Educar para vivir, educar para convivir.
Facebook Twitter Instagram

Tags Archives

You are currently viewing all posts tagged with E-learning.

 

El tiempo sigue su curso, transcurre, a veces sin darnos cuenta. Como dice ese viejo danzón de Liliana Felipe, “todo pasa, hasta la ciruela pasa”. En un “abril” y cerrar de ojos, El TransCurso ha cumplido 12 años. Se trata del primer curso online de la Escuela Iberoamericana de Habilidades para la Vida, de Fundación EDEX, llamado así porque es una de las palabras para nombrar el paso del tiempo y eso es lo que, junto al entrenamiento, requieren las personas y las sociedades para lograr destreza a la hora de gestionar las emociones, tensiones y problemas; a la hora de pensar y de comportarse crítica y creativamente. Estas habilidades para la vida son como músculos que al fortalecerse permiten protagonizar relaciones de igual a igual, con empatía, sin violencia, desde la autodeterminación y la cooperación.

Quizás, lo que ha permitido no sentir el paso del tiempo es que cada una de las 30 ediciones realizadas en estos 12 años, ha sido única. Si bien los contenidos, el equipo docente y la pedagogía han ido transformándose gradualmente, son los grupos los que hacen de esta formación una experiencia singular. Su buen o mal resultado no lo determina únicamente la base que encuentran en la plataforma, con su diversidad de recursos. Son también los aportes de cada persona tras realizar los experimentos, son las maneras en que allí mismo, cada participante se relaciona e interactúa en los foros, utilizando estas habilidades.

Cada grupo que ha estado en El TransCurso ha sido diverso en nacionalidades, creencias, edades y oficios. Durante tres meses de sus vidas comparten con gente interesada en lo mismo: en aprender a construir espacios de confianza en la escuela, en el trabajo, en la familia, en sus comunidades; espacios donde las personas puedan expresarse, escucharse, estar o no de acuerdo, donde crean en el poder de la conversación y de la colaboración.

Ha coincidido que la fecha en la que El TransCurso inicia su primera edición en 2012, un 23 de abril, sea la misma en la que finaliza la trigésima edición, en 2024. En este enlace puede ver la celebración de esta docena de años.

Que sea esta una oportunidad para saludar y agradecer al grupo de Ex-TransCursionistas, de los 23 países que han sido parte de esta historia, y también a los diversos gobiernos e instituciones aliadas que la han hecho posible, especialmente a la Cátedra de Promoción de la Salud, de la Universidad de Girona, que conjuntamente con EDEX, certifica esta formación.

Como se ve en la programación de la Escuela Iberoamericana de Habilidades para la Vida, El TransCurso ya tiene previstas las fechas de dos ediciones más: la 31, en septiembre de este año y la 32, en enero de 2025. Esperamos seguir celebrando esta ruta que aporta a la promoción de la salud y al desarrollo humano y social. Uno de los retos propuestos hace 4 años, tras la publicación de Te leo y me Veo, se va logrando: enfatizar no solo en las transformaciones individuales sino también en las colectivas.

A veces creemos que nada podemos hacer frente a las desigualdades, violencias o dificultades psicosociales, sin embargo, desarrollando destreza en estas habilidades para la vida, estaremos en capacidad de no quedarnos de brazos cruzados y realizar mejoras o transformaciones graduales, pequeñas y a la vez significativas, al alcance de nuestras manos y de nuestras comunidades.

 

 

En abril de 2012, después de un par de años de maduración, 30 personas experimentadas, profesionales, llegadas de los mundos de la educación, la salud y el desarrollo comunitario, en 12 países, iniciaron nuestro primer curso básico en línea sobre Habilidades para la Vida (HpV). Tras la positiva experiencia, se ajustó de acuerdo con sus recomendaciones y le llamamos El TransCurso para destacar que el aprendizaje de las HpV transforma nuestras relaciones, y que esto no se da silvestre ni de repente, sino que se va madurando con el transcurrir de la vida.

El TransCurso se nutrió de experiencias previas de formación presencial que Fundación EDEX había desarrollado desde 2002 desde la Escuela Iberoamericana de Habilidades para la Vida. Ellas nos habían mostrado que las claves para aprenderlas y enseñarlas estaban en diseñar propuestas interactivas, de escucha, con entrenamiento y entretenimiento, con reflexión y espacios de expresión donde fueran las personas las que le encontraran sentido a las HpV en su vida personal, laboral y ciudadana.

Tomando en cuenta que se trataba de un curso en línea, estas claves se adaptaron al lenguaje multimedial y a las facilidades de interacción que permite este escenario. Hoy, cuando promovemos su XXVII edición, se aloja en nuestra Escuela junto a otros cursos como  La Aventura de la Crianza, Prevención con “P” de PersonasCon Otros Ojos, este último incorporado durante la pandemia.

 Una manera particular de hacer formación en línea

Desde la primera edición guardamos con celo la riqueza de aprendizajes, palabras, preguntas, llantos e ilusiones que las personas participantes iban compartiendo con generosidad, sin juzgarse ni a sí mismas ni a las demás personas, motivadas por la fuerza de la conversación. Intuíamos la existencia de una mina llena de saber-hacer sobre las HpV.

