mujeres las que han participado en El TransCurso. Solo el 18% de sus participantes han sido hombres.

Su nombre

Se llama Te leo y me veo, memoria de un curso en línea, porque así es la pedagogía que empleamos en El TransCurso. Cada semana, durante 3 meses, las personas escriben su propio texto tras realizar un ejercicio práctico en alguna de sus relaciones, a la luz de un documento base que sirve de marco conceptual. Y no basta con escribir su propio texto; es necesario también, leer al menos un texto de otra persona participante en el curso. Y allí es cuando muchas personas suelen decir: “cuando te leo, me veo” porque se propicia un juego de espejos que permite apreciar que nuestras diferencias de edad, de gustos, de maneras de ser, de nacionalidad, profesión, orientación sexual, pensamiento político o religioso, hacen parte de ese componente que tenemos en común: nuestra humanidad, diversa por naturaleza.

5 capítulos

Te leo y me veo contiene una Introducción y cinco capítulos. El primero de ellos habla sobre el TransCurso, para comprender mejor en qué tipo de circunstancia se da el aprendizaje e incluye una presentación breve de las 10 Habilidades para la Vida para que el lector conozca a partir de qué aporte las personas construyen su saber en esta formación. En el segundo capítulo se muestran extractos de los retratos hablados que las personas han construido sobre sí mismas que son a la vez lente y espejo para quien escribe y para quien lee.  El tercer capítulo incluye una síntesis de los tipos de transformaciones que las personas deciden emprender cuando descubren qué tipo de aporte le pueden hacer las HpV a su propia vida. En el cuarto están las evidencias de lo que les ha quedado al finalizar el curso, dejando ver qué han logrado y qué les ha quedado pendiente. Y en el quinto se presenta una colección de piedras o frases preciosas que las personas fueron dejando caer a lo largo de las 12 unidades.

Memoria de un curso en línea

Los cinco capítulos de Te leo y me veo son un recorrido por el camino andado, y sirven de memoria de siete años de El TransCurso. Igualmente, son la materia prima para que otras personas construyan su propio aprendizaje. Ojalá que cuando lo leas, te veas y sea un motor que te impulse a iniciar transformaciones en tu manera de relacionarte.

Por cierto, el 25 de diciembre, cuando ya estaba cerrada la edición de Te leo y me veo, recibimos un mensaje navideño, desde Costa Rica, que habría podido ser parte de esta memoria:

“Los recuerdo con gran cariño para estas fechas. Ya se me olvidó si fue hace tres o cuatro años que llevé El TransCurso. Lo que sí recuerdo es todo el bien que generó en mi vida porque abrí mi mente y me dispuse a aprender con mucha dedicación. Lo más valioso que aprendí es escuchar, guardar silencio, hacer una pausa y estar consciente de que no puedo tener una respuesta para todo. Esta enseñanza me ha generado grandes beneficios en el diario convivir. Deseo que para el año que viene sigan haciendo TransCursos y que se les matricule mucha, muchísima gente que al igual que yo, queremos mejorar nuestras vidas cada día.”

Edición 20 y 21

Esperamos que así sea y podamos seguir haciendo más TransCursos. Si quieres que este 2020 sea el año de los cambios en tus relaciones, toma nota de las fechas de los dos cursos que realizaremos: la edición 20, iniciará el 3 de febrero y terminará el 1 de mayo.  Y la edición 21, iniciará el 21 de septiembre y terminará el 18 de diciembre. Toda la información podrás verla en este enlace.

De otra parte, pueden escuchar aquí una entrevista sobre el libro que nos ha hecho la periodista Teresa Yusca en el programa “Vivir para ver” en Radio Euskadi.

Y aquí puedes ver el facebooklive del lanzamiento que se realizó el jueves 2 de abril. Si deseas obtener el libro ve a nuestra área de publicaciones.

  • Nos habéis dotado de recursos para utilizar también nosotros en nuestra práctica como técnicos y educadores. Participante en 1ª edición.
  • Además de los contenidos facilitados, me ha aportado mucho el foro y las distintas aportaciones de l@s compañeros, dándome una visión más global y aportando experiencias propias. Participante en 2ª edición.
  • La tutorización del curso ha sido excelente, habiendo propuesta particulares a las inquietudes de cada uno, poniendo ejemplos prácticos y asesorando sobre las prácticas llevadas a cabo con éxito. Participante en 3ª edición.
  • Me ha puesto las pilas; reafirmar ciertas cosas y abrirme nuevas visiones. Darme cuenta de lo que de verdad es importante que, a veces, aún sabiéndolo, queda relegado. Participante en 4ª edición.

