Educar para vivir, educar para convivir.

Archivos por categoría

Actualmente estás viendo todos los mensajes publicados bajo Cultura ciudadana.
Trabajando en equipoLuego de participar de un taller presencial de 6 horas sobre Habilidades para la Vida y la manera en que pueden aportar a la convivencia escolar, 626 docentes de la ciudad de México se hicieron propósitos personales y laborales como estos: “Quiero sembrar inteligencia emocional en mis alumnos para la resolución de conflictos en sus vidas y que respondan de manera más asertiva a las dificultades que tienen en lo cotidiano”; “Me propongo ser mejor persona y por lo tanto mejor profesora, para influir de manera positiva en la vida de muchos niños, para que sean seres humanos felices”; “Quiero ser más asertiva, tanto en la escuela como en lo personal. Mostrarme como soy sin miedo a que los demás me juzguen. Creerme lo que soy”.

Iniciativa de la Secretaría de Educación Pública

En noviembre del año anterior, en Ciudad de México, convocados por la Secretaría de Educación Pública y la Dirección General de Innovación y Fortalecimiento Académico (DGIFA), se realizaron 18 talleres con docentes representantes de 626 escuelas priorizadas por el Programa Nacional de Convivencia Escolar. El objetivo: aprender en la práctica las Habilidades Psicosociales para la Vida y explorar colectivamente cómo le aportan a la convivencia escolar. La formación ha sido desarrollada por el equipo docente de la Escuela Iberoamericana de Habilidades para la Vida de Fundación EDEX, en alianza con Seguridad Humana.

Además de la formación presencial, cada escuela recibió un kit de materiales didácticos correspondientes al programa La Aventura de la Vida: la Guía para el profesorado,  Cuentos para Conversar y los Encuentros para la convivencia. Estas herramientas facilitarán llevar al aula lo aprendido.

Esto es sólo el inicio

En seis horas, por muy buenas que sean, y con tres materiales de apoyo a la labor docente, por excelentes que resulten, no se logra el objetivo de aprender habilidades y aplicarlas a la convivencia escolar. Estos aprendizajes se afianzan con tiempo, estudio y mucho entrenamiento. Son procesos. La gran mayoría de estas personas docentes ya han iniciado ese proceso en sus aulas y en el marco del Programa Nacional de Convivencia Escolar.

Con la intención de seguirles fortaleciendo, esta semana iniciamos el Curso digital “Habilidades para la Vida y Convivencia Escolar” con participación de las 626 personas representantes del mismo número de escuelas de la Ciudad de México. Durante 8 semanas estaremos aprendiendo más sobre estos temas, en colectivo, desde la propia piel, con alegría. Esperamos que al finalizar estos dos meses se vuelvan a escuchar testimonios como los que escuchamos al concluir la formación presencial: “Me regresaron las ganas de ser mejor”; “Me propongo solucionar problemas sin regaño”; “Me propongo llevar esta alegría que siento a mis colegiados”. “Quiero entablar más diálogo, crear clases activas que les motiven y les hagan asistir contentos a clase”.

cuadernos practicosCoincidiendo con el Día internacional de los voluntarios que celebramos hoy, 5 de diciembre, damos cuenta de un recurso útil para el fortalecimiento de las organizaciones que se nutren de personas voluntarias: los “Cuadernos prácticos”. Una colección de seis monografías producidas por Fundación Esplai, nacida al calor del Año Internacional del Voluntariado, que aguanta bien el paso del tiempo.

Los frutos de las alianzas

Desde hacía algún tiempo, el CRAC (Centro de Recursos para Asociaciones de Cádiz y la Bahía) y EDEX-Centro de Recursos Comunitarios, compartíamos distintos espacios de encuentro en clave de Educación Popular en torno a la participación, la formación y el fortalecimiento del tercer sector, como la Escuela metodológica o el Foro Paulo Freire.

En aquellos escenarios, cada quien aportaba su experiencia y particulares fortalezas. Una de las que se nos atribuía a EDEX era la capacidad para editar y distribuir “materiales”, pues no en vano a la fecha habíamos producido decenas de títulos sobre desarrollo comunitario y educación en valores que se habían proyectado con éxito fuera del País Vasco. Seguramente fue por ello que Fernando de la Riva y la gente amiga del CRAC depositaron en nosotros su confianza para que editáramos algunos de los textos utilizados en sus procesos de formación -o que resultaban de los mismos-, como fueron los casos de “Para dinamizar las asociaciones, Herramientas para el trabajo del informador y dinamizador juvenil y “Las reuniones”.

Fortalecer las organizaciones de base

Poco tiempo después, EDEX invitó al CRAC a sumarse a la alianza con la Fundación catalana de l´esplai en torno a Fundación Esplai, y fue en el seno de la misma desde donde se acometieron diversas actuaciones orientadas a fortalecer el asociacionismo durante el propicio marco del Año Internacional del Voluntariado y siguientes. Una de ellas consistió en la producción de la colección “Cuadernos prácticos, presentada como un “conjunto de cuadernos sencillos y útiles, centrados en temas y aspectos concretos de la vida de las asociaciones y colectivos sociales, y elaborados como herramientas para contribuir a mejorar su funcionamiento organizativo y su acción social”.

Dicha colección se inició con el rediseño, en 2001, del monográfico Las reuniones, al que seguirían, ese mismo año, dos nuevos títulos: “Los proyectos y “Los equipos”. La buena acogida que tuvieron entre las organizaciones del tercer sector y la apreciable colaboración tanto del Ministerio de Asuntos Sociales como de diversos gobiernos autonómicos hicieron posibles varias reediciones, y nos proporcionaron aliento para sumar nuevos títulos: “Redes asociativas (2002), Comunicación asociativa (2004) y “Liderazgo asociativo (2007), y hacerlo en todas y cada una de las lenguas de España.

Ediciones que en la mayor parte de los casos fueron acompañadas de encuentros de formación asociados a cada una de las temáticas, en los que a lo largo de los años tomaron parte activa centenares, quizás miles, de organizaciones de base de muy variado perfil a lo largo y ancho de nuestro país.

 Tres patas para una mesa

En el seno de Fundación Esplai, el trabajo colaborativo desarrollado por las entidades impulsoras en torno a los “Cuadernos prácticos” se organizó de modo que el CRAC seguiría ocupándose de la creación de los contenidos, –que, por otra parte, recogerían las aportaciones de sus socios, poniendo en evidencia la experiencia de trabajo a pie de calle de unos y otros-, en tanto que EDEX se responsabilizaría de acomodar éstos al formato convenido, traducirlos, diseñarlos, imprimirlos y distribuirlos, y la Fundación en su conjunto lideraría la iniciativa y se ocuparía de conseguir la financiación necesaria para su producción y para la multiplicación de su impacto.

“Vivitos y coleando”

Algunos años después, ajenos ya el CRAC y EDEX a Fundación Esplai, la colección “Cuadernos prácticos”, disponible tanto en soporte papel como en formato digital, sigue alimentando procesos de mejora en muchas asociaciones de la mano de cada una de las organizaciones que la hicieron posible, en especial el CRAC (desde 2011, Colectivo de Educación para la Participación), que muestra actualizados su diseño y contenidos.

 

 

Ciberbullying Guía madres padres profesorado

Ciberbullying, Guía para madres, padres y personal docente

La resiliencia es el arte de navegar en los torrentes, el arte de metamorfosear el dolor para darle sentido; la capacidad de ser feliz incluso cuando tienes heridas en el alma.
Boris Cyrulnik

Es difícil no sentirse sobrecogido al escuchar relatos de chicas y chicos que han padecido, acaso durante años, experiencias de acoso por parte de sus iguales. Lo es también no sentirse indignado ante cierta tendencia a quitarle importancia al drama con frases del tipo: “¡bah, no tiene importancia! ¡Quién no lo ha hecho a su edad!” Pues mucha gente, por suerte. Y aun en el caso de haber practicado conductas de ese tipo, eso no te obliga a permanecer sordo de por vida ante el grito callado de quien las sufre. Porque de eso hablamos cuando de bullying se trata, de sufrimiento. Emocional, en primera instancia. Físico, en no pocas ocasiones.

Algunos datos para situarnos

Publicaba recientemente la ONG Save the Chidren su informe Yo a eso no juego. Bullying y ciberbullying en la infancia, realizado a partir de una encuesta a 21.487 escolares españoles de 12-16 años. El informe muestra datos más que suficientes para llamar a una reacción social y educativa más decidida ante este fenómeno. Veamos algunos:

  • El 9,3% señala haber sido objeto de acoso en los últimos dos meses.
  • El 6,9% se considera víctima de ciberbullying en el mismo periodo.
  • Uno de cada tres niños o niñas ha sido insultado por internet o el móvil.
  • Un 5,4% reconoce haber practicado el acoso.

También la Organización Mundial de la Salud publicaba hace poco su informe Growing up unequal: gender and socioeconomic differences in young people’s health and well-being, en el marco de la iniciativa HBSC – Health Behaviour in School-aged Children. Por primera vez investigaban el bullying y el ciberbullying como conductas relacionadas con la salud. En este informe, realizado con una muestra de 219.460 escolares de 11, 13 y 15 años, de 42 países, encuestada 2013, se presentan datos como estos:

  • El 13% de chicas y chicos de 11 años relata haber sido víctima de bullying en los últimos dos meses.
  • Este porcentaje desciende al 11% y el 8%, respectivamente, a los 13 y 15 años.
  • A los 11 años, el 7% reconoce haber acosado a sus iguales.
  • Este porcentaje asciende al 9% a los 13 y 15 años.
  • En el caso del ciberbullying, se declaran víctimas del mismo el 3% entre 11 y 15 años.

Una conducta que requiere intervenciones globales

Sabemos que, como en el mobbing y, en general, en cualquier forma de desprecio a otras personas, en la puesta en escena de ese drama que es el bullying “actúan” diversas figuras que adoptan diferentes roles, todos ellos necesarios:

  • quienes lo padecen en su triste condición de víctimas;
  • quienes lo protagonizan como responsables del acoso;
  • el coro cómplice que mira hacia otro lado (por desinterés, por falta de empatía, por miedo a convertirse en la próxima víctima…);
  • las personas responsables del contexto en el que el bullying se produce, sea la escuela u otro.

Por ello, una intervención eficaz para prevenir y, en su caso, atajar esta conducta desde sus primeras manifestaciones, requiere adoptar una perspectiva sistémica y actuar conjuntamente sobre el contexto y las diversas personas que en él interactúan. Para intervenir de manera inmediata, para hacer improbable que nadie escurra el bulto contribuyendo con su negligencia a consolidar el proceso. Es lo que hace, por ejemplo, el programa KiVa tan exitosamente puesto en marcha en Finlandia desde 2007, y que se extiende, afortunadamente, por cada vez más países.

Un poco antes, en 2006, vio la luz nuestra primera aportación en este campo: la herramienta Ciberbullying: Guía para madres, padres y personal docente, elaborada por la experta Parry Aftab, que ahora cumple 10 años. Una propuesta a la que han ido siguiendo otras, en colaboración con la iniciativa Pantallas Amigas.

Educación en habilidades para la vida

Básicamente se trata de actuar de un modo que permita:

  • visibilizar un asunto que, a menudo, tiende a banalizarse;
  • entender la lógica sistémica que subyace a su presencia en un contexto concreto;
  • intervenir sobre sus distintos protagonistas en una actuación integral;
  • desarrollar en unas y otras personas habilidades para la vida como:
    • la empatía (que no se limita a captar el sufrimiento ajeno, como si tuviéramos un radar, sino que mueve a actuar para brindar apoyo);
    • la asertividad (que ayuda a frenar procesos de acoso o a intervenir en apoyo de quienes los padecen);
    • el manejo de problemas y conflictos (que permite afrontarlos de un modo más efectivo y menos desgastante);
    • el manejo de emociones y sentimientos (útil para gestionar el torbellino que padecen las víctimas, sin desmoronarse);
    • el manejo de tensiones y estrés (necesario para evitar que la situación genere procesos imprevisibles de malestar emocional);
    • etc.