En 2019 fuimos a nuestra bitácora y nos dispusimos a leer testimonios de las 686 personas que realizaron El TransCurso en las 18 ediciones de sus 7 primeros años. El hallazgo más interesante fue el de los caminos propios: no hay recetas ni fórmulas sino personas y organizaciones capaces de hacer su mezcla de las HpV, dándole su particular desarrollo, como quedó reflejado en Te leo y me veo, la memoria que recoge una muestra de la riqueza encontrada al volver sobre lo escrito.

Lo interesante es que este alto grado de interacción se dio entre personas desconocidas entre sí, en la mayoría de los casos, partícipes de culturas lejanas y distintas, algunas muy comunicativas, otras silenciosas; personas de las que no sabíamos sino un nombre con una pequeña foto al lado. La conexión fue posible porque en dicha pantalla aparecían los relatos de seres humanos que se parecían entre sí; eran como ventanas a las que la curiosidad invitaba a asomarse para apreciar la diversidad de formas que hay de ser personas.

Una nueva década con impulso renovado

 Comenzamos esta segunda década del capítulo en línea de nuestra Escuela, habiendo compartido aprendizajes con un total de 1.881 personas, de 21 países, en un total de 46 ediciones de nuestros cuatro cursos. Una década en la que la colaboración de numerosas personas, administraciones públicas y universidades ha sido fundamental para alcanzar buena parte de nuestros objetivos, consolidar un equipo internacional al frente de las tutorías y equilibrar las finanzas que hacen de la Escuela una iniciativa sostenible, al punto de que nos ha permitido conceder 611 becas a organizaciones del tercer sector de acción social, la mayor parte de ellas por el total del coste de la matrícula.

Una nueva etapa en la que la modalidad en línea se verá enriquecida en breve, con la incorporación de dos nuevos cursos: La Aventura de la Vida, que acompañará a maestras y maestros que aplican el programa de igual nombre, y Entre adolescentes, curso para  agentes que trabajan educacionalmente con este grupo de edad.

Un nuevo tiempo, ahora que lo peor de la pandemia ha pasado, que nos permite retomar el encuentro piel con piel con quienes desean compartir la experiencia de aprender y enseñar Habilidades para la Vida. Así ha sucedido recientemente en Puerto Rico y en México, y así ocurrirá a lo largo de los meses de octubre y noviembre, cuando nos encontraremos con agentes de salud, educación y acción social en Coimbra, Lisboa, Santa Cruz de Tenerife, Las Palmas, Córdoba, Valladolid, Bilbao, Portugalete, Sestao, Barcelona, Tarragona, Lleida, Girona y Zaragoza.

Finalizando el 2021, anunciamos el 30 aniversario de cooperación para el desarrollo mutuo de Fundación EDEX. Hoy les contamos cómo hemos vivido una de las iniciativas incluidas en dicho marco, realizada entre el 21 de febrero y el 2 de abril de 2022.

Celebrar juntándonos

Tras revisar algunas maneras de hacerlo, apostamos por la oportunidad de encontrarnos en el marco de la sexta edición de Con Otros Ojos, uno de nuestros cursos en línea. Convocamos a personas de 26 organizaciones amigas de 14 países con las que hemos podido colaborar en el pasado, en el presente y con las que esperamos seguirlo haciendo en el futuro.

A cada una de ellas ofrecimos becas que facilitaran la dicha del reencuentro. Algunas centran sus acciones en prevención del abuso de drogas, otras en apoyar el desarrollo juvenil, promover salud, derechos de infancia, igualdad; algunas se concentran en el mejoramiento de la educación y la transformación de los entornos desiguales e inequitativos. Todas ellas metidas bajo esa sombrilla grande del desarrollo humano que entiende a las personas y comunidades como protagonistas de sus existencias, un desarrollo humano visto como “aumento de la capacidad humana para actuar según el propio criterio…los individuos pueden configurar su propio destino y ayudarse mutuamente. No tienen porqué concebirse como receptores pasivos de las prestaciones de ingeniosos programas de desarrollo”, tal como lo expone Amartya Sen en su libro Desarrollo y Libertad.

Cooperar Con Otros Ojos

El curso inició el 21 de febrero con 40 profesionales de dichas organizaciones: 12 hombres y 28 mujeres. Puede sonar un poco extraño porque las personas se juntan a celebrar en un bar, en un restaurante o van al cine. En este caso lo hicimos, simbólicamente, en el marco de un curso que propone aproximarnos a la realidad Con otros Ojos.