Desde que el 14 de mayo de 2018 inauguramos la primera edición del curso online Prevención con “P” de personas, son ya 250 personas de 10 países y prácticamente todas las comunidades autónomas españolas las que han participado en el mismo. Y digo bien, participar, porque la propuesta del curso, por más online que sea, no se limita a leer unos textos, visionar algunos vídeos, cacharrear en ciertos enlaces y volcar lo aprendido en un examen final tipo test. La propuesta formativa que hacemos es diferente.

Sin tenerle miedo a “lo académico” (en el sentido de riguroso, fundamentado, basado en la evidencia, etc.), el curso trata de ir más allá, provocando en las personas que se asoman a sus foros reflexiones, intercambios, debates, susceptibles de contribuir al mutuo enriquecimiento de quienes participan en cada edición. Incluido, como es natural, su tutor que, en cada edición, se deja algunos pelos en la gatera y explora con curiosidad perspectivas no siempre suficientemente contempladas.

Ahora que convocamos la 5º edición del curso animamos a participar a todas aquellas personas que trabajan con adolescentes en “la escuela”, sea cual sea el nivel o formato en el que desempeñan su función docente. Invitamos, así mismo, a profesionales de la prevención que, sin trabajar directamente con chicas y chicos, ofrecen a los centros educativos de sus territorios propuestas con vocación preventiva. Animamos, por último, a personas que ocupan un lugar intermedio: no forman parte del profesorado, pero trabajan directamente en el aula con estudiantes; no son técnicos o técnicas de prevención, pero materializan en diversos contextos las iniciativas que los equipos responsables planifican.

¿Qué tienen en común estos tres colectivos? La escuela como escenario de trabajo o, al menos como uno de esos escenarios; la adolescencia como etapa evolutiva a la que intentan interesar por formas asertivas y críticas de posicionarse en un mundo en el que, entre otros muchos objetos, también existen las drogas.

Con este planteamiento, lanzamos la 5ª convocatoria del curso, apoyada como las cuatro anteriores por el Plan Nacional sobre Drogas. Una nueva edición cuyas claves prácticas son las siguientes:

  • calendario: del 10 de febrero al 15 de marzo;
  • estructura: 5 unidades didácticas, a razón de una por semana;
  • contenidos:
    • adolescentes que toman decisiones;
    • la prevención como transformación cultural;
    • prevención basada en el saber científico;
    • ¿qué habilidades para qué vida?
    • entrenamiento en habilidades para la vida;
  • duración: 25 horas;
  • participantes: un máximo de 40 para garantizar la fluidez de los foros;
  • compromisos: participación activa en los foros y evaluación del curso;
  • matrícula: 40 euros.

¿Te animas a compartir con nosotros tus experiencias?

Las palabras que están en el título aparecieron escritas en el relato de evaluación que pedimos al final de uno de los talleres realizados en julio de este año en Costa Rica. Llamaron nuestra atención porque reflejan que un abanico de posibilidades se abrió para esta persona en su vida. Quisimos empezar con este testimonio, que habla de una mente y un corazón que se abren, para narrar lo vivido durante tres semanas en Costa Rica.

Viejos socios, nuevos desafíos

Tal como sucedió y ha seguido pasando desde el 2010, volvimos a hacer alianza con la Organización Panamericana de la Salud OPS/OMS Costa Rica y el Ministerio de Salud de Costa Rica, en esta ocasión a través de la Secretaría Técnica de Salud Mental. El desafío que nos pusimos en esta oportunidad fue doble: por un lado, formar equipos de personas formadoras en Habilidades para la Vida (HpV)en todas las regiones del país, buscando que aprehendieran el enfoque, lo apropiaran y pudieran impregnarlo en los proyectos y compartirlo con otros grupos institucionales y comunitarios. Por el otro lado, buscamos que la formación en HpV fortaleciera a las personas y los grupos de trabajo del Ministerio de Salud, promoviendo el trabajo en equipo, la escucha y el aprender a convivir.

Desde la Escuela Iberoamericana de Habilidades para la Vida, promovida por Fundación EDEX, destinamos un equipo de tres personas formadoras para realizar el trabajo: María José Cuartero, Gladys Herrera e Iván Darío Chahín. Durante tres semanas de julio de 2019, coordinaron 11 talleres, cada uno de ellos de dos días de duración, a razón de 7 horas diarias. En total participaron 261 personas, funcionarias del Ministerio, entre ellas profesionales de salud (medicina, enfermería, auxiliares), educación (pedagogía, antropología), psicología y trabajo social, así como personal administrativo y de apoyo logístico. A ellas les pedimos valorar con un número su experiencia de aprendizaje en el taller y en promedio lo hicieron con un 4,84 sobre un máximo de 5. Más allá del número, las personas compartieron por escrito su testimonio, y de varios de ellos fuimos dando cuenta en nuestras redes sociales, a medida que el trabajo avanzaba.