Nuestra aportación, educativa

No creemos en el mal, aunque a veces algunas personas nos lo ponen difícil. No creemos que en el caso del bullying estemos en presencia de psicópatas ni sociópatas que necesitan zaherir a otras personas para apuntalar su identidad. Creemos en la trascendencia de los contextos que, siquiera por inadvertencia, favorecen la proliferación de una conducta que, con el concurso de todas las partes, es posible frenar. Nuestra contribución, como en otros ámbitos, educativa, para fomentar habilidades que permitan prevenir el acoso y, en su caso, superarlo de manera positiva. Actuación educativa que es complemento necesario de otras actuaciones, incluso legales, que en cada caso puedan ser necesarias. Y es que, como señala el informe de Save the Children citado, “para evitar este tipo de conductas resulta determinante reforzar la educación emocional y la adquisición de habilidades sociales y valores de convivencia”. En eso estamos.

recortada 002“Cuando madres y padres ayudan a sus hijos a comprender sus derechos y sus responsabilidades, y a respetar los derechos de las demás personas, establecen las bases para una vida adulta responsable” (UNICEF).

Porque es mejor contar que explicar, en palabras de Mario Kaplún, en una jornada como la de hoy, cuando celebramos el Día Internacional del Libro Infantil y Juvenil, deseamos compartir la colección de 10 cuentos ilustrados pensada para los escolares a partir de los 5 años y sus familias. Se trata de una herramienta que pretende facilitar la conversación y la acción en torno a los derechos que la Convención reconoce.

La Convención sobre los Derechos del Niño, en 10 cuentos

Para facilitar la tarea, agrupamos el articulado de la Convención en diez temas, con sus enunciados correspondientes, y asignamos un cuento a cada uno de ellos. Historias que se desarrollan en el seno de las familias, en la escuela o en el barrio, que tienen como protagonistas a Yolanda, Sergio, Héctor, Marta y Javier, miembros de la pandilla del programa La aventura de la vida. Derechos de la niñez e historias como las siguientes:

1. Familia: Niñas y niños tienen derecho a una familia que les quiera y les oriente, y a no ser separados de ella si no es por su bienestar.

Una familia muy normal. El descanso es un derecho de todas las personas de la familia. No puede depender del cansancio de una de ellas. A Héctor y a Sergio les parece mentira que todavía existan hogares donde la mamá es la que lava la loza, tiende las camas, cocina, ordena la casa y limpia aquí y allá… están convencidos que lo normal es que entre todos se repartan las labores domésticas como sucede en su hogar.

2. Igualdad: Todas las niñas y los niños tienen los mismos derechos, y han de recibir cuidados especiales si sufren cualquier discapacidad.

Una mano de amigos: Yolanda, una niña ciega, cuenta en esta historia todo lo que ve. Habla de cómo son sus amigos y de cómo lo que más aprecia en ellos es que se parecen poco entre sí. Con sabiduría insiste en que son como los dedos de la mano, diferentes pero suficientemente unidos. Tener amigos diferentes es como tener una casa con muchas ventanas, por las cuales se puede apreciar otros puntos de vista de lo que pasa en el mundo.

3. Salud: Niñas y niños tienen derecho a que se les prevenga de las enfermedades y se les facilite atención médica cuando la necesiten.

Al pie de la letra: No es necesario tomar nota de lo que dice el profesor al pie de la letra para ir bien en el estudio. En cambio es necesario hacerlo con las indicaciones que nos da el médico a la hora de consumir cualquier medicamento. No hacerlo puede poner en riesgo nuestra salud. Javier si que sabe de esto. Su amigdalitis se complicó por no tomar a la hora y en la cantidad señalada por su médico, el antibiótico que le formuló.

4. Participación: Niñas y niños tienen derecho a recibir información adecuada, a expresar sus opiniones, y a que éstas sean tenidas en cuenta en los asuntos que les afecten.

 El daño del baño: Hay muchas cosas que huelen mal en la vida: la pereza, la inactividad, el conformismo. Pero hay otras que tienen muy buen olor, como el que se generó alrededor de Yolanda el día en que hizo valer el derecho de todas las personas del colegio a tener baños limpios en la escuela. Esta es una historia que huele bien.

5. Bienestar: Niñas y niños tienen derecho a que sus padres dispongan de Seguridad Social y de los recursos necesarios para que puedan desarrollarse y vivir dignamente

Mejor acompañado: José, es un niño de 8 años que permanece solo y bajo llave en su casa mientras sus padres trabajan. Además es nuevo en el vecindario y no conoce a nadie. Un día, desde la ventana ve pasar a Yolanda y se presenta. Desde entonces, las cosas empiezan a cambiar. Hay medidas de seguridad que generan mayor inseguridad.

6. Educación: Niñas y niños tienen derecho a recibir una educación que desarrolle su personalidad y sus capacidades, y les prepare para convivir

Una barrita con un puntito: Marta tiene miedo de contarle a su papá que obtuvo una mala calificación en matemáticas. Es la primera vez que saca una “i” de insuficiente y no sabe cómo comportarse. Deja pasar un tiempo hasta que se anima a contar. Para su sorpresa, descubre que con “i” no sólo se escribe insuficiente, también inteligente.

7. La infancia, primero: Niñas y niños tienen derecho a que los Estados se esfuercen al máximo para garantizar sus derechos, y a que decidan pensando en lo que es mejor para la infancia.

Los automóviles engordan: Los autos nos llevan más rápido. ¿A dónde? Buena pregunta: podría ser al trabajo, pero también a contaminar o a engordar. Las personas que deciden ir en auto caminan menos y se engordan más. En cambio las que montan en bicicleta o van a pie, se mantienen en forma. Cuando Sergio piensa en esto, decide pasarse a la bicicleta. Pero la experiencia resulta desastrosa.

8. Identidad: Niñas y niños tienen derecho a un nombre, a pertenecer a un país, a hablar su idioma y a vivir según sus ideas, creencias y religión.

Digan lo que digan: A Sergio no le importa lo que digan de él. Desea participar en el taller de cerámica, y punto. Sus amigos le critican por esa decisión hasta que se dan cuenta de lo que sus manos saben hacer. Sergio acepta colaborar con ellos en un plan que tienen, siempre y cuando se disculpen.

9. Protección: Niñas y niños tienen derecho a la intimidad, a que no lastimen su cuerpo ni sus sentimientos, a no trabajar, ni ser reclutados o explotados.

Correr y contar: Cada persona tiene derecho a decidir quién toca o quién no toca su cuerpo. Por eso Marta se sintió muy mal el día en que ese hombre extraño le puso las manos en su trasero. Se asustó y lloró mucho. Afortunadamente hizo dos cosas muy importantes: correr para huir y contar para pedir ayuda.

10. Juego: Niñas y niños tienen derecho a disponer de tiempo y lugares adecuados para jugar, así como a practicar actividades artísticas y culturales.

Corre corre: A las personas nos sucede lo de los carros: tenemos un acelerador para ganar velocidad y un freno para perderla. Pero algunas personas olvidan dónde está el freno y terminan estrellándose. Cada día corren más de un compromiso a otro. Un perrito saltarín, juguetón y ladrador, le enseña a Héctor a descubrir su freno para quitarle velocidad a su agite diario.

Después del cuento…

Cada uno de los volúmenes de la colección Cuentos para conversar, escrita por Gladys Herrera Patiño y coeditada con Desclée, incluye, además de la historia ilustrada, sendos apéndices destinados a las personas adultas. El primero de ellos da breve cuenta del profundo significado de la Convención, en tanto que el segundo invita a madres y padres a sacarle mayor provecho a la historia en la vida familiar, a partir de una propuesta sencilla y lúdica para compartir con sus hijos.

 

retomemos convivencia ¿Qué tienen que ver un lápiz y un cubo de hielo o una cerveza, una lancha y un martillo? Aunque no lo parezca, todo en el universo está relacionado, sobre todo, yo, tú, él, ella y todas las personas entre sí. ¿Qué tienen que ver conmigo aquellas personas que no han nacido en mi país? ¿O las que tienen otra edad, género, religión, identidad sexual o politica? ¿Qué tengo que ver con las personas que actúan agresivamente o con las que aman apasionadamente? ¿Cómo pasar de un “juntos pero no revueltos” a un “juntos y además revueltos”? (Según el informe “Indicadores de Juventud 2013” del Observatorio Vasco de la Juventud, sólo el 6,5% de jóvenes (15-29 años) realiza tareas de voluntariado y al 41% no le gustaría compartir portal con población gitana).

Para aprender a relacionarnos con tantos parientes diversos que hacen parte de nuestra familia humana, para que las personas aprendamos a vivir juntas, mezclándonos en la escuela, en la calle y en el mundo entero, sin eliminarnos ni invalidarnos, son de gran utilidad las Habilidades para la Vida (HpV).  En Fundación EDEX, hemos venido descubriendo que estas HpV sirven para que una persona o un colectivo sepan relacionarse de igual a igual con las demás y con sus entornos (sin sentirse ni más ni menos que nadie).

Dos programas, una intervención educativa

Los Programas Retomemos, Una propuesta multiversal  y Retomemos, Una propuesta al derecho y al deber” son herramientas que se dirigen a adolescentes de 13 a 16 años, por medio del profesorado y otros agentes socioeducativos. Hoy, Oihana Rementería Roces, miembro del Equipo de Formación de EDEX, con el apoyo de la Dirección de Juventud y Deportes del Departamento de Educación, Política Lingüística y Cultura y la Dirección de Víctimas y DDHH del Gobierno Vasco, imparte en Bilbao un taller que busca, en primer lugar, acercarse a la situación de la adolescencia respecto a la convivencia y la participación social; en segundo lugar, a las Habilidades para la Vida y, en tercer lugar, a las bases conceptuales de estos Programas y a su metodología.

En el Día Internacional de los Derechos Humanos, les compartimos nuestro deseo de seguir avanzando en el derecho y el deber de ser semejantes, dos asuntos que contienen buena parte del articulado de esta Declaración.

FotoEntre los días 5 y 9 de octubre estuvimos en Almoloya de Juárez, Estado de México, apoyando el proceso de formación de un proyecto de prevención de violencia, fruto de la invitación que la organización mexicana SABER SE hiciera a EDEX. Esta actuación formativa estaba enmarcada en la política del Gobierno Federal que tiene como objetivo lograr que las escuelas sean espacios de convivencia segura y saludable. Las intervenciones se llevaron a cabo en dos escuelas: la secundaria Oficial “Manuel José Othón”, en San Francisco, Tlalcilalcalpan y la secundaria Federal “Rufino Tamayo”, Fraccionamiento Colinas del Sol.

En ambas escuelas se intervino en los tres colectivos que forman la comunidad escolar: Alumnado, Profesorado y Familia. En todos los casos, se trabajaron Competencias Psicosociales como facilitadoras de la convivencia, a través de una Metodología activa y participativa con formato de Talleres teórico-prácticos, priorizando en cada colectivo diferentes programas creados por EDEX, aplicados en ocasiones anteriores en México y otros países de la región: Retomemos, con el alumnado, desarrollo de Habilidades para la Vida aplicadas a la docencia, con el profesorado y 10 Pasos, con madres y padres.