Con Otros Ojos es una formación en línea en donde se parte del principio de que cada mirada humana da cuenta de una parte de la realidad, que al juntarlas y ponerlas a dialogar pueden dar origen a saberes y acciones nuevas, en lo personal y lo colectivo. Se trata de un diálogo en el que las partes se relacionan, de igual a igual, con tiempo para que cada quien se exprese y escuche, con espacio para crear puntos de conexión y desconexión, para ser capaces de construir algo que se nutra de los distintos puntos de vista pero que no sea ninguno de esos puntos de vista. Parecido al tipo de cooperación por la que hemos apostado, que no transfiere, sino que construye. Algunos aportes que fueron apareciendo en los foros lo confirmaron:

  • “Desde la filosofía latinoamericana, el reconocimiento “del otro” está muy presente. Antes de este curso no había visto explícitamente mencionada la relación entre dicho reconocimiento y la empatía. También me pareció genial pensar estos conceptos enlazados con la comunicación asertiva y el derecho humano, es decir la comunicación”. 
  • “Un gusto ir leyendo las narraciones y sentires de cada compañero/a, gracias por abrir sus mundos!”.
  • “Se me juntaron dos cursos. Mientras el otro me agobiaba, este me encantaba. Quería ver con calma todos los link. Ha sido un respiro para mi estrés, un desahogo el soltar mis preocupaciones, gracias me ha encantado”. 
  • “Tuve un avance increíble con la persona que elegí en mi meta retadora. Qué increíble, qué aprendizaje tan maravilloso. Lloro de emoción, asombro, de gratitud y confianza”.

Habilidades para transformar nuestras vidas

Así, en plural y singular. Las habilidades para la vida, motor de aprendizaje de nuestros cursos, sirven para eso, para transformar cooperativamente la manera en que nos conectamos, relacionamos y convivimos. Es en el plano de las relaciones en donde podemos ver el fruto de este aprendizaje. Les dejamos con este extracto de lo que fue el evento de cierre de la sexta edición de Con Otros Ojos, a cargo de nuestro amigo y colaborador Eric Chartiot, con su espectáculo, la magia de la vida.  En la agenda hemos ido colocando nuevas celebraciones y encuentros que les iremos compartiendo. Nos gusta celebrar estos 30 años y aprovecharlos para aprender más sobre esto de cooperar para el desarrollo humano mutuo.

 

Hay una frase de Montaigne que dice: “la palabra es mitad de quien la pronuncia y mitad de quien la escucha”. Habrán visto que en este blog mencionamos con frecuencia 4 palabras sobre las cuales gira nuestro quehacer en Fundación EDEX: “Habilidades para la Vida”. En este post queremos iniciar aclarando nuestra mitad sobre ellas, esperando aportar así a la mitad que le corresponde a quienes lean esta entrada.

¿De qué habilidades hablamos?

Cuando hablamos de Habilidades para la Vida (HpV) nos referimos a las siguientes 10 destrezas: el autoconocimiento, la toma de decisiones, el pensamiento crítico, el pensamiento creativo, la empatía, el manejo de las emociones y los sentimientos, el manejo de las tensiones y el estrés, la comunicación asertiva, las relaciones interpersonales y el manejo de los problemas y los conflictos. Son las mismas 10 habilidades que en 1993, la OMS agrupó en una iniciativa que denominó así: “Habilidades para la Vida”.

¿Y para cuál vida? 

Cuando decimos que son para la vida estamos pensando en esa fuerza vital que pueden tener nuestras relaciones de manera que sean gratas, ricas y, sobre todo humanas -no inhumanas. Que hagamos lo que hagamos, las personas no nos pisoteemos ni a nosotras mismas ni a ninguna otra persona ni al entorno (éste último entendido como planeta tierra, planeta país, planeta ciudad, planeta barrio, planeta familia, planeta nosotros, etc.). Por eso los dos grandes marcos de esta propuesta son la ética del cuidado y los derechos humanos.

Un camino para la transformación

El entrenamiento en estas 10 HpV en niñas, niños, jóvenes, docentes, familias y demás líderes sociales es una de las maneras o caminos para ir haciendo las transformaciones necesarias para lograr este tipo de relaciones. No es el único, es sólo el que Fundación EDEX ha elegido para afrontar desafíos como los que tenemos hoy relacionados con los consumos, las adicciones, la exclusión, las violencias…

¿Escuela Iberoamericana de Habilidades para la Vida?

Aclarado lo anterior, nos resta señalar, también, que aunque desde el año 2000 hemos venido trabajando en este marco conceptual, fue la primera edición de El TransCURSO, uno de nuestros espacios de formación en línea, el que formalizó el comienzo de la Escuela Iberoamericana de Habilidades para la Vida, en 2012, Desde entonces, Fundación EDEX  dinamiza este espacio para que las personas y organizaciones de América Latina, el Caribe y España interesadas en aprender y en enseñar estas Habilidades, lo puedan hacer tanto presencialmente como en línea. En las dos modalidades, la pedagogía permite el co-aprendizaje, la conversación y la construcción de sentido en la vida personal y colectiva.

Después de poco más de 2.000 días de trabajo, han sido  más de 8.000 personas certificadas de 22 países diferentes: cerca de 1.000 en línea y las restantes de forma presencial.

Tres de nuestros cursos en línea están por comenzar

En los respectivos enlaces encontrará la información de cada uno. Le invitamos a revisarla detenidamente.

Algunos testimonios de las últimas ediciones

Para terminar, un puñado de testimonios de personas que han hecho estos cursos y que nos permiten acercarnos a otras mitades del significado que tienen estas 4 palabras: “Habilidades para la Vida”:

* “Me pareció muy atractivo el aprender de nosotros mismos también mirando a los demás, poner en la práctica personal los contenidos teóricos…muy interesante”.

