Educar para vivir, educar para convivir.

Recientemente, la Delegación del Gobierno contra la Violencia de Género ha dado a conocer el estudio Menores y violencia de género, dirigido por Mª José Díaz-Aguado, en el que han participado 10.465 estudiantes de 14 a 18 años, de 304 centros educativos, además de 3.045 docentes y 268 integrantes de los Equipos directivos de 227 centros. Extractamos algunas conclusiones relevantes desde la óptica preventiva.

El estudio

Sobre la violencia de género (VG) entre adolescentes

  • Es preciso trabajar en la escuela con una perspectiva de género las competencias básicas relacionadas con la construcción de la identidad y el desarrollo socioemocional;
  • aunque una gran mayoría de adolescentes rechaza claramente el sexismo y la justificación de la VG, la ansiedad por contrariar los estereotipos sexistas o la justificación de la violencia como forma general de resolución de conflictos siguen representando importantes condiciones de riesgo;
  • las situaciones de maltrato que un mayor porcentaje de chicas reconoce haber vivido son: abuso emocional (“insultar o ridiculizar”: 16,9 %), control abusivo general (“decidir por mí hasta el más mínimo detalle”: 16 %) y controlar a través del móvil (13,6 %). El 10,9 % reconoce que se ha sentido presionada para situaciones de tipo sexual en las que no quería participar, el 9 % que le han hecho “sentir miedo”, el 8,4 % que le han dicho que no valía nada”, el 7,6 % que el maltratador presumía de dichas conductas;
  • es necesario incrementar los esfuerzos para prevenir la VG a múltiples niveles, incluyendo educación afectivo-sexual para la igualdad;
  • un porcentaje elevado de chicas ha vivido situaciones de acoso sexual online fuera de la relación de pareja: más del 40% en situaciones relacionadas con mostrar o pedir fotografías sexuales y el 22,7% respecto a recibir peticiones de cibersexo;
  • el 13,6% de las chicas se ha sentido presionada para actividades de tipo sexual en las que no quería participar;
  • la mayoría de las presiones se ejercen por el chico con el que salen, salían, querían salir o quería salir con ellas (54,3 %).

Sobre el papel de la escuela

  • El alumnado de centros públicos que reconoce haber tratado este tema (49,3 %) supera al de los centros concertado-privados (42,2 %);
  • el 36,9% del profesorado ha trabajado el último curso sobre VG, algo más las profesoras (39,5%) que los profesores (33,1%);
  • el principal motivo del profesorado para no tratar este tema es la falta de formación (57,5 %), su no inclusión en la programación (55,3 %) y la falta de relación con los contenidos que considera que debe tratar (50,7 %);
  • el 90 % estaría dispuesto a tratarlo en tutoría, y el 70,1 % en programas integrales de centro;
  • el 70 % de los equipos directivos de centros con Plan de convivencia lo considera eficaz para abordar la prevención de la VG;
  • son minoría quienes reconocen tener formación sobre coeducación, igualdad y prevención del sexismo (18 %) o prevención de la VG (12,3 %);
  • el 47,1 % del alumnado no recuerda haber trabajado en su centro la educación sexual;
  • el 82,2 % del alumnado que sí ha participado señala que las actividades de educación sexual fueron dinamizadas por profesionales de fuera del centro.

Nuestra aportación

Conscientes de la  necesidad de fortalecer la educación afectivo-sexual, y de hacerlo en clave de igualdad, hemos realizado diversas propuestas dirigidas a la infancia y a la adolescencia. En este último caso, con apoyo de instituciones como la Diputación de Bizkaia, el Gobierno Vasco y el Ministerio de Sanidad, hemos tenido ocasión de impulsar nuestro trabajo sobre adolescentes, afectos y sexualidades, con distintos acentos, a partir de la iniciativa Retomemos… una propuesta sextimental. Una iniciativa que, en síntesis, incluye dos componentes básicos:

  • Formación: talleres de duración variable en función de la demanda, en los que, mediante metodologías participativas acompañamos en la construcción de un saber práctico en la materia y en el manejo de herramientas didácticas específicas.
  • Material didáctico:
    • una colección de 10 animaciones breves que escenifican los temas clave de la educación afectivo-sexual, abordados desde una óptica empoderadora que tiene su base en el desarrollo de habilidades para la vida como el autoconocimiento, la empatía, el pensamiento crítico, etc.;
    • una guía educativa que presenta 20 propuestas educativas a realizar en torno al cruce de los contenidos que las animaciones abordan y las citadas habilidades.

Nuestra propuesta se dirige al mundo educativo y, en general, a cualesquiera otros espacios en los que equipos de educadoras/es abordan con adolescentes contenidos relacionados con la educación en valores y competencias psicosociales.


0 Comentarios | "Prevenir la violencia de género, un reto educativo"

¿Le gustaría dejar un comentario?

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

  • Publicaciones Edex
  • eDucare
  • Los Nuevos Vecinos
  • Retomemos