Jóvenes que se revelan

En los Talleres con el alumnado participaron un total de 520 chicos y chicas de 1º y 3º de Secundaria. En uno los grupos se mostraron muy correctos y educados pero con una cierta sumisión a las figuras de autoridad, por lo que al principio hubo que “tirarles un poco de la lengua” para que participaran. Una vez que entraron en las dinámicas planteadas todo fue más fluido y espontáneo. En el otro centro, los grupos se manifestaron un poco más inquietos y expresivos, y desde el comienzo mismo de los talleres dieron mucho juego, se mostraron reivindicativos respecto a las carencias que observaban en la escuela y aportaron ideas muy creativas.

En ambos centros, los grupos dieron muestras de su capacidad y se fueron revelando (sí, así con V) a medida que avanzó el taller. De ello dieron muestra algunos tutores y directores que decidieron participar de los talleres, quienes, además de agradecer nuestra participación, mostraron su sorpresa por la “otra versión” que habían podido comprobar de algunos de sus alumnos, muy diferente a la que diariamente observaban en sus clases.

Docentes que quieren más

También con el profesorado se tuvo sesiones muy amenas y constructivas, donde se trabajaron habilidades de comunicación con adolescentes y criterios de coordinación Familia-Escuela. Fueron un total de 84 las personas que asistieron. Al finalizar uno de los encuentros, algunos pidieron prolongar la sesión para trabajar en torno a determinada situación conflictiva que, de forma recurrente, se daba en la relación con algunos alumnos. Querían más, necesitaban más y ese pedido dejaba en claro la pertinencia del tema trabajado.

Casas llenas de familias

En la sesión con familias en el “Manuel José Othón” la asistencia rebasó todas las expectativas, ya que fueron más de 200 madres y padres los que se dieron cita, teniendo que habilitar un espacio que posibilitara la celebración de la actividad en unas condiciones adecuadas. A pesar de ello, la participación fue muy buena, tanto durante el desarrollo de la misma, como en el debate final. En la sesión también participaron varios tutores y el director de la escuela.

Por su parte, en la Escuela Rufino Tamayo se celebró un Taller en el que trabajaron de manera conjunta las Familias y el Profesorado. La experiencia, que no deja de ser novedosa, resultó todo un éxito ya que, mediante dinámicas grupales, se entremezclaran ambos referentes educativos. La interacción se completó en  grupos de discusión que después hacían la devolución de su trabajo al grupo grande en debates plenarios. Hay que resaltar y agradecer la participación activa en el taller tanto de la directora como del subdirector de la escuela, que trabajaron como uno más codo con codo con padres y resto del profesorado. Con su presencia refrendaron ante los padres el compromiso del centro con el proyecto preventivo presentado.

Una experiencia a todo dar

Me correspondió la suerte de dinamizar estos talleres y resultó una de las experiencias más gratas y enriquecedoras de toda mi carrera profesional. Tanto los docentes como las madres y padres y, muy especialmente el alumnado, se mostraron en todo momento, además de colaboradores activos, enormemente agradecidos por haberles dedicado nuestro tiempo y esfuerzo. Para quien, como es mi caso, centra su trabajo en tareas de formación, esta es la mejor recompensa que puede recibir.

Todo un honor y privilegio que me gustaría repetir, y que quiero agradecer a todas las personas e instituciones que lo hicieron posible, en particular al equipo de SABER SE, que me colmó de atenciones. Gracias.

Hilario Garrudo

Selma

La actualidad del tema suponía un motivo añadido para que, frente a la cartelera de cine, nuestra elección para la noche de ayer viernes recayera  sobre Selma  la película dirigida por Ava DuVernay, que toma su título del nombre de la ciudad de Alabama que un día como hoy, 7 de marzo, hace 50 años, fue escenario del “domingo sangriento”.

Como es conocido, aquella mañana centenares de activistas afroamericanos iniciaron una marcha pacífica desde Selma hasta Montgomery para “escenificar” su protesta por la discriminación que seguían sufriendo a la hora de ejercer su derecho a elegir y ser elegidos en las convocatorias electorales. Cuando alcanzado el puente Edmund Pettus se negaron a retroceder, el sheriff Jim Clark ordenó cargar con policías a caballo armados de palos, entre una nube de gases lacrimógenos, causando decenas de heridos entre personas indefensas.

Millones de telespectadores estadounidenses vieron las imágenes de la brutal agresión, que recoge fielmente el film en el que David Oyelowo encarna al reverendo Martin Luther King Jr., lider de la causa. Aquel día, la sociedad norteamericana no pudo mirar para otro lado por más tiempo, y la conmoción que supuso para muchos de ellos acentuó la presión sobre Washington, al punto que el presidente Lyndon B. Johnson no pudo sino alterar el orden de prioridades de su gobierno y poner en marcha la Ley que garantizaría, de manera efectiva, el derecho a votar a todos los ciudadanos.

Cincuenta años después

Hoy, medio siglo después de aquellos incidentes, la prensa recoge que Obama visitará Selma para rendir homenaje a aquellos que lucharon para que algún día un afroamericano como él pudiera ocupar la Casa Blanca.  Es esperable que en su discurso mencione que todavía queda mucho por hacer en relación a la violencia policial ejercida sobre la población negra, como han puesto de manifiesto acontecimientos como el de Ferguson.

Una sociedad que mira hacia otro lado

Desgraciadamente, hoy 7 de marzo se cumplen otros aniversarios de barbaries cometidas por grupos que rezuman odio hacia quienes piensan o sienten de forma diferente, hasta el punto de acabar con sus vidas. Seguramente, por estar más próximas en el espacio y en el tiempo, a lo mejor no les prestamos tanta atención, no fuera a suceder que nos recordaran que en ocasiones asentimos o miramos para otro lado.

En efecto, fue un 7 de marzo 1985 cuando ETA asesinaba a Carlos Díaz Arcocha. Según recoge el “memorial” Vidas Rotas , poco después de que se cometiera el crimen, una mujer llamó al domicilio de la madre del teniente coronel, en Bilbao, y le preguntó: “Tienes un hijo soldado en Vitoria?”. La madre quiso aclarar que soldado no, pero sí militar, y en ese momento la comunicante anónima dijo: “Pues acabamos de matarlo”. Dejó, además, esposa y cinco hijos. La prensa de hoy recoge en titulares las palabras de una de ellas, Teresa Díaz Bada“No sé si merece la pena morir por una sociedad que mira a otro lado” 

No, no es el único aniversario que debemos recordar. También un 7 de marzo, en 2008, ETA daba otro zarpazo más en su labor de limpieza étnica, quitando la vida a otro servidor público, Isaías Carrasco Miguel, que hasta el año anterior había representado a sus convecinos como concejal en Mondragón por el PSE-PSOE . Fue nuevamente marzo el mes elegido para acallar para siempre a otros dos compañeros de militancia política de Isaías: Froilán Elexpe Inciarte, concejal de Lasarte-Oria, asesinado por la banda el 20 de marzo de 2001, y Juan Priede Pérez, concejal de Orio, que lo fuera el 21 de marzo de 2002, coincidiendo con el Día Internacional de la Eliminación de la Discriminación Racial.

 Todos los seres humanos nacen libres e iguales en dignidad y derechos”. Así se recoge con solemnidad en el primero de los artículos de la Declaración Universal de los Derechos Humanos.  El 21 de marzo, del Día Internacional de la Eliminación de la Discriminación Racial que celebraremos próximamente, nos invita a tener presente dicho artículo en todo momento y lugar.

Instituido por la Asamblea General de NN.UU. con el fin de solidarizarse con el movimiento antiapartheid, la fecha conmemora la masacre de Sharpeville de 1960, en la que murieron 69 personas y otras muchas resultaron heridas cuando la policía abrió fuego contra una manifestación pacífica.

 Aprender de las tragedias históricas para combatir la discriminación racial hoy”, es el lema elegido para la celebración de la próxima edición de este Día Internacional, que el Secretario General Ban Ki-moon convoca : «Hago un llamamiento a todos, en particular a los líderes políticos, civiles y religiosos, para que condenen los mensajes y las ideas que se basen en el racismo, la superioridad racial o el odio, así como los que inciten al racismo, la discriminación racial, la xenofobia y otras formas de intolerancia.»

 Por ello, el próximo 21 de marzo, en la sede de la ONU en Nueva York, la Asamblea General celebrará una sesión extraordinaria, según lo dispuesto por la resolución 69/162  de la Asamblea General.

Mucho por  hacer, también en las escuelas

La Conferencia Mundial contra el Racismo, la Discriminación Racial, la Xenofobia y las Formas Conexas de Intolerancia, celebrada el 8 de septiembre de 2001, aprobaba la Declaración y el Programa de Acción de Durban que destaca el papel fundamental que los dirigentes y los partidos políticos pueden y deben desempeñar en la lucha contra el racismo y la intolerancia.

Desde entonces, qué duda cabe de que se han producido avances, pero tal y como pone de manifiesto el Documento Final de la Conferencia de Examen de Durban (2009), es muy largo el camino que queda por recorrer,  y también los educadores debemos hacer aportaciones. El próximo 21 de marzo nos ofrece una nueva oportunidad para intensificar tales esfuerzos, en algunos casos con ayuda de películas como Selma y tantas otras, o de programas puestos a nuestro alcance por organizaciones especializadas o administraciones públicas.

En anterior entrada dábamos cuenta de una de ellas, realizada en el marco de Los nuevos vecinos , un programa educativo creado por EDEX, que ponemos a disposición de las escuelas y de las familias que entienden como tarea importante la educación para la convivencia, con énfasis en la prevención del racismo, la xenofobia y otras manifestaciones de intolerancia. 

portada SergioEs sábado 14 de febrero. Estamos a punto de finalizar un nuevo desarrollo de la iniciativa educativa con la que EDEX pretende contribuir a promover la convivencia, combatiendo la xenofobia y el racismo entre la población infantil y adolescente, que lleva por título Los nuevos vecinos.

Al otro lado de la red se encuentra nuestro dibujante, con quien intercambio opiniones en torno a la nueva página que vamos a incorporar al Cuaderno de Sergio. Se trata de un apéndice de la historieta gráfica que adquiere la forma de un cuaderno en el que nuestro protagonista, con aptitudes para el dibujo, completa varias páginas con ilustraciones y comentarios acerca de sus amigos, entre ellos, los procedentes de Colombia, Sierra Leona, Bulgaria y Marruecos.

Entre las actuaciones de dinamización del citado programa, habíamos dispuesto realizar una edición en papel de dicho cuaderno en respuesta a la demanda realizada por algunos educadores que todavía tienen dificultades para manejarse en el mundo digital. Aprovecharíamos para completar el material impreso que poner a disposición de cada niña y niño con actividades sugeridas para los docentes, así como con espacios en los que el alumnado plasmaran sus aportaciones.

Conocer mejor el Islam

Estábamos a punto de poner en circulación la propuesta tras el paréntesis navideño, cuando sucedió la matanza de Charlie Hebdo. Decidimos, entonces, dar un giro a la misma con el propósito de orientar la labor de educación en Derechos Humanos hacia la temática del islam, para facilitar una mejor comprensión del mismo por niñas y niños. Alumnado que en su mayor parte supo de la tragedia, como saben por los medios de comunicación de otros asesinatos, que invocan la misma sinrazón. Alumnado, que en no pocos casos convive con la comunidad musulmana o es parte de ella.

¿Islamofobia creciente?

Es fin de semana, pero el citado cambio de orientación nos ha retrasado, y el lunes hemos de entregar el trabajo. Mientras esperaba los bocetos, leía la prensa digital, y reparaba en un titular que me remitía a la edición catalana de El País. El mismo hacía referencia a la fragmentación de las fuerzas políticas en la localidad de Vic, y aludía al clima de convivencia en la ciudad catalana y a la respuesta de los partidos políticos. Tentado, voy a la noticia y reparo en una formación política de nuevo cuño, SOM Catalans, que en su web  se presenta de esta guisa: “Per la identitat de Catalunya, per la independència del nostre poble. Ni colonització espanyola ni invasió migratòria. Som una identitat. Som un poble. Som una nació. Som la força d’una Catalunya catalana”.