* “Excelente, me permitió valorarme, reconocerme, observarme y aprender a no juzgarme ni justificarme en otros/as personas. Leer a compañeras y tutores, recibir sus comentarios fue enriquecedor”.

* “Fue muy agradable y emocionante transitar esta experiencia. Me permitió vivir la magia de la crianza, todo ha cambiado, mi sentir, todo se ve distinto, he cambiado el lente desde donde miro. ¡Gracias y muchas gracias!”

* “Desde que ingresé a la institución donde trabajo he escuchado hablar sobre Habilidades para la Vida, incluso he trabajado con grupos, habilidades como el Autoconocimiento y la Comunicación Asertiva… Sin embargo, no había tomado la decisión de trabajarlas primero conmigo misma, craso error, pues la mejor manera de ayudar a otros es comenzando conmigo.

* “Lo que más me ha aportado el curso ha sido: claridad, ideas, ilusión, recursos y “un buen sabor de boca”.

* “Por primera vez en un conflicto emocional estoy intentando dejar reposar para tomar distancia.”

* “Este curso ha sido una super herramienta para entender que mis niños no son fotocopias mías o de su mami, sino que son individuales y diferentes y, que ellos tienen la suficiente capacidad de autogestionarse, autocontrolarse, que ellos mismos pueden descubrirse, ser emprendedores, ser creativos y más, y que si yo no empiezo a ver eso en mí, primero, menos lo veré en mis hijos, este curso me ha dado un empoderamiento para asumir la crianza desde una perspectiva diferente, ahora veo más claro lo que es criar”.

* “Han sido foros muy abiertos, con una excelente participación y permitiendo la aportación de puntos de vista muy distintos (a la vez que, paradójicamente, similares)”.

“No me quiero ir. No quiero que el 11 de diciembre se “apague” la plataforma del “TransCurso”. Ha sido mi bastón, mi apoyo, mi escape. Durante estas semanas encontraba sosiego y descubría muchas cosas cada vez que me sentaba con las unidades. …¿Qué puedo decir?…ME QUEDA TOOODO…me voy con el corazón y con los ojos más grandes, con 2 orejas de verdad y 1 boca… ¡creo que esto me lo aplicaré siempre! Ya lo estoy transmitiendo cuando trabajo con los técnicos y los peques. Mando un abrazo virtual, bueno, prefiero un beso…. ¡espero que volvamos a coincidir!” 

Estas fueron las palabras de despedida de una de las cuarenta y cinco participantes en la IX Edición del TransCurso, que terminó el pasado 11 de diciembre de 2015. Se parecen mucho a las palabras del resto del grupo: están cargadas de nostalgia por la partida, de alegría y sorpresa por lo aprendido y de esperanza y gratitud por haber encontrado en las 10 Habilidades para la Vida, herramientas para seguir transformando las relaciones consigo mismos, con las demás personas y el entorno (en ese orden).

Los deseos de continuar

¿Por qué no se quieren ir del TransCurso, si son 12 semanas (3 meses) y además es una formación a través de Internet? Probablemente, porque hay varias oportunidades para implicarse -en el proceso personal y grupal- y eso crea lazos. Y porque, además, resulta una experiencia emocionante y vital:

  • “Cuando empezamos el curso pensé que me aburriría, es que hemos hablado tanto de estos temas a lo largo de nuestra formación como docentes. Pero no fue así. La metodología, los tutores, los participantes, todo me encantó”.
  • “Me gustaba este contacto semanal con todos, leer los comentarios y las experiencias de personas tan distantes y tan próximas a la vez”.
  • “Los conocimientos no sirven de nada si no se llevan a la acción, y el TransCurso me llevó a poner todos mis recursos en acción. Puse acción en situaciones, para mí complicadas, que no sólo fueron resueltas y las relaciones rescatadas o reparadas, sino que siento en mí una persona distinta a la que era”.

No se quieren ir, quizás también, porque se puede respirar una pedagogía en donde todas las personas aprenden y enseñan, como suele suceder en la vida diaria, sin pretensiones, sin calificaciones, muchas veces hasta sin darnos cuenta:

“He podido relacionarme con nuevas personas y leer sus apasionantes historias de vida. Me ha gustado que me dieran apoyo cuando lo requería y me ha gustado poder ofrecerlo. Pienso que a pesar de ser un curso virtual se puede crear un cálido clima lleno de humanidad. GRACIAS A TODOAS por hacerlo posible”.

Cambios que se notan

Y, finalmente, creemos que las personas no se quieren ir del “TransCurso” porque el entrenamiento en Habilidades para la Vida da buenos resultados en el plano de las relaciones: “mis hijos se sienten mejor con mis cambios”; “La relación con mi esposa ha mejorado, está asombrada de mi actitud”; “Hoy puedo decir que mi relación con mi familia mejoró gracias a que puse en práctica lo aprendido en el curso”; “Esta semana decidí divorciarme”.

