Educar para vivir, educar para convivir.

recortada 002“Cuando madres y padres ayudan a sus hijos a comprender sus derechos y sus responsabilidades, y a respetar los derechos de las demás personas, establecen las bases para una vida adulta responsable” (UNICEF).

Porque es mejor contar que explicar, en palabras de Mario Kaplún, en una jornada como la de hoy, cuando celebramos el Día Internacional del Libro Infantil y Juvenil, deseamos compartir la colección de 10 cuentos ilustrados pensada para los escolares a partir de los 5 años y sus familias. Se trata de una herramienta que pretende facilitar la conversación y la acción en torno a los derechos que la Convención reconoce.

La Convención sobre los Derechos del Niño, en 10 cuentos

Para facilitar la tarea, agrupamos el articulado de la Convención en diez temas, con sus enunciados correspondientes, y asignamos un cuento a cada uno de ellos. Historias que se desarrollan en el seno de las familias, en la escuela o en el barrio, que tienen como protagonistas a Yolanda, Sergio, Héctor, Marta y Javier, miembros de la pandilla del programa La aventura de la vida. Derechos de la niñez e historias como las siguientes:

1. Familia: Niñas y niños tienen derecho a una familia que les quiera y les oriente, y a no ser separados de ella si no es por su bienestar.

Una familia muy normal. El descanso es un derecho de todas las personas de la familia. No puede depender del cansancio de una de ellas. A Héctor y a Sergio les parece mentira que todavía existan hogares donde la mamá es la que lava la loza, tiende las camas, cocina, ordena la casa y limpia aquí y allá… están convencidos que lo normal es que entre todos se repartan las labores domésticas como sucede en su hogar.

2. Igualdad: Todas las niñas y los niños tienen los mismos derechos, y han de recibir cuidados especiales si sufren cualquier discapacidad.

Una mano de amigos: Yolanda, una niña ciega, cuenta en esta historia todo lo que ve. Habla de cómo son sus amigos y de cómo lo que más aprecia en ellos es que se parecen poco entre sí. Con sabiduría insiste en que son como los dedos de la mano, diferentes pero suficientemente unidos. Tener amigos diferentes es como tener una casa con muchas ventanas, por las cuales se puede apreciar otros puntos de vista de lo que pasa en el mundo.

3. Salud: Niñas y niños tienen derecho a que se les prevenga de las enfermedades y se les facilite atención médica cuando la necesiten.

Al pie de la letra: No es necesario tomar nota de lo que dice el profesor al pie de la letra para ir bien en el estudio. En cambio es necesario hacerlo con las indicaciones que nos da el médico a la hora de consumir cualquier medicamento. No hacerlo puede poner en riesgo nuestra salud. Javier si que sabe de esto. Su amigdalitis se complicó por no tomar a la hora y en la cantidad señalada por su médico, el antibiótico que le formuló.

4. Participación: Niñas y niños tienen derecho a recibir información adecuada, a expresar sus opiniones, y a que éstas sean tenidas en cuenta en los asuntos que les afecten.

 El daño del baño: Hay muchas cosas que huelen mal en la vida: la pereza, la inactividad, el conformismo. Pero hay otras que tienen muy buen olor, como el que se generó alrededor de Yolanda el día en que hizo valer el derecho de todas las personas del colegio a tener baños limpios en la escuela. Esta es una historia que huele bien.

5. Bienestar: Niñas y niños tienen derecho a que sus padres dispongan de Seguridad Social y de los recursos necesarios para que puedan desarrollarse y vivir dignamente

Mejor acompañado: José, es un niño de 8 años que permanece solo y bajo llave en su casa mientras sus padres trabajan. Además es nuevo en el vecindario y no conoce a nadie. Un día, desde la ventana ve pasar a Yolanda y se presenta. Desde entonces, las cosas empiezan a cambiar. Hay medidas de seguridad que generan mayor inseguridad.

6. Educación: Niñas y niños tienen derecho a recibir una educación que desarrolle su personalidad y sus capacidades, y les prepare para convivir

Una barrita con un puntito: Marta tiene miedo de contarle a su papá que obtuvo una mala calificación en matemáticas. Es la primera vez que saca una “i” de insuficiente y no sabe cómo comportarse. Deja pasar un tiempo hasta que se anima a contar. Para su sorpresa, descubre que con “i” no sólo se escribe insuficiente, también inteligente.

7. La infancia, primero: Niñas y niños tienen derecho a que los Estados se esfuercen al máximo para garantizar sus derechos, y a que decidan pensando en lo que es mejor para la infancia.

Los automóviles engordan: Los autos nos llevan más rápido. ¿A dónde? Buena pregunta: podría ser al trabajo, pero también a contaminar o a engordar. Las personas que deciden ir en auto caminan menos y se engordan más. En cambio las que montan en bicicleta o van a pie, se mantienen en forma. Cuando Sergio piensa en esto, decide pasarse a la bicicleta. Pero la experiencia resulta desastrosa.

8. Identidad: Niñas y niños tienen derecho a un nombre, a pertenecer a un país, a hablar su idioma y a vivir según sus ideas, creencias y religión.

Digan lo que digan: A Sergio no le importa lo que digan de él. Desea participar en el taller de cerámica, y punto. Sus amigos le critican por esa decisión hasta que se dan cuenta de lo que sus manos saben hacer. Sergio acepta colaborar con ellos en un plan que tienen, siempre y cuando se disculpen.

9. Protección: Niñas y niños tienen derecho a la intimidad, a que no lastimen su cuerpo ni sus sentimientos, a no trabajar, ni ser reclutados o explotados.

Correr y contar: Cada persona tiene derecho a decidir quién toca o quién no toca su cuerpo. Por eso Marta se sintió muy mal el día en que ese hombre extraño le puso las manos en su trasero. Se asustó y lloró mucho. Afortunadamente hizo dos cosas muy importantes: correr para huir y contar para pedir ayuda.

10. Juego: Niñas y niños tienen derecho a disponer de tiempo y lugares adecuados para jugar, así como a practicar actividades artísticas y culturales.

Corre corre: A las personas nos sucede lo de los carros: tenemos un acelerador para ganar velocidad y un freno para perderla. Pero algunas personas olvidan dónde está el freno y terminan estrellándose. Cada día corren más de un compromiso a otro. Un perrito saltarín, juguetón y ladrador, le enseña a Héctor a descubrir su freno para quitarle velocidad a su agite diario.

Después del cuento…

Cada uno de los volúmenes de la colección Cuentos para conversar, escrita por Gladys Herrera Patiño y coeditada con Desclée, incluye, además de la historia ilustrada, sendos apéndices destinados a las personas adultas. El primero de ellos da breve cuenta del profundo significado de la Convención, en tanto que el segundo invita a madres y padres a sacarle mayor provecho a la historia en la vida familiar, a partir de una propuesta sencilla y lúdica para compartir con sus hijos.


0 Comentarios | "Los derechos de la niñez son motivo de conversación en las familias"

¿Le gustaría dejar un comentario?

  • Publicaciones Edex
  • eDucare
  • SocialDreamers
  • Los Nuevos Vecinos
  • Retomemos
  • EdexTV