Ahora, poco más de un mes después de terminado el trabajo, hemos releído lo escrito por las personas asistentes y encontramos diversidad y riqueza de las que podemos aprender. Nos hemos tomado el atrevimiento de seleccionar algunas frases significativas y agruparlas en tres aspectos que se reiteran en las evaluaciones. Primero, aquello que las personas aprenden de sí mismas, sus capacidades y desafíos; luego sus hallazgos sobre la manera de aprender y enseñar HpV; y por último, ese sentimiento de capacidad que experimentan al final del taller y que deja ver que podemos intervenir en el rumbo de nuestras vidas y en los entornos en donde la hacemos, eso que llamamos empoderamiento.

Les invitamos a disfrutar de esta selección. Son reflejo de la manera en que respondimos a la confianza de la OPS/OMS Costa Rica y el Ministerio de Salud, aportando al crecimiento institucional, colectivo y personal. Gracias a todas las personas de Costa Rica, siempre dispuestas a aprender y crecer juntas.

Aquello que las personas aprenden sobre sí mismas, sus capacidades y desafíos

“Aprendí que no siempre tengo la razón”. “Entendí por qué me duele tanto el cuello, que puedo encantar y no cantaletear, sorprenderme en vez de juzgar y escuchar, escuchar y escuchar”. “Crecí mucho más en estos dos días que lo aprendido en muchos años”. “Me perdoné y voy con la esperanza de transformarme”. “Tengo que ser más flexible, no juzgar, alivianarme ante el estrés y la presión, enfocarme en lo positivo de las personas”. “He tenido un espacio de salud mental, de autocuidado”. “Pude abrir mis ojos a otros puntos de vista, logré entender que no vale la pena imponer y que no existe la verdad absoluta”. “Me llevo la ilusión de mejorar mi vida”. “Logré hablar, aportar y participar”.

Hallazgos sobre la manera de enseñar y aprender

“La diversidad de actividades me mantuvo en alerta, poniendo atención, participando activamente. No hubo actividades en donde las personas se sintieran incómodas o en ridículo”. “La experiencia ha sido emocionante, pausada y desafiante”. “He compartido mucho, desahogado mucho y reflexionado mucho”. “Me he permitido reconocer en la lúdica una aliada para la vida, para aprender, desaprender, resignificar situaciones”. “Aprendí en un ambiente cálido, de escucha, observación, de sorpresa y encanto”. “En mi interior pensaba que este sería otro taller largo y aburrido, pero la realidad fue otra cosa, me encantó el taller, fue dinámico e interactivo, muy enriquecedor para el trabajo personal, laboral y comunitario”. “Jamás creí que con las HpV se disfrutara tanto mientras se aprendía”.

Ganas y capacidades renovadas para seguir adelante

“Siento energía para continuar”. “Me llevo un gran conocimiento que pienso aplicarlo a cada situación que enfrente, de hoy en adelante, en mi casa, trabajo, etc.”. “Logré trabajar con personas que casi no me relaciono”. “Me siento feliz y plenamente convencida de que uno llega al taller siendo una persona y sale siendo una versión mejorada”. “Me llevo más experiencia y capacidad para trabajar en grupos y con comunidades”. “Me voy con un material bello, lleno de técnicas y la cabeza llena de ideas y expectativas”. “Caló 100% en mi vida, ha sido preciosa esta revisión interior, me deja como expectativa cómo mejorar mi intervención profesional”. “Además de que aprendí para aplicarlo en mi espacio laboral, me permitió mirar hacia dentro”. “Salgo de aquí a disfrutar, saborear y oír con otros ojos mi vida y mi entorno”. “Me llevo ganas de vivir en armonía con el ambiente, la familia y trabajo”.

Equipo Escuela Iberoamericana de Habilidades para la Vida- EDEX

Hemos cerrado este año con un ciber encuentro de todo el equipo de la Escuela Iberoamericana de Habilidades para la Vida.  El resultado: muchas risas, mucho aprecio y, como es usual en estos días, muchos regalos. Para aumentar nuestra alegría queremos en este post compartirlos contigo y con todas las personas que nos han acompañado este 2018.

Desde Salamanca, Hilario nos ha metido a todos, en forma de hojas diversas y coloridas, dentro de esta bonita encina. Desde Ciudad de México, María Teresa, nos ha cubierto del amor de Popocatepetl e Iztaccihuatl. Desde Girona, Odette nos ha regalado la  metáfora del vuelo de los ganzos. Desde Santander, Gonzalo, nos ha dejado la invitación para leer este libro y desde Costa Rica, Priscilla nos ha hecho este gran poema fotográfico.