A nombre de todo el equipo docente de la Escuela Iberoamericana de Habilidades para la Vida, gracias a las personas, que aparecen arriba en la fotografía, por habernos acompañado en el TransCurso entre septiembre y diciembre de 2015. Aprendimos mucho en su grata compañía.

Despedida y bienvenida a la vez

Resulta inevitable cerrar este post con más palabras de despedida de este grupo que son a la vez palabras de bienvenida para quienes se animen a formar parte de los nuevos grupos: el de la X Edición, que se realizará del 22 de febrero al 22 de mayo de 2016; el de la XI Edición, entre el 30 de mayo y el 19 de agosto o el de la XII Edición que irá del 19 de septiembre al 9 de diciembre de 2016:

“Como cada lunes a estas horas, desde hace varias semanas, me siento frente al ordenador y frente a la ventana de la habitación para iniciar la tarea semanal del Transcurso. Esta vez será la última. Hace mucho frío en el norte de España; pero, hoy, después de días de lluvia, ha salido el sol. Y eso me pone de buen humor. Simplemente quería despedirme de todos ustedes, escribiendo que ha sido un placer haber compartido un espacio virtual y un tiempo de aprendizaje y de crecimiento personal, grupal y metodológico. Anoche estuve viendo en la televisión una entrevista a Pepe Mújica, el ex-presidente uruguayo (siempre que le escucho, me entran unas ganas irresistibles de hacerme uruguayo). Decía: “tal vez sea el momento de dejar de pensar como españoles, como uruguayos, como chinos… y ponernos a pensar de un modo global y colectivo. Los problemas en África son nuestros problemas, la contaminación de los océanos es nuestra contaminación, las bombas que caen en Siria, están cayendo también encima de nuestras cabezas”. Eso es lo más preciado que me ha concedido haber participado en el Transcurso: ahora tengo los ojos más grandes. Un abrazo y hasta siempre”.

Con testimonios como los que hemos compartido, que se repiten edición tras edición, se renuevan los ánimos de EDEX, promotora del TransCurso y los de la Cátedra de Promoción de la Salud de la Universidad de Girona, que nos acompaña en la acreditación. Si decides formar parte de estas nuevas ediciones, puedes matricularte únicamente, un mes antes de cada inicio, ingresando a http://escuela.habilidadesparalavida.net/login/index.php

Para más información escribe a escuela@edex.es

Virginia ImazA Virginia Imaz la conocimos en Portugalete en 2005, cuando EDEX organizó el I Seminario Internacional de Habilidades para la Vida. Apareció así, de repente, con toda la fuerza que traen las buenas sorpresas. Aunque en el programa figuraban las “Clownclusiones”, nadie se imaginaba lo que sería. Incluso, más de una persona llegó a pensar que habíamos digitado mal la palabra “conclusiones”.

Durante 11 años, Virginia fue maestra. Hoy es payasa profesional, narradora de cuentos y fundadora de Oihulariklown, un grupo de teatro que se le conoce, sobre todo, por esto de las “clownclusiones” que son una práctica que mezcla el análisis institucional y las relatorías con la improvisación clown.

Cuando conferencistas y panelistas han hecho sus intervenciones, ella aparece, como por arte de magia, en la escena. Lleva consigo varias hojas de notas (la chuleta), que ha tomado de todas las presentaciones, su nariz de clown y una maleta de cachivaches que le ayudan a construir eso que ella llama “metáforas transformadoras”. Lleva escaleras de albañil, pollos, mundos inflables, cuentos y espejos, entre muchos recursos más, con los que le devuelve al público, “mezclados como ensalada”, un buen manojo de voces e ideas que se han escuchado durante el evento, con el aliño del humor.

De su trabajo destaco, especialmente, dos aspectos: el primero, que sea un cuerpo y una mente de mujer las que nos seduzcan a pensar sobre lo que pensamos, a relativizar nuestra mirada, a “aligerar el exceso de seriedad y gravedad” que se imponen en este tipo de eventos. Y el segundo, que nos haga reír, no sólo tanto sino sobre todo, tan bien reído (primero de sí mismos) y de manera tan oportuna: un cierre de Jornadas y Congresos con broche de oro.

Y lo de cerrar, es relativo. Su aporte, en realidad, abre la mente y el corazón de todas las personas participantes, nos despierta y nos deja con ganas de volver sobre el tema, con la motivación necesaria para avanzar en él.

En EDEX le hemos pedido que nos acompañe en los cuatro Seminarios Internacionales de Habilidades para la Vida que hemos celebrado entre 2005 y 2015. Es una manera de homenajear a la alegría que, desde nuestro enfoque pedagógico, es una de las invitadas que no puede faltar en todo proceso de aprendizaje, sobre todo en los que tienen que ver con las Habilidades para la Vida.

Virginia, también, nos acompaña, desde 2012, en nuestra oferta digital a través de la Escuela Iberoamericana de Habilidades para la Vida. Para la IX Edición del TransCurso, que iniciará el próximo 14 de septiembre de 2015, está prevista como conferencista invitada para chatear sobre la creatividad en la vida cotidiana, que tanta falta nos hace a las personas cuando nos relacionamos con nosotras mismas y con las demás.