Dedico unos minutos a visitar sus contenidos, y tras cada clic topo con una señora, o señorita, envuelta en una bandera en toda suerte de poses y escenarios, y con perlas envenenadas como la siguiente: Mollet: Un nou símptoma de la creixent violència musulmana. Ya en anteriores post habían arremetido contra la “colonización” que para ellos representa la celebración de la Feria de abril o de la fiesta Sikh de Khasla en “su” ciudad.

Tras echar un vistazo a lo que recoge el OPRAX, Observatorio de SOS Racisme, de monitorio y visualización del racismo y la xenofobia en los municipios catalanes, pienso que la Fiscalía Especial contra los Delitos de Odio estará muy ocupada. Releo las Conclusiones de la Conferencia Juntos contra el discurso y los delitos de odio, que se celebró en Madrid del pasado 27 de noviembre, y tomo prestado como título de esta entrada: “Prevenir, sensibilizar y perseguir estos delitos debe ser una prioridad conjunta”.

Mucha tarea por delante

Es domingo en la mañana cuando recibo del dibujante  la página completa. Intercambiamos comentarios acerca de la pertinencia y oportunidad de la iniciativa a tenor de  los acontecimientos habidos en la media tarde del día anterior en Copenhague, cuando un hombre disparó en el centro cultural Krudttonden, donde se celebraba el debate “El arte, la blasfemia y la libertad de expresión“, causando terror y un muerto, y más tarde arrancó otra vida en una sinagoga. Comentamos, igualmente, la espléndida Cuarta página de El País, titulada Religión y violencia con la que ese día nos obsequia José Álvarez Junco.

Cae la noche, y los digitales recogen titulares como Cientos de tumbas profanadas en un cementerio judío de Francia o “El IS decapita a 21 cristianos egipcios secuestrados en Libia“. Termino de escribir esta entrada. Es ya momento de acostarse, que no de “echarse a dormir”.

 

 

imagen dossierc

“¡Ciclistas y patinadores también tenemos derechos!”, reclama dolorido Sergio, el joven protagonista del cuento Los automóviles engordan, mientras su mamá cura las heridas producidas después de que un auto le sacara de la calzada cuando acudía al colegio en su bicicleta.

Esta historia pone sobre la mesa el hecho, constatable a poco que abramos los ojos, de que nuestros administradores no acostumbran a pensar en el “interés superior del niño” cuando ordenan los usos del espacio público, vulnerando el art. 3 de la Convención sobre los Derechos del Niño,  que están obligados a cumplir al igual que el resto de los países del mundo que han firmado dicho Tratado, todos a excepción de dos.

 La infancia, cada día cuenta

Esta breve historia en dibujo animado forma parte de la serie para televisión de 30 capítulos de apenas 3 minutos de duración producida por el equipo de comunicación educativa de Fundación EDEX, que responde al título de Cuentos para conversar. Dicha serie está siendo emitida desde el 1 de noviembre y hasta la finalización del mes, a razón de un episodio diario, haciendo bueno el nombre de la iniciativa en la que se inscribe:  La infancia, cada día cuenta 

 Mediante esta propuesta, la alianza entre Fundación EDEX y varias instituciones, conmemoramos el Día internacional del Niño, que tiene lugar el 20 de noviembre, coincidiendo con la aprobación de la Convención por Naciones Unidas, y contribuimos a dar cumplimiento al artículo 42 del Tratado, que señala: “Los Estados Partes se comprometen a dar a conocer ampliamente los principios y disposiciones de la Convención por medios eficaces y apropiados, tanto a los adultos como a los niños”.

 Comunicación educativa

Con este propósito, el de acercar la Convención de manera sencilla y atractiva a niñas, niños y a la comunidad en su conjunto, hemos agrupado los 54 artículos de dicho Tratado en diez temáticas, en las que tratamos de recoger el espíritu, que no la letra, del mismo. Cada una de esas temáticas se resume en un enunciado, y se ilustra con varios episodios de dibujos animados, hasta un total de 30, del programa Cuentos para conversar:

  • Igualdad: Todas las niñas y los niños tienen los mismos derechos, y han de recibir cuidados especiales si sufren cualquier discapacidad. (art. 2; art. 23)
  • Identidad: Niñas y niños tienen derecho a un nombre, a pertenecer a un país, a hablar su idioma y a vivir según sus ideas, creencias y religión. (art.7; art. 8; art. 14; art. 30)
  • Salud: Niñas y niños tienen derecho a que se les prevenga de las enfermedades y se les facilite atención médica cuando la necesiten. (art. 24; art. 33)
  • Bienestar: Niñas y niños tienen derecho a que sus padres dispongan de Seguridad Social y de los recursos necesarios para que puedan desarrollarse y vivir dignamente. (art. 6; art. 26; art. 27)
  • La infancia, primero: Niñas y niños tienen derecho a que los Estados se esfuercen al máximo para garantizar sus derechos, y a que decidan pensando en lo que es mejor para la infancia. (art. 1; art. 3; art. 4; art. 43)
  • Participación: Niñas y niños tienen derecho a recibir información adecuada, a expresar sus opiniones, y a que éstas sean tenidas en cuenta en los asuntos que les afecten. (art. 12; art. 13; art. 15; art. 17; art.42-54)
  • Educación: Niñas y niños tienen derecho a recibir una educación que desarrolle su personalidad y sus capacidades, y les prepare para convivir. (art. 28; art. 29)
  • Familia: Niñas y niños tienen derecho a una familia que les quiera y les oriente, y a no ser separados de ella si no es por su bienestar (art. 5; art. 9; art. 10; art. 11; art. 18; art. 20; art. 21)
  • Protección: Niñas y niños tienen derecho a la intimidad, a que no lastimen su cuerpo ni sus sentimientos, a no trabajar, ni ser reclutados o explotados. (art. 16; art. 19; art. 22; art. 25; art. 32; art. 35; art. 36; art. 37; art. 38; art. 39; art. 40; art. 41, art. 43)
  • Juego: Niñas y niños tienen derecho a disponer de tiempo y lugares adecuados para jugar, así como a practicar actividades artísticas y culturales. (art. 31)

La Convención, en 10 cuentos ilustrados para conversar en el seno de familias y escuelas

“Cuando madres y padres ayudan a sus hijos a comprender sus derechos y sus responsabilidades, y a respetar los derechos de las demás personas, establecen las bases para una vida adulta responsable. Preparan a sus hijas e hijos, tal como se establece en el preámbulo de la Convención, a vivir en el espíritu de los ideales proclamados en la Carta de las Naciones Unidas y, en particular, en un espíritu de paz, dignidad, tolerancia, libertad, igualdad y solidaridad” (UNICEF).

Para facilitar la tarea en la dirección que señala UNICEF,  y complementar la emisión televisiva con un trabajo más intenso vis a vis, se ha puesto a disposición del profesorado, madres y padres la colección  de 10 cuentos ilustrados pensada especialmente para los escolares a partir de los 5 años. Los títulos de los mismos, han sido seleccionados de entre los 30 emitidos en TV, correspondiendo con cada uno de los diez temas en los que han sido agrupados los artículos del Tratado.

  Libros que fortalecen puentes Escuela/Familia

Cada uno de los 10 volúmenes de la colección Cuentos para Conversar incluye, además de la historia ilustrada, sendos apéndices. El primero de ellos se dirige al profesorado, a las madres y a los padres, y da breve cuenta del profundo significado de la Convención. El segundo de los apéndices incluye una invitación a madres y padres para que saquen mayor provecho de la historia, a partir de una propuesta sencilla y lúdica para compartir con sus hijos e hijas.

Todos y cada uno de los centros escolares de Portugalete, así como otras instituciones de carácter socioeducativo de la villa,  han recibido varias colecciones. Se pretende con ello que los volúmenes puestos a su disposición constituyan una provocación a la lectura por parte de los más pequeños y un acercamiento al significado de la Convención. Además, la iniciativa persigue construir nuevos puentes, en este caso hechos de libros que van y vienen de las escuelas a los hogares y viceversa.

Alianzas en la sociedad relacional

 “Para educar a un niño hace falta la tribu entera”, dice el proverbio africano. Y de eso se trata en el caso de la iniciativa La infancia, cada día cuenta, que pretende hacer partícipe a la comunidad de la tarea de favorecer el desarrollo positivo de la infancia y la adolescencia, promoviendo el conocimiento y el cumplimiento de los derechos recogidos en la Convención.

Una propuesta que es fruto de la colaboración entre los tres sectores que necesariamente han de aliarse, desde el papel que a cada cual le corresponde, para llevar a buen término muchas de las iniciativas orientadas a la mejora de nuestras comunidades. Nos referimos al sector público, en esta ocasión representado por el Ayuntamiento de Portugalete y las escuelas públicas de la Villa, al sector privado que se expresa como Tele7 y al tercer sector, concretado en UNICEF Comité País VascoFundación EDEX  y demás organizaciones y centros concertados locales que se suman a la misma.

  Radios comunitarias a favor de la infancia

No es la primera vez que Cuentos para conversar en la versión en dibujo animado se emite con un marcado enfoque de derechos, y la Convención como marco. Ya lo ha sido en nuestro país, y se ha emitido igualmente en otros países de Iberoamérica, como Costa Rica, Cuba, Colombia o Uruguay, en estrecha colaboración con los respectivos Gobiernos y organizaciones de la sociedad civil defensoras de los derechos de la infancia.

De igual manera, la serie en versión radial, en este caso integrada por 44 capítulos, ha sido emitida por más de 500 emisoras en 15 países de Latinoamérica, en colaboración con la Asociación Mundial de Radios Comunitarias (AMARC-AL), y con apoyo de los Ayuntamientos de Barakaldo y Portugalete en el marco de la Cooperación internacional, en el proyecto denominado “Radios comunitarias a favor de la infancia”.

 

En la historia de Colombia se enseña que en el municipio de El Socorro se produjo el primer levantamiento en contra de la colonia española. Fue liderado por una mujer que un día manifestó públicamente su desacuerdo con los impuestos ordenados por la Corona española. En pleno día de mercado, rasgó el edicto e hizo nacer la revolución comunera. Se llamaba Manuela Beltrán y era el mes de marzo de 1781, y la gesta de sus coterráneos le dio el nombre a la provincia de la que hoy es capital el Socorro, la Comunera.

Allí mismo, en El Socorro, se puso en marcha en el 2013 el proyecto “Promoción de la salud y garantía de derechos sexuales y reproductivos en 7 instituciones educativas” en el marco de la alianza entre el Instituto PROINAPSA UIS, EDEX y con el apoyo de la cooperación internacional proveniente de la Diputación Foral de Bizkaia. Desde que se presentó la posibilidad del proyecto, se contó con el deseo, el apoyo y el trabajo de 7 instituciones educativas del municipio, además de las Secretarías de Salud y Educación de El Socorro y de la Gobernación de Santander, así como de las personas de la sede de la UIS en El Socorro.

Para emprender un proyecto de derechos sexuales y reproductivos en un municipio colombiano de 30.000 habitantes, se necesita conciencia de la necesidad de este trabajo formativo, así como el espíritu combativo y libertario de quienes allí han habitado, para poder desprenderse de conceptos que han llevado a la juventud socorrana a vivir su sexualidad exponiéndose a riesgos. Gracias a ese deseo de soltar amarras, se pudo trabajar durante 19 meses con 5.171 estudiantes de secundaria de las 7 instituciones educativas. El proyecto buscó una vivencia de la sexualidad sana, responsable y autónoma.