La montaña de regalos crece con estas palabras de Elías que nos llegan desde Yucatán. Desde Aragón, Nacho nos regala su corazón, que se ha venido abriendo cada vez más compartiendo con este equipo y María José, desde Barcelona, nos llena una cajita con música y libros.  Desde Colombia, Iván nos ha dejado un chiste, un beso robado y un libro, y Gladys, una frase, una imagen y un enlace.

Y para finalizar, tres regalos más: el de Natalia, desde Uruguay, que es este hermoso dibujo, hecho por su hija Renata, de 7 años, en el que aparecemos todos nosotros. Lo hizo mientras hacía un esfuerzo por comprender en qué trabajaba su madre. Ya tiene claro que no trabaja con una máquina (computadora) sino con “GENTE”. También nos ha regalado una palabra, arrobamiento, que pueden saborearla en el diccionario.

Desde Asunción, Fabiola, nos ha enviado de regalo la metáfora de la naturaleza para que nos mantengamos frescos y podamos crecer, reverdecer y dar frutos como ella sabe hacerlo. Por último, recibimos el regalo de  Itxaso y Emilio: con la modestia bilbaína nos recuerdan visitar el centro del mundo, ¡¡¡jejeje!!! , justo donde está Fundación EDEX.

Muchos abrazos y muchas Habilidades para la Vida en el 2019.

 

Con autoridades de la Secretaría de Educación de la Prefectura de Guarapari y de la UFES

En el pasado mes de Octubre dos personas de la Escuela Iberoamericana de Habilidades para la Vida , de Fundación EDEX, estuvieron en Brasil animando cuatro talleres, dos conferencias y un minicurso sobre Habilidades para la vida y empoderamiento de personas y colectivos. Las sesiones de formación se desarrollaron en el marco de los acuerdos de colaboración que mantenemos con tres importantes universidades: La Universidad de Franca, UNIFRAN, la Universidad de Campiñas, UNICAMP, y la Universidad Federal de Espírito  Santo, UFES. Enseguida le invitamos a revivir con nosotros este recorrido por 4 lugares distintos en donde pudimos conectarnos con la saudade brasilera.

Guaraparí

Guarapari es un municipio del estado del Espírito Santo, con 116 278 habitantes, rodeado de mar, y centro turístico de la zona. Llegamos allí en la mañana de un miércoles, invitados por el departamento de formación docente de la Secretaría de Educación de la Prefectura del municipio, lo que fue posible por la gestión de la UFES.  Nos encontramos con 100 docentes de primaria y secundaria, así como estudiantes de pedagogía. Durante dos horas compartimos una charla taller que permitió conocer las 10 Habilidades para la Vida y explorar la propuesta de pedagogía que Fundación EDEX sugiere para este tipo de aprendizajes.

En la tarde se conversó con personas de la Secretaría de Educación para ir tramando parcerías que den continuidad a lo iniciado. También fuimos entrevistados en un programa de la televisión regional.

Vitoria

Es la capital del estado de Espírito  Santo y el lugar en donde tiene su sede principal la UFES. Allí participamos del Seminario Internacional de Habilidades para la Vida: Educación y formación Humana y nos encontramos con estudiantes y profesores de la Escuela de Educación Física, así como con trabajadores sociales y pedagogos de Vitoria, y del municipio de Cachoeiro do Itapemirim.

En forma simultánea desarrollamos dos talleres de 9 horas de duración cada uno. En esta ocasión, el recorrido por las habilidades profundizó un poco más en algunas de ellas y puso su acento en la capacidad que cada persona y colectivo puede lograr para transformar su realidad. Este testimonio permite asomarse a lo experimentado por los grupos.

Al cierre quedó un colectivo joven y profesional empapado del tema y varias posibilidades de desarrollar experiencias propias en colegios locales con apoyo de la Prefectura de Vitoria. Además, se reafirmó el acuerdo con la UFES para investigar y documentar más esas relaciones entre las Habilidades para la Vida, la prevención de adicciones y el deporte.

Franca

En 2015 se tuvo el primer acercamiento a la Universidad de Franca, cuando compartimos un taller y una conferencia con sus estudiantes de Maestría y Doctorado en promoción de la salud y se firmó el primer acuerdo de colaboración entre nuestras instituciones. Esta segunda visita permitió renovar el convenio por dos años, además de construir un plan de trabajo para hermanar la investigación que allí desarrolla UNIFRAN con las prácticas y experiencias de educación en Habilidades para la Vida que Fundación EDEX promueve y desarrolla.

Estos encuentros se dieron en el marco de la 6ª. Conferencia  Regional Latinoamericana de Promoción de la Salud y Educación para la salud de UIPES/ORLA, organizado por la UNIFRAN, lo que hizo posible animar un minicurso de HpV y el empoderamiento personal y colectivo. También se animaron dos talleres enfocados en herramientas para promover estas habilidades en adolescentes y en infancia. Con más de 60 personas compartimos estas actividades.