Les invito a escuchar, aquí abajo, a Virginia. En pocos minutos nos cuenta cómo logra lo mucho que logra con las clownclusiones y para qué sirven:

Entrevista Virginia Imaz

 

“Einstein decía que «la educación es aquello que queda después de olvidar todo lo que nos han enseñado». Comparte en este foro lo que ha quedado en ti después de este TransCURSO. Se reciben también despedidas y manifestaciones de aprecio o “desprecio” que broten espontáneamente”.

Con este texto y con esta fotografía,  se plantea el foro titulado “Lo que nos queda” para que el grupo de participantes del TransCurso se despida y comparta su experiencia después de tres meses de formación –online- en Habilidades para la Vida (HpV).  Y es de los comentarios allí publicados y de la evaluación que realizamos, de donde hemos extraído tres claves pedagógicas para el aprendizaje de estas habilidades: emoción, conversación y transformación. Con mucha alegría y satisfacción vemos que, tras siete ediciones realizadas, estamos cumpliendo los objetivos que nos planteamos. La docena de fragmentos seleccionados, que copiamos a continuación, son una muestra de los aprendizajes más reiterados por los grupos:

  • Me voy con una dependencia menos (el cigarro) y con unas metas más. Me voy con una apuesta en firme por mi salud y por el cambio, cambio en cuanto a intentar mejorar lo que me rodea. Me voy repleta, llenísima y a la vez más ligera. Creo que he escrito sobre cosas que no había verbalizado antes y esto alivia carga…”
  •  “Del curso me gustó que fuera muy entretenido. He adquirido un montón de recursos para poder hacer llegar a más personas la “bondad” de las habilidades para la vida. Me gustó mucho también el hacer ejercicios tan personales (cómo cuesta aplicar todo a una misma!) Muchas gracias a todo el grupo, a companer@s, a profesorado… Todo ha sido mágico”.
  • “Otro aspecto bien especial que me llevo de este Transcurso es que me permitió dedicar un tiempo para mí, hacer consciente lo importante que es cuidarnos antes de cuidar a otros. Más que la teoría que profesionalmente conozco, vivenciarlas fue fabuloso.
  • “Hay una frase que me gusta y la quiero compartir. Es de Benjamin Franklin y dice: “Dime y lo olvido, enséñame y lo recuerdo, involúcrame y lo aprendo”. Precisamente esto ha pasado en este Transcurso al enseñarme e involucrarme. Mi aprendizaje ha sido más significativo. Fue un curso muy innovador, creativo y de participación de todas y todos”.
  • “Tomar parte en este curso fue una excelente oportunidad para conocer a otras personas, otras realidades, e interactuar a través de foros, textos e historias personales. Eso es todo lo que quiero aprender en la vida. Creo en la educación para romper la rutina de los planes de estudio y que puede ir más allá de las paredes de las escuelas”.
  • “Me parece que el aprendizaje entre pares se dio de una manera poco usual al no “vernos” con los ojos; sin embargo nos pudimos ver con el alma… y el conocer a otros y compartir experiencias y comentarios fue de mucha riqueza”.
  • He llegado al final del TransCurso y me llevo una sensación de conexión, hasta íntima, con un montón de gente de éste y aquél lado, incluso hasta cierta sensación de pena porque se termina…”.
  • “Me voy con una biografía a revisar, con necesidad de trabajar y mimar mis relaciones, de hacer más grata la vida a la gente que me rodea queriéndoles mejor, porque mucho ya les quiero”.
  • “Se me saltan las lágrimas y a la vez me siento feliz. Qué afortunada haberos encontrado. Me habéis dado la oportunidad de re-enamorarme de mi misma, de aceptarme con mis defectos y mis virtudes, de tomar las riendas…”
  • “Es una pena que se termine, porque para mí formabais parte de mis tardes-noches, momento del día que me daba el espacio para poder estar con vosotr@s”.
  • “Este curso es la experiencia más hermosa que me ha sucedido en los últimos años, es para vivirlo extasiarse de él, sacarle provecho, es para vivir mejor conmigo, con los demás y con mi entorno”. 
  • “¿Cómo me voy? Muy satisfecha y segura de que la decisión de inscribirme fue excelente. Realmente me encantó el curso”.

Tras leer estas palabras, que provienen de personas mexicanas, venezolanas, colombianas, españolas, nicaragüenses, uruguayas, ecuatorianas, brasileras, cubanas, paraguayas, dominicanas, costarricenses, argentinas, chilenas, puertorriqueñas, salvadoreñas y guatemaltecas, que han vivido con Fundación EDEX esta experiencia, todas ellas vinculadas, desde diferentes escenarios, con el mundo de la educación de niñas, niños y jóvenes, nos quedan, entre otros, los siguientes aprendizajes:

  • Que las Habilidades para la Vida (HpV) son un gran soporte para fortalecer nuestra capacidad de vinculación.
  • Que los espacios u oportunidades que se creen para entrenarnos en estas habilidades deben propiciar eso: vínculos revestidos de afectos y emociones gratas.
  • Que resultan significativas y coherentes aquellas experiencias pedagógicas que ponen su acento en la conversación entre iguales, desprovistas de un centro que pone una calificación e impone un punto de vista, que busca acompañar y hacer fluir la riqueza desde las diversas partes del proceso.