El pasado 17 de Junio se cerró el proceso con el encuentro de experiencias. Fue un encuentro lleno de color, de música y creatividad, en donde se presentaron los resultados del proceso adelantado a lo largo de 18 meses.  Cada institución educativa, presentó las miradas e impacto que tuvo el proceso para su quehacer cotidiano y fue evidente la comunión y el trabajo conjunto de la comunidad educativa: padres de familia, docentes y alumnado.

Estuvieron presentes cerca de 400 personas quienes desde las 7:00 a.m. presenciaron la jornada.  Fue un momento para evidenciar los balances: se trabajó con 117  jóvenes líderes, 226 docentes de preescolar al grado once, 3 profesionales de la sede UIS-Socorro y la directora de núcleo educativo del municipio.  Así mismo mediante la formación entre pares, se impactó en 5171 estudiantes.

Al cerrar esta etapa, una de las conclusiones de mayor contundencia es que se requiere darle sostenibilidad al proceso, aprovechando la capacidad que ya forjaron docentes y personas jóvenes del municipio. Además, el renovado compromiso de la Diputación Foral de Bizkaia, PROINAPSA-UIS y EDEX facilitará la extensión del trabajo de promoción de derechos sexuales y reproductivos, en esta ocasión con niñas y niños de Oiba y Simacota.

La mayoría de personas somos capaces de construir una imagen en la mente cuando nos dicen “casa abierta”. Hasta quienes no sabemos pintar, podríamos hacerlo. Sin embargo, una cosa es saberlo y otra es vivirlo. La semana anterior, en nombre del equipo de EDEX, tuve la oportunidad de estar en República Dominicana, celebrando los 40 años de existencia de Casa Abierta, la ONG amiga a la que estamos vinculados desde 1999 y que tiene ya varios años con la dirección de Juan Radhamés de la Rosa.

 Trabajando para celebrar

Tratando de seguirle el estilo a la historia, quisimos celebrar recorriendo algunas ciudades del país y trabajando con personas de Casa Abierta y con líderes sociales de sus comunidades. Fue una semana de tres intensos talleres de Habilidades para la Vida. En cada uno de ellos participaron cerca de 40 personas y trabajamos entre 4 y 6 horas.

Por mi parte, pude asomarme al trabajo que realizan en Santiago de los Caballeros, San Francisco de Macorí y Santo Domingo, conocer la capacidad y sensibilidad de líderes juveniles, docentes, promotores, facilitadores, es decir, palpar el entramado social que Casa Abierta ha venido tejiendo en estos años.

Por su parte, algunas de las personas asistentes compartieron sus impresiones de los talleres. Encontré un poco de todo en sus evaluaciones. Sorpresa: “ha sido todo lo contrario de lo que creía iba a ser el contenido del taller”. Satisfacción: “me sentí muy bien, relajada, no me dormí y me puse la meta de organizarme mejor para continuar mis estudios universitarios”. Gusto: “lo que más me gustó es que no fue una simple palabrería, sino una experiencia dinámica y muy creativa porque nos permitió vernos a nosotros mismos desde otra óptica”.  Deseos de hacer cambios: “me he hecho un propósito, mejorar como persona de manera que esto mejore nuestra relación de pareja”. Inclusión: “Me sentí muy cómoda y libre para ser parte de manera espontánea de cada ejercicio y aprender de mis compañeros, así como del facilitador”.  Novedades: “Aprendí de un modo diferente a lo que había visto, pasando de teorías a formas vivenciales, con diferentes prácticas”.  Y autodescubrimientos: “la metodología del taller me ayudó a encontrarme conmigo mismo”.

El conjunto de evaluaciones dejan ver que nos aproximamos al objetivo de esta serie de talleres, que no era otro que explorar las formas de aprender y enseñar habilidades, de otorgarles sentido en la vida cotidiana de cada persona.

Celebrando con la experiencia

Además, participamos del acto central de celebración de los 40 años de Casa Abierta. Nos sorprendió la síntesis de su trayectoria con impacto en la vida de las personas, en la manera de comprender el desarrollo y en las políticas públicas del país. Si bien es una organización que nace para afrontar los problemas asociados al abuso de drogas, cada vez más se convierte en una gestora de desarrollo humano que pasa por el tema de las adicciones pero va más allá, construyendo y buscando mejores condiciones de vida para la gente dominicana.

Además, nos aproximamos el reto actual del trabajo en el campo de las adicciones a partir de la intervención de Fabián Chiosso, presidente de FONGA, quien puso acento sobre los retos legales, estatales y sociales de un abordaje integral al tema. También EDEX compartió algunos matices de su experiencia en América Latina, dejando ver que el trabajo en alianza ha sido una de las claves para poner en marcha y sostener procesos con resultados significativos.

Los frutos de La Aventura de la Vida

Entre las personas asistentes a los talleres nos encontramos algunas docentes que habían trabajado con el programa de educación para la salud y la convivencia La Aventura de la Vida durante años. Una de ellas, Margarita Isabel Herrera (escuela San Antonio de Padua, en Santiago de los Caballeros), nos contó la manera en que hasta las familias se han visto implicadas: “Cuando estábamos tratando el tema del alcohol descubrí que había un niño de familia alcohólica, de 8 o 9 años; sus padres le habían dado alcohol,  cerveza, y sus parientes les decían que tomar no era nada, que era bueno. Él me dijo que su padre era alcohólico, lo invité a una sesión de La Aventura de la Vida sobre el alcohol. Vino, hablé con el padre y él comenzó a llorar y dejó de tomar; el niño subió su nota, cambió su actitud”. No siempre se logra una decisión tan rápida para dejar el alcohol. Sin embargo, casi siempre resulta deseable y saludable lograr que las familias se impliquen directamente en el aprendizaje frente a temas tan complejos como el del alcohol.

Adelina Paulino, educadora de Santiago, destacó el aporte del programa a los problemas de su contexto: “Se trabaja lo que es la prevención el uso de sustancias, pero de una manera que el niño ni cuenta se da que estamos trabajando esos temas. Acá en el campo se usa mucho lo de mascar tabaco; nosotros tuvimos que trabajar duramente y La Aventura de la Vida nos dio las herramientas, y hemos logrado que muchos niños hayan salido de ese problema”.

40 años no es nada

Luego de compartir esta semana de celebraciones, encuentros, aprendizajes e intercambios, decidimos multiplicar por dos lo que dice el viejo tango, en vez de 20, es mejor decir que con trabajos y experiencias como las de Casa Abierta, 40 años no es nada, es sólo el comienzo de un trabajo lleno de resultados presentes y promesas hacia el futuro.

Nuestros primeros contactos con la dominicana Casa Abierta, organización profesional para la prevención del uso problemático de drogas, tuvieron lugar hace 15 años. El encuentro se produjo en Madrid, en la Casa de América, con motivo de la Asamblea constituyente de la Red Iberoamericana de Organizaciones sobre Drogodependencias (RIOD). En aquella cita, ambas organizaciones fuimos elegidas para formar parte de su Junta Directiva, Juan Raddamés de la Rosa, director de Casa Abierta, a cargo de la Tesorería,  y Miguel Ángel Ortiz de Anda, Presidente de EDEX, en calidad de representante del Nodo de España. La última vez que nos hemos encontrado ha sido, precisamente, durante la asamblea de la RIOD, celebrada en junio en Montevideo, circunstancia que aprovechamos para ponernos al día del devenir de las respectivas organizaciones, del proyecto que compartimos Acompañamiento a colectivos sociales para el desarrollo comunitario, y de los nuevos escenarios de colaboración, el más inmediato de los cuales asociado a la celebración del 40 aniversario de Casa Abierta.

Durante este período de tiempo, nuestro compromiso con la organización dominicana ha sido permanente, como no podía ser de otro modo entre dos organizaciones que comparten el objetivo de empoderar a niñas, niños y adolescentes, así como a sus comunidades, para prevenir el abuso de drogas y otras problemáticas psicosociales, desde un enfoque de derechos y equidad de género y una apuesta por el entrenamiento de Habilidades para la Vida.

En efecto, a lo largo de estos 15 años de trabajo colaborativo hemos llevado a buen término un total de 17 proyectos, cada uno de los cuales ha contribuido a reforzar la mutua confianza. Proyectos centrados en la educación en valores, con la salud, el liderazgo juvenil y la participación comunitaria como ejes fundamentales, y que han permitido trabajar con 4.770 personas educadoras, 106.000 niñas, niños y adolescentes y 5.300 padres y madres. Ello ha sido posible en el marco de la Cooperación internacional al desarrollo, con aportaciones por un monto total de 1.260.000 €, provenientes del Gobierno Vasco, la Diputación Foral de Bizkaia, EUDEL, Caja Madrid, el Ayuntamiento de Portugalete y del Ayuntamiento de Leioa.

El compromiso del municipio de Leioa

El del ayuntamiento de Leioa es un caso singular, tanto por la continuidad de sus apoyos como por la implicación de la comunidad leioatarra, que confía al buen hacer de Casa Abierta una parte significativa de su quehacer en materia de solidaridad, y en EDEX la mediación técnica. Esta estrecha vinculación, este “hermanamiento”, enraizó en 2001, cuando el entonces alcalde de la localidad vasca, Karmelo Sainz de la Maza, tomó contacto sobre el terreno para conocer de cerca la utilización que se hacía del dinero de sus vecinas y vecinos. Algunos años después, fueron representantes de todo el arco político del consistorio, así como integrantes de la comunidad educativa, quienes tuvieron ocasión de conocer in situ la realidad sobre la que Casa Abierta estaba interviniendo, y el modo profesional de hacerlo, lo que contribuyó a reforzar el compromiso.

Se han sucedido desde entonces variadas actuaciones protagonizadas por diversos agentes de las instituciones y de la comunidad leiotarra, como “Leoia solidaria” y su recogida masiva de libros para crear una Biblioteca popular, o la celebración de un concierto en el palacio Euskalduna de Bilbao, a cargo del alumnado de la Escuela de Música y el Conservatorio Municipal de la localidad, cuya recaudación fue destinada a la organización dominicana.

40 años de trabajo ininterrumpido

En los próximos días, la fraternal relación entre Casa Abierta y EDEX  se manifestará en forma de acompañamiento durante los actos de celebración del 40 aniversario de la organización dominicana. Una celebración sobria y profesional, en sintonía con los objetivos que persigue: 1. potenciar procesos para la construcción de ciudadanía que favorezcan la prevención integral, la articulación y el fortalecimiento de redes sociales; 2. promover la capacidad de gestión e incidencia pública con un enfoque de derechos y perspectiva de género; 3. impulsar procesos de profesionalización que garanticen la eficacia y la eficiencia de los programas para la sostenibilidad de la entidad; y 4. desarrollar procesos de articulación internacional para el debate y el diálogo metodológico, que puedan favorecer la intervención social y la cooperación internacional.

A ella nos sumaremos, en la persona del director de EDEX para América Latina y el Caribe, Iván Darío Chahín, quien participará en el acto central, que compartiremos con la Federación Latinoamericana de Comunidades Terapéuticas (FLACT) la Federación de Organizaciones no Gubernamentales de la Argentina para la Prevención y la Asistencia del Abuso de Drogas (FONGA) representada por su Presidente Fabián Chiosso, así como con el Director de Casa Abierta, Juan Raddamés de la Rosa.

Además, con objeto de fortalecer la capacitación, tanto de los equipos profesionales de Casa Abierta como de diversos operadores comunitarios con los que habitualmente colabora dicha institución, dinamizaremos tres talleres sobre Habilidades para la Vida, en Santo Domingo, San Francisco de Macorís y Santiago, respectivamente.