Piracicaba

Esta ciudad se encuentra en el estado de Sao Paulo y allí tiene su sede la Universidad de Campiñas y su facultad de Odontología,  con quien hemos firmado un Acuerdo de Colaboración enfocado en cómo las Habilidades para la Vida van de la mano con la Promoción de la Salud.

Gracias a la previa gestión de UNICAMP, dinamizamos un taller y una conferencia con asistencia de educadores, odontólogos, funcionarios públicos de Educación, primaria y secundaria, así como de la Secretaría de Educación de la Prefectura. Las Habilidades para la Vida fueron valoradas por las personas como herramientas idóneas para lograr la formación integral del ser humano que asiste a la escuela y al colegio. Desde ya estudiamos algunas posibilidades de seguir formando docentes y de promover el uso de algunos de los programas educativos creados por Fundación EDEX, disponibles en portugués, como La Aventura de la Vida, Habilidades para la Vida y Adolescencia y Órdago.

Los hilos sobre la mesa

Así se cerraron las dos semanas de trabajo en Brasil, con la impresión de haber logrado poner los hilos sobre la mesa, los provenientes de las universidades, de las administraciones públicas y de la experiencia de Fundación EDEX. El desafío a partir de ahora es ir tejiendo con ellos experiencias propias, desarrolladas en el mundo y con ritmo de Brasil, a su manera. Ese es nuestro deseo.

Hay una frase de Montaigne que dice: “la palabra es mitad de quien la pronuncia y mitad de quien la escucha”. Habrán visto que en este blog mencionamos con frecuencia 4 palabras sobre las cuales gira nuestro quehacer en Fundación EDEX: “Habilidades para la Vida”. En este post queremos iniciar aclarando nuestra mitad sobre ellas, esperando aportar así a la mitad que le corresponde a quienes lean esta entrada.

¿De qué habilidades hablamos?

Cuando hablamos de Habilidades para la Vida (HpV) nos referimos a las siguientes 10 destrezas: el autoconocimiento, la toma de decisiones, el pensamiento crítico, el pensamiento creativo, la empatía, el manejo de las emociones y los sentimientos, el manejo de las tensiones y el estrés, la comunicación asertiva, las relaciones interpersonales y el manejo de los problemas y los conflictos. Son las mismas 10 habilidades que en 1993, la OMS agrupó en una iniciativa que denominó así: “Habilidades para la Vida”.

¿Y para cuál vida? 

Cuando decimos que son para la vida estamos pensando en esa fuerza vital que pueden tener nuestras relaciones de manera que sean gratas, ricas y, sobre todo humanas -no inhumanas. Que hagamos lo que hagamos, las personas no nos pisoteemos ni a nosotras mismas ni a ninguna otra persona ni al entorno (éste último entendido como planeta tierra, planeta país, planeta ciudad, planeta barrio, planeta familia, planeta nosotros, etc.). Por eso los dos grandes marcos de esta propuesta son la ética del cuidado y los derechos humanos.

Un camino para la transformación

El entrenamiento en estas 10 HpV en niñas, niños, jóvenes, docentes, familias y demás líderes sociales es una de las maneras o caminos para ir haciendo las transformaciones necesarias para lograr este tipo de relaciones. No es el único, es sólo el que Fundación EDEX ha elegido para afrontar desafíos como los que tenemos hoy relacionados con los consumos, las adicciones, la exclusión, las violencias…

¿Escuela Iberoamericana de Habilidades para la Vida?

Aclarado lo anterior, nos resta señalar, también, que aunque desde el año 2000 hemos venido trabajando en este marco conceptual, fue la primera edición de El TransCURSO, uno de nuestros espacios de formación en línea, el que formalizó el comienzo de la Escuela Iberoamericana de Habilidades para la Vida, en 2012, Desde entonces, Fundación EDEX  dinamiza este espacio para que las personas y organizaciones de América Latina, el Caribe y España interesadas en aprender y en enseñar estas Habilidades, lo puedan hacer tanto presencialmente como en línea. En las dos modalidades, la pedagogía permite el co-aprendizaje, la conversación y la construcción de sentido en la vida personal y colectiva.

Después de poco más de 2.000 días de trabajo, han sido  más de 8.000 personas certificadas de 22 países diferentes: cerca de 1.000 en línea y las restantes de forma presencial.

Tres de nuestros cursos en línea están por comenzar

En los respectivos enlaces encontrará la información de cada uno. Le invitamos a revisarla detenidamente.