Hace unos días, Miguel Costa Cabanillas, a quien solemos invitar para que nos deleite con una conferencia-chat, a manera de cierre en el TransCurso, nos regaló generosa y espontáneamente estas palabras:

“He tenido el privilegio de asomarme al mejor curso del planeta Tierra –ni es broma, ni adulación, es sencillamente, admiración y reconocimiento- y, honestamente, no he visto a lo largo de mi carrera profesional un curso tan bien hilvanado, confeccionado, motivante, empoderador y validante. Es un curso único en eso de dejar huella en el alumnado y en los monitores.  Los criterios me alucinan por vuestra capacidad e ingenio para comprometer a los participantes y promover un aprendizaje experiencial. Por otra parte, el tema (HpV) tiene una importancia estratégica de tal naturaleza que merecería evaluarlo –me imagino que lo estáis haciendo- y enviarlo a la OMS como ejemplo de buenas prácticas para el Desarrollo Humano. Un fuerte abrazo con deseo de que tengáis un gozoso 2015″.

Todo lo anterior nos motiva a continuar con este TransCurso, que el próximo 23 de febrero inicia su octava edición. De igual manera, ha sido el combustible para cocinar la segunda oferta online de la Escuela Iberoamericana de Habilidades para la Vida, esta vez dirigida a familias, que esperamos iniciar el próximo otoño. Conservaremos la cercanía, la emoción y el enfoque vivencial logrado en esta experiencia. Innovaremos en todo lo necesario para humanizar más nuestras maneras de aprender, de relacionarnos y de acompañar a nuestras niñas, niños y jóvenes.

Hoy existe un grupo de 168 personas, en 17 países, que tienen algo en común: un día tomaron la decisión de matricularse en el “TransCurso”, un espacio online de formación que Fundación EDEX viene ofreciendo, desde el 2012, a través de la Escuela Iberoamericana de Habilidades para la Vida. De la mano de este grupo, una sospecha que teníamos está creciendo a pasos agigantados: las personas no hemos venido al mundo para lamentarnos de lo mal que están las cosas o para acostumbrarnos a ellas; hemos venido para lograr que cada día sean un poco mejores.

Una ruta posible para tal propósito es la de irnos de “turismo”, como diría Mafalda, por nuestra propia vida y protagonizar los cambios que queremos ver en el mundo. Esto no es algo que se logre de la noche a la mañana o en 60 horas, que es la carga horaria  del “TransCurso”. Sin embargo, para muchas de estas 168 personas, la experiencia vivida durante estos tres meses ha sido con-movedora, es decir, lo suficientemente significativa como para moverse del punto en el que estaban e iniciar transformaciones. Así lo confirman los testimonios de quienes, en 2014, han participado, que coinciden con las de 2013 y 2012:

–         “Este TransCurso me ha mostrado la variedad de rutas para ir mejorando en la vida. Mi familia nota cambios favorables en mi persona y eso me agrada pues observo una consolidación entre nosotros”.

–         “Me voy de este Transcurso sintiéndome diferente, una mejor persona conmigo misma, pero sobretodo con las personas que me relaciono, como mi familia, mis hijos, mi pareja, con mis amigos, compañeros de trabajo; es sorprendente cómo, con acciones tan sencillas, aplicándolas cotidianamente, se puede generar un cambio tan sorprendente; gracias por devolverme esa capacidad de asombro ante lo sencillo, lo cotidiano y mirar con anteojos diferentes a las personas, a las situaciones, a la vida. ¡Nuevamente muchas gracias¡”

–         “Tengo la sensación de que algo se ha desbloqueado en mi cuerpo y en mi mente… He disfrutado mucho con los ejercicios, con las sugerencias de otros compañer@s y ex alumn@s.  Los xat-conferencia con vosotros…  me sentaron como una inyección de vitaminas. ¡Exquisito! ¡Muchísimas gracias!

–          “Es, sin duda alguna, el MEJOR CURSO en línea que he tomado”

–         “Este curso es la experiencia más hermosa que me ha sucedido en los últimos años. Es para vivirlo, extasiarse de él, sacarle provecho, es para vivir mejor conmigo, con los demás y con mi entorno. ¡Gracias, infinitas gracias!”

–         “Considerando mi carga de trabajo, me pareció excelente la flexibilidad para abordar las temáticas en cuanto al libre horario que cada uno ajustó a su tiempo.”

–         “Lo único que puedo decir es que no me imaginé que aprendería tanto con este curso. Era bastante escéptica. Ahora reconozco que me siento como cuando comencé a estudiar inglés. Creí que nunca lo aprendería. Gracias”

–         “Mi experiencia en este primer acercamiento  a las Habilidades para la Vida es muy agradable. Salgo con “traje nuevo y a la medida”. Uno debe dejar de lado esa “ropa vieja” que está llena de ideas que no resultan favorables para reconocer la otredad y la diversidad cultural”

–         “¡EsteTransCURSO fue como cuando comes algo que te encanta y sólo quieres seguir comiendo! Y lo más maravilloso es que en mi práctica docente he regulado muchas cosas con mis alumnos y en mi salón hemos logrado crear un clima lindo”.