En anteriores entradas hacíamos un relato de los 20 años de EDEX en el marco de la Cooperación Internacional al Desarrollo y otros aspectos que, en alguna medida, van más allá de dicho marco; en la presente, nos centramos en las actuaciones en materia de sensibilización y educación para el desarrollo.

La semana pasada tenía lugar en Portugalete la presentación del libro “3052 Persiguiendo un sueño”, a cargo de Mamadou Dia. En el mismo, narra en primera persona su peripecia vital desde que toma la decisión de embarcarse en un cayuco desde su Senegal natal a La Gomera, hasta su determinación de regresar a su país de origen, no sin antes haber trabajado para desanimar a que sus compatriotas hicieran lo mismo y haber puesto en marcha iniciativas para contribuir al desarrollo sostenible de su localidad de origen, por medio de la organización Hahatay son risas de Gandiol.  

La iniciativa se enmarca en los Encuentros sobre Desarrollo y Cooperación, mediante los cuales ampliamos la conversación con las organizaciones amigas, principalmente latinoamericanas, a las ONGD vascas y a públicos interesados por los temas tratados. Sesiones en formato de conferencia-coloquio que a la fecha han girado en torno a los Objetivos de Desarrollo del Milenio, la formación ciudadana y el compromiso social, la articulación de la participación de las personas jóvenes, la promoción de la convivencia, la regulación de las drogas o el papel del arte en la inclusión social o el codesarrollo, de la mano de especialistas de México, Argentina, Brasil, Colombia, Uruguay y Senegal, algunos de los cuales se podrán visualizar en breve en nuestro canal tv cooperación.

Recursos para la educación y la sensibilización

Como no podía ser de otra manera, hemos puesto a disposición de las escuelas, familias y organizaciones de la sociedad civil, diversos recursos de apoyo en materia de sensibilización y educación para el desarrollo. Es el caso de los programas Aprendiendo a convivir, propuesta pedagógica para la educación intercultural en educación primaria, Los nuevos vecinos,  centrado en la prevención de la xenofobia y el racismo entre adolescentes, tan de actualidad en días como hoy, tras conocer el eco que la manera de afrontar el fenómeno de la inmigración de Le Pen encuentra dentro y también fuera del vecino país “Européennes : le FN arrive en tête dans 71 départements”. Destacamos, igualmente, la difusión de los resultados de iniciativas como La aventura de vivirla, donde presentamos el impacto de un programa en las vidas de decenas de miles de niñas y niños colombianos, sus padres y educadores, o las producciones de comunicación educativa elaboradas con la Organización Panamericana de la Salud, como La canasta de buenas prácticas para la consecución de los ODM y El árbol de los abrazos.

Han sido diversas, igualmente, las ocasiones en las que hemos tenido oportunidad de acercar los temas de desarrollo y las respuestas de las ONGD vascas, a la población de diferentes municipios: Leioa, Barakaldo, Portugalete o Sestao, en formato de ferias, en algunos casos en calidad de responsables de su organización.

Juventud Vasca Cooperante

“Fomentar el valor de la solidaridad, propiciar la sensibilización, acercarse al concepto y conocer las acciones de cooperación…” son los objetivos del programa Juventud Vasca Cooperante, promovido por el Gobierno Vasco, que EDEX comparte y acompaña, desde 1997, en una doble vertiente. Por un lado, favorecemos que personas jóvenes participen de los proyectos de educación y salud, de la mano de nuestras contrapartes en el Sur. De resultas de ello, han sido 35 las personas que han vivido “in situ” el desarrollo de los mismos, y regresado con una mirada nueva que aportar a la sociedad vasca. Todas han conocido otras realidades y perspectivas, otra forma de vivir la vida, y algunas de ellas continúan de una u otra manera vinculadas al mundo de la cooperación internacional.

De igual modo, desde hace más de 10 años, un técnico de EDEX cuenta con la confianza de los promotores del programa, en calidad de miembro de la Comisión que selecciona, forma y acompaña a las personas jóvenes participantes en dicha iniciativa.

La Coordinadora de ONGD de Euskadi

Además de articular nuestra actuación en redes de carácter internacional, también a nivel local concedemos importancia al un trabajo de esta naturaleza, materializado en la pertenencia, desde 2001, a la Coordinadora de ONGD de Euskadi. Dicha instancia se convierte en el principal espacio de interlocución de y desde las ONGD del País Vasco con miras al mejoramiento de las intervenciones de las organizaciones y, también, a impulsar y generar mejores actuaciones desde las Agencias de Cooperación con las que se relaciona de diversas maneras.

En anterior entrada dábamos cuenta de cómo habían tenido lugar nuestros primeros encuentros con organizaciones de iniciativa social en Latinoamérica y el Caribe, así como de la naturaleza y alcance de los más de cien proyectos que a lo largo de los últimos 20 años hemos desarrollado en el marco de la Cooperación Internacional al Desarrollo. Nos referiremos en la presente a otros aspectos que, en alguna medida, van más allá de dicho marco.

Acuerdos y contratos con administraciones

En no pocas ocasiones, las organizaciones del Sur con las que colaboramos en la aplicación de los programas educativos han recibido apoyo o han sido contratadas por administraciones públicas de sus respectivos países o por agencias de diverso tipo. En otras, tales contratos han sido ejecutados en asociación con las mismas, y no han faltado acuerdos firmados directamente entre EDEX y gobiernos nacionales o locales de diferentes países.

Es el caso Naciones Unidas, que nos contrató como parte del equipo internacional de expertos que visitaría 17 instituciones penitenciarias colombianas para redactar un Informe acerca del modo en el que habían sido empleados los fondos destinados a mitigar los problemas asociados al abuso de drogas en el interior de las mismas; de la Junta Nacional de Drogas del Uruguay, para la emisión en la televisión pública de nuestra serie en dibujo animado Cuentos para Conversar, así como para la edición de material didáctico correspondiente al programa La Aventura de la Vida; del Gobierno de Cuba, para la aplicación, desde 1998, del mencionado programa, al igual que sucediera entre 2001 y 2011 en el caso de la Municipalidad de Las Condes, en Chile. También la Alcaldía Mayor de Bogotá contrató con la alianza PROINAPSA-UIS/EDEX, en 2009 y 2010, la aplicación de programa La Aventura de la Vida. Otra alianza, en este caso de instituciones públicas y privadas lideradas por la OPS y el Ministerio de Salud de Costa Rica, nos ha venido contratando desde 2010 para formar en Habilidades para la Vida a agentes de salud y a docentes, e implementar los programas La Aventura de la Vida y Retomemos en la Región Brunca. En 2013, la Secretaría de Educación Pública del Gobierno de México contó con EDEX para dar apoyo al Proyecto de incorporación de la perspectiva de género en escuelas secundarias e impulso a la política de igualdad sustantiva de género.

La colaboración con la Organización Panamericana de la Salud

Particular relevancia ha tenido para nuestro trabajo la relación que a lo largo de estas dos décadas hemos sostenido con la Organización Panamericana de la Salud (OPS). El mismo, se inició en 1994 cuando fuimos invitados a colaborar, junto con un reducido grupo de profesionales de cuatro continentes, en la elaboración del Manual para crear, utilizar y evaluar actividades y materiales preventivos. Fue esta la manera en la que OPS daba respuesta a la sugerencia de los participantes en la reunión sobre el Proyecto Niños de la Calle celebrada en Ginebra ese mismo año, acerca de la necesidad de concebir una herramienta basada en un planteamiento participativo.

Desde entonces, se sucedieron con intermitencia las oportunidades para la colaboración entre EDEX y la OPS, como la habida en el seno del grupo de trabajo que diseñara la nueva Estrategia de la Red de escuelas promotoras de salud, hasta que en 2003 tuvo lugar una muy positiva inflexión. Ese año se afianzó y formalizó tal colaboración con la firma, en Washington, del Memorándum de entendimiento EDEX-OPS. Dicho acuerdo, asistido económicamente por el Gobierno Vasco, tuvo como objeto el Refuerzo de la promoción de la salud y la educación para la salud en el ámbito escolar en América Latina y el Caribe,  y facilitó el desarrollo de una panoplia de intervenciones realizadas en alianza con Proinapsa-UIS (Colombia), Fundación Convivir (Argentina), Universidad de Los Lagos (Chile) e Instituto de Educación Popular El Abrojo (Uruguay).

Posteriormente, el Memorándum fue renovado, y prestamos asistencia técnica a la Unidad de Determinantes Sociales de la Salud de la OPS, en el marco de la iniciativa Rostros, Voces y Lugares. Lo hicimos en materia de formación en cuatro países de Centroamérica bajo el epígrafe Fortalecimiento de la alianza salud, educación y desarrollo;  realizamos producciones de comunicación educativa, como la radial El árbol de los abrazos y La Canasta de buenas prácticas para la consecución de los ODM; y elaboramos memorias multimedia, como fue el caso reciente de Experiencias de las Américas, para la 8ª Conferencia Mundial de Promoción de la Salud en todas las políticas en las Américas (Helsinki 2013).

Una casa para otras citas

A lo largo de estas dos décadas, hemos tenido ocasión de recibir en nuestra casa a numerosas organizaciones, que nos visitaron para conocer nuestro trabajo, para hacer seguimiento de los proyectos que compartíamos, o con motivo de la realización de cortos períodos de formación, como fue el caso de los profesionales de las ong argentinas Convivir y Anpuy, o las mexicanos Fundación Comunitaria Querétaro, Universidad Autónoma del Yucatán y Saber Se, entre otras muchas. Hubo ocasiones, igualmente, en las que procuramos asistencia a instituciones, como sucedió en el caso de la Banda de Música de Jardín – Ciudad Bolivar (Antioquia, Colombia), integrada por medio centenar de jóvenes, para quienes organizamos e hicimos sostenible una gira artística en el País Vasco. Y no faltaron, tampoco, las oportunidades para prestar apoyo a personas llegadas al margen de organización alguna, como sucedió con la pareja que llamó a nuestra puerta en su condición de refugiados, a quienes  acogimos y proporcionamos empleo en el seno de nuestra organización durante dos años.

De igual modo, hemos dado la bienvenida a responsables políticos, como el Intendente de Canelones y el Secretario de la Junta Nacional de Drogas (Uruguay), el Viceministro de Prevención y Rehabilitación Antidroga del Ministerio del Gobierno de Bolivia, el  Coordinador Provincial del Plan de Prevención de Mendoza (Argentina), o el Prefecto de Tres Ríos (Brasil), lo que ha contribuido notablemente a nuestro crecimiento personal, profesional e institucional.

No faltaron quienes se incorporaron como profesionales a nuestro equipo durante varios meses, mientras realizaban sus estudios de postgrado en las universidades del País Vasco y Deusto, como fueron los casos de jóvenes de Chile, Colombia y Brasil, ni tampoco quienes hicieron pasantías remuneradas durante un año, como sucedió en los casos de dos técnicos de una organización amiga; incluso tuvimos entre nosotros durante cinco años, al frente del Área de Cooperación, al que fuera hasta entonces Director de una de nuestras organizaciones contrapartes. Por último, es significativo señalar que desde hace una década forman parte de nuestra plantilla, en tareas de formación y comunicación, dos personas que no renuncian a vivir en su Bucaramanga de origen. Por el contrario, jamás hemos sentido la necesidad de tener “desplazados sobre el terreno”, quizás porque siempre pensamos que  nuestras contrapartes sabían muy bien el terreno que pisan.

