Educar para vivir, educar para convivir.
Fiesta jóvenes recortadaCerrar los ojos e imaginar una fiesta hace pensar en alegría, movimiento, música, gente implicada. Volverlos a cerrar e imaginar una animada conversación, atrae otras imágenes: personas que se expresan y se escuchan, que lo hacen con sentimiento, que se mueven al ritmo de las palabras. Fueron estas imágenes las que dieron origen a La Fiesta de la conversación, una manera de hacer comunicación educativa en salud y que se expresa en formas distintas: una pedagogía, un taller y un libro.

Un viejo invento

Vamos por partes. La Fiesta de la conversación existe hace muchos años, y se viene celebrando en aulas escolares, en grupos juveniles, en organizaciones comunitarias de un lado y otro del Atlántico. Hablamos de los espacios en donde las personas se sientan en círculo, invitan a los hechos de la vida cotidiana, reflexionan sobre ellos y así, socializando, aprenden a vivir y a convivir, haciéndose protagonistas de la construcción de su salud personal y colectiva.

EDEX la animó en 17 países, con más de 2 millones y medio de niñas y niños y en alianza con organizaciones y gobiernos, a través del programa La Aventura de la Vida. No la llamábamos Fiesta de la conversación, pero en la práctica lo era: un lugar en donde se tomaba la palabra, se escuchaba, se construía, en donde con alegría se celebraban la solidaridad y el compañerismo, se aprendían hábitos saludables y Habilidades para la Vida.

El libro

Hace una década, EDEX hizo evidente que sus programas enfocados en fortalecer Habilidades para la Vida tenían una pedagogía muy particular, adecuada a la exigencia de estos aprendizajes. Nos pusimos en la tarea de escribirla, precisarla y nombrarla. Así surgió el libro La Fiesta de la conversación – Un ambiente y una pedagogía para la comunicación educativa. En él se expone nuestra manera de aprender y enseñar habilidades, y se cuentan experiencias de uso de la conversación en el campo de la salud, el desarrollo, la educación y la producción radial. A partir de ellas se comparten diez pasos para construir materiales educativos que empoderan a personas y colectivos, en los que a partir de la conversación es posible la transformación.

Los talleres

Luego vinieron los talleres, con distintos acentos y pretensiones. Algunos enfocados a personas formadoras de Salud, Educación y Desarrollo para  entrenar en Habilidades para la Vida. Tenemos en el recuerdo talleres en Panamá, Colombia, México, Mallorca y Aragón, entre otros.

Otros talleres se enfocaron al mundo de la comunicación educativa. Trabajamos con comunicadores sociales, con equipos de producción de material educativo, con estrategias de comunicación, privilegiando la conversación por encima de la persuasión, la implicación por encima de la explicación.  Buena parte de los trabajos se centraron en la comunicación educativa en salud, tema en el que más experiencia hemos acumulado. Recordamos las sesiones compartidas en Girona,  Ciudad de PanamáMedellín, Bucaramanga y  Bilbao, entre otros.

De algunos de ellos guardamos especial recuerdo. El taller realizado en 2010 con periodistas comunitarios de Antioquia, promovido por EPM,  que incluso realizó una edición especial del libro para compartir con sus asociados. También los realizados con radialistas comunitarios de AMARC ALC, en distintos países, entre 2008 y 2011.

Un anticipo de cavilacciones

A manera de anticipo, les dejamos algunas de las cavilacciones que contiene el Libro La Fiesta de la Conversación. No es un error de escritura, son eso, cavilacciones, mezcla de cavilaciones y de acciones alrededor de la comunicación educativa en salud. Acá, tres de ellas:

  • ¿Convencer o conversar? ¿Qué tipo de comunicación nos aproxima más al tipo de sociedad que nos interesa? Optamos por una basada en la conversación y no en la persuasión, que promueva la inteligencia y no la obediencia. Una sociedad con capacidad de conversar, escuchar y expresar. En una sociedad así, pensar y actuar diferente no será visto como un “ruido” en la comunicación, sino como la expresión de un sentido distinto al propio.
  • Sembrar el deseo, aprender a comunicarnos de manera que provoquemos ganas, no resultando previsibles y aburridos sino atractivos y deseables. Esto es fundamento de una comunicación educativa que no pretende modificar a nadie sino conectar mundos distintos, invitando a curiosearnos más y prejuzgarnos menos.
  • Un camino para casar emociones y pensamientos. Esta cavilacción empieza por comprender cómo funciona una sociedad del espectáculo (aquella que lo convierte todo en espectáculo) para luego proponer que el aprendizaje no abandone la emoción y el placer, sino que los incorpore como ruta hacia la inteligencia y la reflexión. De esta manera pretende casar emociones con pensamientos.


0 Comentarios | "La Fiesta de la conversación: comunicación educativa en salud"

¿Le gustaría dejar un comentario?

  • Publicaciones Edex
  • eDucare
  • SocialDreamers
  • Los Nuevos Vecinos
  • Retomemos
  • EdexTV