–         “No quería que terminara. Me siento nostálgica pero también transformada y con ímpetu de más transformación. En verdad disfruté mucho este TransCurso, me sentí muy arropada estas 12 semanas, dediqué tiempo de calidad para mí, disfruté, lloré, reí, recordé, suspiré, en fin……… muchos sentimientos”.

Como lo dejan ver estos testimonios, estas 168 personas tienen mucho en común  -lo cual es reconfortarte-. Y también muchas cosas distintas -lo cual es estimulante (como anota Serrat en su canción): algunas son licenciadas en psicología, educación, farmacia, administración, psicopedagogía, odontología, antropología, derecho, sociología, medicina, economía; otras con maestrías en sexualidad, salud pública, educación física, arte, comunicación, promoción de la salud, psicodrama; unas hombres, otras mujeres; unas entre los 21 y 35 años y otras entre los 36 y 60. Toda esta pluralidad  ha venido enriqueciendo al TransCurso, edición tras edición, con los aportes y evaluaciones hechas por los diferentes grupos; se han venido madurando y renovando sus abonos y recursos de manera que cada cosecha arroje mejores frutos. El grupo docente es igualmente diverso: 3 de América Latina y 2 de España, hombres y mujeres.

La séptima edición iniciará el próximo 15 de septiembre y terminará el 5 de diciembre.  Este curso va dirigido a todas aquellas personas interesadas en con-moverse para iniciar pequeños cambios en sus vidas que repercutirán, sin duda, en el tipo de mundo que queremos construir. Y, sobre todo, a aquellas que tienen en sus manos el reto de acompañar la educación de niñas, niños y jóvenes.  Como decía recientemente un tendero de un poblado vecino, “nada peor que un buen consejo acompañado de un mal ejemplo”. Entrenarse en las 10 Habilidades para la Vida es precisamente alcanzar gradualmente esta coherencia. Es dar pasos que nos acerquen, cada vez más, a esa persona capaz de enseñar más con sus actuaciones que con sus definiciones, consciente de su rol eterno de aprendiz.

Las plazas son limitadas. Entre el 18 de agosto y el 13 de septiembre de 2014, puede darse de alta y completar su matrícula, aquí.  Puede ver la información completa en nuestra plataforma: http://escuela.habilidadesparalavida.net/

El viernes 17 de mayo celebramos en Bilbao, en Bizkaia Aretoa, el encuentro Habilidades para la vida: herramientas para promover el bienestar y la inclusión social. Sesenta y cinco profesionales de diversa procedencia (ONG y administraciones públicas, educación e intervención social, etc.) nos encontramos en una mañana en la que pretendíamos presentar el modelo de formación en habilidades para la vida en el que basamos nuestro trabajo, y algunas de las herramientas que hemos creado para potenciar nuestra intervención en este ámbito

La inauguración corrió por cuenta del director de EDEX, Roberto Flores, que aprovechó la ocasión para recordar que la organización celebra este año su 40º aniversario. Estuvo acompañado en la mesa por el director de la Agencia Vasca de Cooperación para el Desarrollo, Paul Ortega, y el director de Política Familiar y Desarrollo Comunitario del Gobierno Vasco, José Luis Madrazo, quienes vincularon el desarrollo de competencias y habilidades a sus respectivas áreas de responsabilidad e hicieron referencia al 40 aniversario de EDEX  con unas palabras de reconocimiento que no podemos sino agradecer.

Tras la inauguración, Miguel Costa, director del Centro de Promoción de Hábitos Saludables del Ayuntamiento de Madrid, dictó la conferencia Competencias y empoderamiento en tiempos de incertidumbre, en la que, entre otras cuestiones, animó a hacer una lectura de las habilidades para la vida en clave política, como herramientas de transformación personal y social.

Claudia Victoria Téllez presentó una panorámica general de las políticas públicas de la Alcaldía Mayor de Bogotá en relación con la convivencia y la ciudadanía, seguida por Diana Mena que presentó la aplicación de La aventura de la vida en Engativá.

Seguidamente, Gladys Herrera, directora pedagógica de la Escuela Iberoamericana de Habilidades para la Vida, e Iván Darío Chahín, director de EDEX en América Latina y El Caribe, presentaron las señas de identidad de la formación presencial y online en habilidades para la vida. En este último apartado, TransCURSO, curso online en Habilidades para la Vida, está ya próximo a cerrar su tercera edición, y se encuentra en este momento en fase de recogida de inscripciones para la cuarta.

Finalmente, Oihana Rementería y Nerea Jiménez, presentaron las dos herramientas creadas por EDEX en este último curso para promover la resiliencia en niñas y niños, y en adolescentes, respectivamente.

Dimos así término a una jornada breve pero intensa, que permitió compartir mapas conceptuales, experiencias y herramientas que esperamos ir dando a conocer progresivamente.

  • Recursos didácticos Edex
  • eDucare
  • Los Nuevos Vecinos
  • Retomemos