Lo mucho que hemos tenido ocasión de aprender

A todos acogimos y de todos aprendimos. De profesionales de la talla de Amanda Bravo y Víctor Martínez conocimos algo de lo mucho que saben sobre Habilidades para la Vida; de expertas de la OPS, como Mª Teresa Cerqueira o Sofialeticia Morales supimos más, no únicamente sobre Promoción de la Salud, sino acerca del saber ser y del saber estar; de la mano de profesionales de la comunicación educativa, como Gladys Herrera e Iván Darío Chahín creamos apetecibles materiales didácticos y disfrutamos de la fiesta de la conversación en forma de talleres y sobremesas; de dirigentes como Cirelda Carvajal, Juan Raddamés de la Rosa, Carmen Masías, Alberto Croce, Josefa Ippolito-Shepherd, Julio Calzada, Blanca Patricia Mantilla, Carla Mella, Jorge Melguizo, Ángela Tello, Mercedes Aranguren, Diana Mena y tantas otras personas que sería largo citar, nos nutrimos de su ejemplo y amistad. De quienes fallecieron,  Leonardo Mantilla y Aníbal Morales, guardamos los mejores recuerdos. De entre las ong con las que compartimos buena parte de este largo camino, solo perdimos la amistad de una, como se lamentara García Márquez en alusión a Mario Vargas Llosa.

“Las diferencias centrales de desempeño nacional en el escenario económico mundial presente se basan en la “calidad de la población” de un país. Las dos expresiones fundamentales de esa calidad son los niveles de educación y de salud. La segunda, fuertemente influida por la primera, es a la vez la base en la que se apoya la primera”. Bernardo Kliksberg. Primero la gente.

Fue en 1994 cuando pusimos en marcha nuestro primer proyecto en el marco de la Cooperación Internacional al Desarrollo. Desde entonces,  continuamos sin interrupción hasta sumar 118 proyectos, realizados en 17 países de Latinoamérica y el Caribe, con 44 ONG amigas. A la fecha, mayo de 2014, cinco de ellos están en curso y entregamos relato e informe final de otro. Un camino recorrido durante 20 años, que hemos dado en llamar Alianza Salud, Educación y Desarrollo.

En el transcurrir de estas dos décadas, los proyectos, educativos en su mayor parte, han contribuido a la formación de más de 55.000 agentes de Educación y Salud, e impactado directamente sobre una población superior a 1.500.000 escolares de educación primaria y secundaria, así como decenas de miles de madres y padres.

La historia comenzó en 1992 en Guayaquil, Ecuador, con ocasión del taller en el que participaron organizaciones especializadas en drogodependencias de la Región Andina. Celebrado en el marco de un programa de cooperación auspiciado por la Comisión Europea, EDEX acudió como invitada para impartir una sesión sobre Elaboración de materiales para la prevención. Lo hicieron, probablemente, porque para entonces nuestra Caja de herramientas para la prevención ya estaba bien provista.

Debió de resultar interesante nuestro enfoque, tan alejado de la “guerra contra las drogas” como centrado en la educación para la vida como estrategia para afrontar tal desafío, al punto que ese mismo año la organización peruana CEDRO, aplicó de manera experimental el programa La Aventura de la Vida, creado por EDEX y aplicado en el País Vasco desde 1990. El mismo, había sido distinguido en Londres con motivo de la I Semana Europea de la Prevención, y un año antes recibido uno de los Premios Reina Sofía en materia de prevención escolar de las drogodependencias.

No fuimos, nos encontramos

Este fue el modo en que se inició, en muchos casos, la relación con nuestras contrapartes en el Sur, después de que éstas se interesaran en aplicar programas para la promoción de hábitos saludables entre escolares, con énfasis en prevención de las drogodependencias, desarrollados por EDEX, al entender que, convenientemente adaptados, encontraban sentido en el seno de sus comunidades.

En efecto, la Cooperación al Desarrollo no fue un propósito fundacional. Nacimos hace 40 años para promover el bienestar de niñas, niños y adolescentes en nuestro entorno más cercano,  y una década después nuestro trabajo se amplió, de la mano de organizaciones amigas y administraciones públicas, al conjunto del País Vasco y al conjunto de España. Andando el tiempo, encontramos sentido a hacerlo, también, en Latinoamérica, algo que no resulta extraño tratándose de vascos.

Cooperación al Desarrollo, en nuestro caso entendida como un camino de doble vía, en el que se aporta y se recibe, en el que se enseña y se aprende, en el que permanentemente se lleva y se trae. Un camino en el que no sólo se construye lo de “allá”, pues lo de “allá” sirve, también, para construir y reconstruir lo de “acá”.

Alianza Salud, Educación y Desarrollo

A lo largo de estas dos décadas, hemos colaborado con decenas de ONG de muy diverso tamaño, recorrido, filiación y ámbito de trabajo. En lo que se refiere a este último aspecto, si bien durante los primeros años nos relacionamos con organizaciones orientadas hacia el fenómeno de las Drogodependencias y su prevención, como Cedro en Perú, Seamos y Cese, en Bolivia, Fundación Faro, Corporación Caminos, Corporación Surgir y Niños de Papel, en Colombia, o Pam-Drogas Iquique, en Chile, pronto el abanico se amplió a otras con énfasis en lo Comunitario, como la dominicana Casa Abierta, o a las que se desempeñan en Educación, como Fe y Alegría Venezuela y Colombia,  Salud, como Proinapsa-UIS, o Comunicación, como sucede con la Asociación Mundial de Radios Comunitarias-ALC, y aún a gobiernos, como es el caso de la República de Cuba.

De igual modo, a los primeros desarrollos en los países de la Región Andina, que también compartimos con organizaciones como Vivir, en Venezuela, con Fundación Ayuda, en Ecuador, y con la peruana CEPESJU, le sucedieron proyectos con otras en el Cono Sur, como las argentinas Anpuy, Convivir, Fundación SES, Programa Cambio y la AEA, la paraguaya Prever o las uruguayas El Abrojo y Puente al Sur, así como de Centroamérica (Cruz Blanca Panameña, Fundasalva, Vida y Sociedad, Grupo Coordinación de Drogas y Casa Alianza), el Caribe (Casa Abierta y Gobierno de Cuba) y México (Fundación Comunitaria El Bajío, Fundación Comunitaria Querétaro, Sistemas de Información para la Seguridad Humana y Saber Se. Por otra parte, al partenariado con ONG sumamos la colaboración directa con la Organización Panamericana de la Salud, OPS y  gobiernos locales y nacionales, como el de la República de Cuba, desde 1997.

Proyectos centrados en el fortalecimiento institucional de las organizaciones y la formación de agentes de educación y de salud comunitaria para la más adecuada aplicación por su parte de programas educativos que buscan anclaje en las políticas públicas y grandes impactos. Programas orientados al entrenamiento en Habilidades para la Vida de niñas, niños y adolescentes para un mayor empoderamiento, que atienda al cuidado de uno mismo, de las demás personas y del entorno; con un marcado enfoque de derechos y énfasis en Salud sexual y reproductiva, Prevención de las drogodependencias, Género o Convivencia,  según el caso; y con frecuencia articulados alrededor de los programas Cuentos para conversar, La Aventura de la Vida, Órdago y Retomemos, algunos de ellos creados y recreados desde ambos lados, cuando no desde “el Sur”.

El trabajo en red

Si bien los proyectos realizados en el marco de la Cooperación Internacional acostumbran a ser bilaterales, en ocasiones hemos logrado desarrollarlos a un tiempo con varias ong de un país, consiguiendo no solo mayor impacto sino importantes aprendizajes, también en términos de desarrollo institucional. De igual modo, el hecho de trabajar colaborativamente organizaciones muy diversas, en realidades igualmente diferentes, tanto en España como en varias regiones de Latinoamérica, y hacerlo en torno a un mismo programa, nos proporcionó una formidable plataforma para el aprendizaje.

En efecto, desde el primer momento actuamos en red, si bien ésta no se formalizó como Red iberoamericana de educación sobre drogas hasta 1998, en el curso del II Seminario Iberoamericano La Aventura de la Vida, celebrado en Bilbao. El primero de ellos,  que nos reunión en 1996, en Medellín, tuvo continuidad en España, Guatemala, Bolivia y Ecuador, hasta un total de diez citas, la última de las cuales se realizó en colaboración con el Gobierno de Aragón. Seminarios que nos permitieron no solo avanzar en cuestiones como la evaluación, el papel de las madres y padres, la formación de las personas docentes, la revisión de los materiales didácticos o el funcionamiento de la propia Red, y de este modo mejorar el programa que compartíamos y que cada quien recreaba, sino forjar sólidas relaciones personales e institucionales.

La Red Iberoamericana de ONG que intervienen en Drogodependencias (RIOD) es otro de los espacios de colaboración en el que participamos desde su creación, en 1999, cuando EDEX fue elegida para formar parte de su primera Junta Directiva, en la que asumió responsabilidades en las áreas de Secretaría y Comunicación. Fue gracias al impulso de la Delegación del Gobierno para el Plan Nacional sobre Drogas de España y al apoyo de la Agencia Española de Cooperación Internacional,  que ONG de 19 países articulamos este espacio de encuentro e incidencia política. Un lugar para debatir y construir juntos que hoy, 5 de mayo, nos convoca en Montevideo con motivo del XVI Seminario Iberoamericano sobre Drogas y Cooperación.

La Escuela Iberoamericana de Habilidades para la Vida

Como no podía ser de otra manera, dada la naturaleza de los programas compartidos, han sido muchas las ocasiones en las que nos hemos encontrado en torno a la formación, la cual ha evolucionado en sus acentos, dirección y formato. En efecto, las drogodependencias y su prevención fueron dejando espacio a otros asuntos, como la comunicación educativa, la equidad de género, la salud sexual y reproductiva, la promoción de la convivencia o las Habilidades para la Vida.

De igual modo, cambió el sentido en el que caminábamos al encuentro por el sendero que juntos habíamos abierto. Si al inicio de la primera década, la mayor parte de las pisadas se orientaban en dirección Norte-Sur, a partir de la segunda la relación fue más bidireccional, primero, y en sentido inverso más adelante. No podía ser de otra manera, habida cuenta de que el enfoque que despertaba nuestro interés de manera creciente desde que en 1993 fuera impulsado por la Organización Mundial de la Salud, Habilidades para la Vida, contaba con un apreciable recorrido por parte de la OPS como de profesionales de algunas de las organizaciones con las que veníamos trabajando.  

También hemos avanzado en lo que se refiere a los formatos en los que tiene lugar este diálogo de saberes. A los Talleres, desplegados en decenas de ciudades en todas las regiones de Latinoamérica, los Encuentros, como el I Encuentro Vasco-Colombiano de Educadores para la Prevención del uso indebido de Drogas celebrado en Medellín, los Seminarios, como los diez aludidos en torno a La Aventura de la Vida y los tres Seminarios Iberoamericanos sobre HpV, se añade la Formación on line, y la apuesta por las HpV de los últimos diez años cristaliza en la Escuela Iberoamericana de Habilidades para la Vida.

Construido pacientemente desde ambas orillas, este espacio cuenta desde hace dos años con el primero de sus desarrollos, que denominamos TransCURSO, un espacio on line para formarnos en HpV, mediante el que minimizamos las limitaciones de espacio, tiempo y presupuesto.

Su Claustro de tutoras y tutores, integrado al 50% por especialistas de Latinoamérica y del País Vasco, ha acompañado a lo largo de las seis ediciones realizadas, procesos de crecimiento personal y profesional de 187 personas de la Educación, la Salud y la Intervención social, en 17 países.