Algunos testimonios de las últimas ediciones

Para terminar, un puñado de testimonios de personas que han hecho estos cursos y que nos permiten acercarnos a otras mitades del significado que tienen estas 4 palabras: “Habilidades para la Vida”:

* “Me pareció muy atractivo el aprender de nosotros mismos también mirando a los demás, poner en la práctica personal los contenidos teóricos…muy interesante”.

* “Excelente, me permitió valorarme, reconocerme, observarme y aprender a no juzgarme ni justificarme en otros/as personas. Leer a compañeras y tutores, recibir sus comentarios fue enriquecedor”.

* “Fue muy agradable y emocionante transitar esta experiencia. Me permitió vivir la magia de la crianza, todo ha cambiado, mi sentir, todo se ve distinto, he cambiado el lente desde donde miro. ¡Gracias y muchas gracias!”

* “Desde que ingresé a la institución donde trabajo he escuchado hablar sobre Habilidades para la Vida, incluso he trabajado con grupos, habilidades como el Autoconocimiento y la Comunicación Asertiva… Sin embargo, no había tomado la decisión de trabajarlas primero conmigo misma, craso error, pues la mejor manera de ayudar a otros es comenzando conmigo.

* “Lo que más me ha aportado el curso ha sido: claridad, ideas, ilusión, recursos y “un buen sabor de boca”.

* “Por primera vez en un conflicto emocional estoy intentando dejar reposar para tomar distancia.”

* “Este curso ha sido una super herramienta para entender que mis niños no son fotocopias mías o de su mami, sino que son individuales y diferentes y, que ellos tienen la suficiente capacidad de autogestionarse, autocontrolarse, que ellos mismos pueden descubrirse, ser emprendedores, ser creativos y más, y que si yo no empiezo a ver eso en mí, primero, menos lo veré en mis hijos, este curso me ha dado un empoderamiento para asumir la crianza desde una perspectiva diferente, ahora veo más claro lo que es criar”.

* “Han sido foros muy abiertos, con una excelente participación y permitiendo la aportación de puntos de vista muy distintos (a la vez que, paradójicamente, similares)”.

Edexrostroblog

Hay un país que ocupa la mitad de Suramérica, muchos le conocen por ser “el más grande do mundo”, el lugar del “jogo bonito”. Para Fundación EDEX es una ilusión, un lugar lleno de gente capaz, en donde la educación popular, la alegría y los movimientos sociales tienen mucho por decirnos. Por cosas como esas, desde hace varios años hemos tenido el deseo de tejer alianzas en Brasil, de juntarnos con esa otra forma de ser, hablar, estar y soñar que habita en América.

Empezamos a soñar

A partir de mañana daremos un paso firme en nuestro sueño de buscar alianzas en Brasil. Dos personas del equipo de EDEX, Gladys Herrera e Iván Darío Chahín, iniciamos un viaje de 15 días por cuatro ciudades, con el ánimo de conectar y compartir con distintas experiencias, personas y organizaciones, buscando alianzas para fortalecer la capacidad de niñas, niños y jóvenes ante desafíos como las drogas, el acoso escolar, la sexualidad, la convivencia y la ciudadanía, por mencionar algunos. La agenda está cargada de posibilidades, a las que nos han acercado gente amiga de Brasil como Bruna, Liana, Raquel, Daniela o Karla, a quienes estamos muy agradecidos.

Franca

En las instalaciones de la Universidad de Franca, el 20 de mayo, seremos parte del Seminario Iberoamericano de Promoción de la Salud. En él, dinamizaremos un taller de Habilidades para la Vida y ofreceremos una conferencia dando a conocer la Escuela Iberoamericana de Habilidades para la Vida.

En la tarde del mismo viernes firmaremos con la Universidad de Franca un acuerdo marco de colaboración alrededor de los objetivos que tenemos en común: la promoción de la salud en niñas, niños y adolescentes, así como la formación de formadores en Habilidades para la vida.

Curitiba

A partir del domingo 23 de mayo, seremos parte de los cientos de personas que estarán en la 22ª Conferencia Mundial de Promoción de la Salud de la UIPHES. El tema central nos atrajo: promover Salud y Equidad. Personas de todo el mundo compartirán experiencias y debatirán estrategias para seguir avanzando en estos propósitos. Cada minuto del evento será una oportunidad de aprender, de tejer cercanías, de promover intercambios.

Fundación EDEX  realizará un taller de Habilidades para la vida, compartirá la experiencia de la Escuela Iberoamericana, y pondrá sobre la mesa los Cuentos para Conversar y las series en dibujos animados del Programa Retomemos.

La actividad central en Curitiba, en la que participaremos, será el simposio Las Habilidades para la vida, empoderamiento personal y social para un desarrollo humano y sostenible. Hemos logrado reunir en la misma mesa a personas y entidades iberoamericanas con gran riqueza y experiencia. De la Diputación de Girona tendremos a Pau Batlle; del Instituto PROINAPSA de Colombia a Blanca Patricia Mantilla; de la Escuela de Psicología de la Universidad Autónoma de Yucatán, a Elías Alfonso Góngora; desde el área de Salud Pública del Gobierno de Aragón, a Javier Gallego; y desde la Cátedra de Promoción de la Salud de la Universidad de Girona a Dolors Juvinyá. En medio de este grupo capaz y propositivo, el gusto de moderarles será mío. Un honor.

Río de Janeiro

Nuestros anfitriones en Río, el día 30 de Mayo, serán personas del grupo de Investigación CULTICOM y estudiantes del post grado de Ciencias de la Información, ofrecido por el Instituto Brasileiro de Información en Ciencia y Tecnología y la Universidad Federal de Río de Janeiro.  Con ellos facilitaremos un taller sobre el enfoque comunicativo y educativo, los materiales de comunicación educativa que hemos construido y algunas de las experiencias desarrolladas en terreno. Tendremos cuatro horas para animar una cálida conversación sobre estos aspectos.

En la tarde del mismo día nos encontraremos con un equipo multidisciplinar que trabaja en educación y cultura en 20 escuelas del Complejo de Maré do Rio. Usando el arte, el juego y la literatura, empoderan a niñas y niños que viven en un ambiente con tráfico de drogas. Compartiremos experiencias y buscaremos alianzas para estar allí, en donde más se requiere.

Sao Paulo

Allí cerraremos nuestro recorrido el día 31 de mayo, teniendo un encuentro con la Asesora de Educación de Visión Mundial Brasil, entidad que ha mostrado mucho trabajo y creciente interés en el campo de las Habilidades para la vida. En una reunión de trabajo compartiremos las experiencias de las dos organizaciones.

Una preparación de años

Como dijimos, nuestra ilusión de estar y establecer alianzas en Brasil viene de hace rato. A lo largo de los últimos cinco años hemos adaptado y aplicado de manera experimental en el país algunos de nuestros programas y materiales. Gracias a ello, hoy contamos con una Caja de herramientas para promover salud, educación y desarrollo  que incluye, entre otras, el Manual de formación en Habilidades para la Vida, los Cuentos para Conversar, La Aventura de la Vida, Atlante, Retomemos y 10 pasos. Esto es lo que llevamos para generar las alianzas que nos interesan, son los mimbres de la cesta que queremos tejer en compañía.

Grupo en Fiesta

Con estudiantes del Máster de Promoción de la Salud de la Universidad de Girona-2015

En abril pasado, la Escuela Iberoamericana de Habilidades para la Vida (HpV), promovida por Fundación EDEX, sobrepasó los 1.000 días de trabajo. En este escrito celebramos estos primeros pasos compartiendo datos y relatos que dan cuenta de lo hecho.

Proceso de maduración

2003 marcó uno de los modestos hitos, con la celebración de un taller en las dependencias del Ministerio de Sanidad al que convocamos responsables técnicos de salud pública de las Comunidades Autónomas para participar del conocimiento de uno de nuestros maestros, Leonardo Mantilla Castellanos. Le siguieron conferencias, talleres, seminarios, la producción de programas educativos, materiales de trabajo y libros para aprender más sobre cómo hacer cotidiano, productivo y eficaz el uso de las Habilidades.

De la mano de organizaciones de uno y otro lado del Atlántico, gubernamentales y de la sociedad civil, fue madurando nuestra oferta de formación. Hace tres años, en 2012, juntamos los saberes del camino recorrido y creamos la Escuela Iberoamericana de Habilidades para la Vida, un espacio de enseñanza-aprendizaje centrado en HpV y con ofertas presenciales y digitales.

En lo presencial

Este ha sido el escenario de mayor recorrido. El trabajo con programas como La Aventura de la Vida, Órdago , Retomemos o Unplugged, ha permitido que año a año se haya formado a docentes y otros mediadores educativos tanto para que conozcan cómo están hechos y cómo se implementan como también para que los usen como herramientas de aprendizaje en Habilidades para la Vida.

Sólo en el caso del programa de educación primaria La Aventura de la Vida calculamos que 55 mil docentes han recibido formación por parte de las organizaciones que han implementado dicho programa en sus 25 años de existencia.

Aprendiendo de esa experiencia compartida, hemos consolidado una oferta formativa que se construye a la medida de quien la necesita, acentuando los temas que se requieren, con coberturas significativas (en los últimos tres años hemos compartido formaciones con cerca de 1.400 personas en 6 países de América Latina y 9 Comunidades Autónomas de España) y en alianza con gobiernos, con ONG, con cooperación internacional y con organizaciones del sector privado, siempre juntando esfuerzos, sumando.

En lo digital

Es el área de más reciente exploración, y fue la que nos motivó a crear la Escuela Iberoamericana de Habilidades para la Vida. Sucedió el 23 de abril de 2012, cuando se abrió la primera edición del TransCurso, un espacio para formarnos en Habilidades para la Vida. Tres años después, ya se han realizado 8 ediciones, con 225 personas que tienen diversidad de profesiones y oficios, de 17 países. Esta variedad de personas y contextos, confirma que las Habilidades se pueden aprender y enseñar a lo largo de toda la vida, en escenarios muy distintos, en ámbitos profesionales diversos, y que este tipo de oferta formativa adquiere sentido en grupos con realidades y expectativas poco parecidas.

Hoy, en nuestro tercer aniversario hemos firmado un prometedor Acuerdo de colaboración con la Universidad de Girona y su Cátedra de Promoción de la Salud, que hicimos público en el cierre de la octava edición del TransCurso, el día 23 de mayo, de modo que quienes formaron parte de la misma son la primera cohorte en recibir el certificado con esta doble acreditación por la citada Cátedra y por EDEX.

Objetivos comunes, mediaciones distintas, testimonios similares

Tanto en lo presencial como en lo digital, los objetivos de los procesos formativos de la Escuela son similares: que cada persona experimente y otorgue sentido a las HpV, que se asuma como aprendiz permanente, que fortalezca su capacidad de transformación, que aprenda a crear situaciones de aprendizaje para que otros grupos inicien o fortalezcan su propósito.

Trabajar cara a cara o hacerlo mediado por una computadora son situaciones muy distintas; sin embargo, sorprende encontrar testimonios tan similares en quienes han estado compartiendo en un salón o tras de una pantalla. La siguiente muestra, mezcla los testimonios:

  • Sentido en la vida propia: “En definitiva el curso ha sido lo que desde un principio creí y por ello, me motivó a matricularlo: una experiencia vivencial y personal. Por lo que cada semana inicio con ganas de conocer cuál será el nuevo reto personal a realizar o reflexionar”
  • Transformador: “Este TransCurso fue muy movilizante. Me queda la vivencia de una experiencia transformadora que se construyó entre todos…sin duda me ha renovado, me ha dado energía positiva , me ha despertado la curiosidad y las ganas de seguir en este camino de mejorar como persona y de cultivar relaciones y contextos cada vez más plenos y satisfactorios tanto para mí como para los demás”.
  • Refrescante: “Me llevo un rato para mí. En ocasiones estamos tan volcados en las demás personas que no nos damos oportunidades a nosotros mismos. Y me llevo una sensación de agradable sorpresa por todo lo que me llevo”.
  • Resultados observables: “Definitivamente mi mirada cambió, es como si me hubiera puesto unos lentes y ahora voy viendo habilidades y no habilidades por todos lados, en mí y en l@sotr@s… como cuando estaba embarazada y veía embarazadas por dondequiera”.
  • Sin aburrir, implicando: “Me sentí bien,  a gusto. Me encantó conocer a gente que veo de refilón en mi trabajo. Me sentí bien al conocerlos y comprenderlos un poco más. Y me gustó la metodología.  A través del grupo, jugando se puede aprender mucho”.
  • En primera persona: “El hecho de haber aprendido a trabajar las habilidades en primera persona, te hace reconocer la dificultad y riqueza de ese trabajo de cara a planteárselo a los chicos y las chicas”.
  • Enriqueciendo: “Ha sido una mañana de trabajo diferente con gente desconocida donde me he reconocido un poco tras tantos años de vida y me he soltado a decirme a mí mismo cómo voy y qué me gusta de mí. Experiencia recomendable y necesaria”.

1.000 días, otros tantos propósitos

Ya son poco más de tres años construyendo la Escuela Iberoamericana de Habilidades para la Vida. Tenemos números, palabras, procesos y acuerdos que nos gustan. También tenemos muchos más propósitos y desafíos. En este segundo semestre de 2015 la Escuela ofrecerá la IX edición del TransCurso, y trabajará procesos formativos en Honduras, Panamá, Colombia, Costa Rica y España, en asocio con muy variadas organizaciones de los gobiernos y de la sociedad civil, locales, nacionales e internacionales.

Con el inicio del año próximo asoma en el horizonte digital el segundo curso en línea que ofrecerá la Escuela Iberoamericana de Habilidades para la Vida. Se llamará “Acompañantes: un título para criar con Habilidades para la vida”, y está pensado para mamás, papás y personas cuidadoras. De los nuevos pasos iremos dando cuenta en este blog.

  • Publicaciones Edex
  • eDucare
  • Los Nuevos Vecinos
  • Retomemos