El apoyo de las administraciones públicas

En algunos casos, la colaboración resulta suficiente con recursos de las respectivas organizaciones, si bien la mayor parte de los proyectos han precisado de co-financiaciación por parte de organismos públicos  y privados del Sur y Agencias de Cooperación Internacional al Desarrollo. Entre las que nos han acompañado a lo largo de estos 20 años se encuentran la Comisión Europea, la Agencia Sueca para el Desarrollo Internacional, la AECI, el Gobierno Vasco, la Diputación Foral de Bizkaia y los ayuntamientos de Bilbao, Portugalete, Leioa, Sestao, Barakaldo, Andoain, Basauri y Elche, así como la Delegación del Gobierno para el Plan Nacional sobre Drogas.

Continúa en próxima entrada

“Pidamos a los niños que descubran si en su zona habitan personas con bagajes culturales diferentes, que nos describan en qué se diferencian de ellos, pero también, dentro de su grupo de pertenencia, en qué se diferencian unos de otros. Digámosles que es normal que en un primer momento la diversidad de los otros no nos guste, pero que ser diferentes no significa ser malos. Nos hacemos malos cuando queremos impedir a los demás que sean diferentes. Digamos a los niños que las diferencias hacen del mundo un lugar interesante en el que vivir. Si no hubiese diferencias no podríamos entender siquiera quiénes somos: no podríamos decir ‘yo’ porque no tendríamos un ‘tú’ con el que compararnos. Digamos que igualdad significa que cada uno tiene derecho a ser distinto a todos los demás”, escribía Umberto Eco.

Inspirados por las palabras del semiólogo y escritor italiano, humeantes aún las Torres Gemelas, el programa  Los Nuevos Vecinos comenzó a gestarse en 2002, alertados, igualmente, por las manifestaciones racistas que tomaban cuerpo en nuestro entorno de vida y de trabajo.

En efecto, en un municipio muy querido, un numeroso grupo de ciudadanos organizados, mostraron con rotundidad y tenacidad su rechazo a la puesta en marcha de un dispositivo que habría de mejorar las condiciones de empleabilidad de la población gitana. Una comunidad ésta que compartía asiento en la zona más empobrecida y deteriorada de un municipio levantado al pie de las grandes factorías, deudor de mano de obra inmigrada décadas atrás y elevada tasa de desempleo entonces y ahora.

Convertida la plataforma vecinal en Agrupación de electores, conseguiría algún tiempo después el número de concejales suficiente para desplazar de la Alcaldía a quien se había mantenido firme en la postura de no negar el derecho de ciudadanía a una parte de sus convecinos.  

Largo y discontinuo proceso de gestación

Para entonces, ya habíamos desarrollado el argumento, el guión, la galería de personajes y creadas las 58 páginas del tebeo inspirado en aquellos acontecimientos. Gracias el apoyo económico prestado por la Dirección de Derechos Humanos del Gobierno Vasco, pudimos encargar la validación del prototipo, tras la cual recogimos las sugerencias del alumnado y sus profesores en contextos bien diferentes, así como de monitores de tiempo libre educativo. Quedaba lista, en 2004, la herramienta didáctica para encender la conversación sobre el racismo y la xenofobia entre niñas y niños de 11 a 14 años.

Mientras tanto, el proceso de regeneración urbana y social emprendido con acierto en la localidad citada, causaba “víctimas” colaterales en algunos municipios vecinos donde tenían lugar realojos de algunas familias que habitaban infravivienda.

Y nuestro tebeo seguía sobre la mesa a la espera de la oportunidad. Ésta llegó a raíz de la noticia acerca de la concentración de escolares de origen emigrante en medio centenar de escuelas públicas vascas y, en torno a ella, la retahíla de comentarios de quienes embisten ante cualquier expresión del fenómeno migratorio cuando ésta es protagonizada por pobres. Recogidos con tiento, cual vómitos, acudimos con aquella “ristra de morcillas” al Gobierno Vasco, convencidos de que una propuesta como Los Nuevos Vecinos encontraría acomodo en la política pública sobre convivencia.

Y así sucedió. Nos prestó apoyo decidido, y sus técnicos de Educación e Inmigración hicieron interesantes aportaciones didácticas a la propuesta, que entendieron de interés no solo por la temática, el tratamiento y el novedoso formato de la misma, sino porque nutría la iniciativa eskola 2.0 y respondía al proceso de incorporación del trilingüismo a las aulas vascas.

Portal educativo

El programa se concreta en un portal trilingüe dirigido al mundo educativo –escolar y no escolar- con el propósito de contribuir al desarrollo de la competencia social y ciudadana en niñas y niños de 11 a 14 años, con énfasis en la convivencia entre diferentes, que no desiguales.

La persona educadora cuenta con siete Secuencias didácticas , que aluden a Procesos migratorios, Discriminación y Ciudadanía, y que se desarrollan de manera independiente. Cada una va acompañada de su Ficha técnica en la que se señalan los objetivos, el área curricular en la que encaja, una breve descripción de las actividades propuestas, las características técnicas y un glosario de términos.

El soporte central de la iniciativa, el cómic del mismo nombre, se pone al alcance de los destinatarios tanto en formato e-book como en papel. A lo largo de sus páginas, chicas y chicos comparten una historia que les invita a reflexionar sobre los valores ciudadanos y sirve de punto de apoyo para entrenar, con el apoyo del profesorado, determinadas Habilidades para la Vida, como la empatía.

Iniciativa en marcha y alimentada

Nos ocupa ahora la tarea de acelerar el pulso de la propuesta mediante la conversación en las redes sociales, la alimentación de la sección de Noticias y del espacio destinado a las familias, el acompañamiento al profesorado y la construcción de alianzas con organizaciones del sector y de la Administración pública.

De igual modo, avanzamos en la inclusión de nuevos contenidos, entre los que destacan una Secuencia didáctica, la versión del e-book en francés y la apertura de un canal sobre racismo y xenofobia en edex.tv, que inauguramos con las ponencias presentadas durante la jornada “La escuela vasca ante el reto de la educación antirracista”, y que sumará aquellas piezas de interés que las personas amigas nos aporten.

“Todos tenemos derecho a transitar libremente, afirma el artículo 13. Entrar es otra cosa. Las puertas de los países ricos se cierran en las narices de los millones de fugitivos que peregrinan del sur al norte, y del este al oeste, huyendo de los cultivos aniquilados, los ríos envenenados, los bosques arrasados, los precios arruinados, los salarios enanizados. Unos cuantos mueren en el intento, pero otros consiguen colarse por debajo de la puerta. Una vez adentro, en el paraíso prometido, ellos son los menos libres y los menos iguales”, escribe Eduardo Galeano.

Cada 21 de marzo se conmemora el Día Internacional de la Eliminación de la Discriminación Racial que nos recuerda nuestra responsabilidad colectiva de promover y proteger los ideales de la Declaración Universal de los Derechos Humanos, cuyo primer artículo afirma que «todos los seres humanos nacen libres e iguales en dignidad y derechos».

En esta ocasión, se celebra bajo el lema “El papel de los dirigentes en la lucha contra el racismo y la discriminación racial”, elegido por la Oficina del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos con el objetivo de resaltar el papel fundamental que juegan los dirigentes en la movilización de la voluntad política. A las puertas de la convocatoria de las elecciones al Parlamento Europeo, viva en nuestra retina la imagen del funeral por el ejemplarizante Nelson Mandela, el lema no podía haber resultado más oportuno.

La Educación encierra un tesoro

“La educación sigue siendo el arma más poderosa para prevenir el racismo y cortar de raíz la discriminación”, nos interpela Irina Bokova, Directora General de la UNESCO, en el mensaje con el que se suma a la conmemoración.

En efecto, La educación encierra un tesoro, título con el que se publicara hace casi dos décadas el celebrado Informe Delors. Para los expertos convocados por la UNESCO, Aprender a Vivir Juntos habría de ser uno de los cuatro pilares de la educación para el siglo XXI, junto a aprender a conocer, aprender a hacer, aprender a ser.

En relación al mismo, Rodolfo Stavenhagen escribía: “únicamente una educación que tienda a una cultura cívica compartida común, basada en los derechos de la persona humana conseguirá impedir que las diferencias sigan engendrando desigualdades y las particularidades inspirando enemistad”.

EDEX: educar para vivir, educar para convivir

No es otro el empeño de EDEX, que a lo largo de cuatro décadas hemos formado a miles de educadores y puesto en marcha iniciativas y programas educativos con enfoque de derechos. Unos, con acento en la equidad de género, creado para los más pequeños; otros, con énfasis en las diferentes manifestaciones de violencia, y convivencia en positivo, pensados en ambos casos para conversar con personas adolescentes; y algunos en clave de interculturalidad, como Aprendiendo a Convivir.

No fue hasta 2012 que pusimos en marcha un programa educativo cuyo objetivo fuera prevenir el racismo y la xenofobia entre los escolares, Los Nuevos Vecinos. Del mismo, hablaremos en próxima entrada.

Cada nueva experiencia de trabajo grupal nos reitera que el camino de aprender Habilidades para la Vida se recorre a paso lento y sin un punto de destino determinado. La lentitud aparece por no tratarse de un aprendizaje inmediato y al estilo del salto con pértiga, de un solo brinco.  Además, cada día nuestro GPS personal y social se va encontrando con novedades que nos hacen cambiar de ruta, reorganizar los planes y, siempre, ir respondiendo en presente a los desafíos de la vida diaria.

Esa fue la vivencia de la semana anterior en el Cantón de Curridabat, Costa Rica. Allí estuvo EDEX, por invitación de las ocho organizaciones que promueven el proyecto de prevención de violencias en la vida de la gente joven del cantón:  Ministerio de Salud de Costa Rica, Ministerio de Educación Pública, Caja Costarricense de Seguro Social, Instituto Nacional de las mujeres, Municipalidad de Curridabat, La Fundación PANIAMOR, y la Organización Panamericana de la Salud, con el apoyo de Open Society Foundation.

Trabajamos dos días con jóvenes y tres días con las personas adultas que les acompañan en su proceso de formación en el colegio, en los centros culturales y en las organizaciones de la zona. Durante la semana caminamos paso a paso, pensando, sintiendo, actuando. Se exploró dentro de cada persona y también en el contexto en donde se vive, jugando y analizando críticamente, buscando que la semana se pareciera a la forma en que siempre las personas hemos aprendido estas habilidades, es decir socializando.

Y lo cierto es que lo logramos. Los escritos de cada persona, las palabras compartidas, los hechos colectivos de solidaridad y reflexión, entre otros, mostraron que juntos podemos aprender habilidades con intención de transformar los contextos injustos e inequitativos en los que nos desenvolvemos,  las violencias que hemos normalizado, los roles que hemos aprendido según seamos hombres o mujeres.

Mientras que el taller se iba desarrollando, al fondo del salón se gestaba una sorpresa. Allí estaba instalada el área de refrigerios y almuerzos. Cada vez que disponía de un tiempo, la mujer que tenía aquello a su cargo se sentaba y escuchaba en silencio, observaba con cuidado, pensaba, asentía, celebraba, hasta que no se aguantó más y al cerrar la sesión del jueves me dijo: “si esto lo hubiera vivido hace 20 años, no hubiera permitido lo que pasó en mi matrimonio”.

Luego, ella contó de la aceptación con que asumió el mal trato de parte de su marido, su infidelidad y descaro, las palabras con que le hacía sentir que era una mala persona, que no le merecía… Todo fue aceptado con culpa, porque sentía que no lograba ser la mujer que le pedían. Hasta que hace un año él se marchó y ella quedó deprimida, sintiendo que no tenía cómo seguir viviendo después de haber defraudado a su esposo, de no haber podido ser mujer y esposa de la forma en que la enseñaron.  Sus hijas, ya mayores, lograron cubrirla de fuerza y afecto, la sacaron de la cama, le ofrecieron confianza y así, poco a poco, se pudo desprender de esa relación de más de 20 años.

A lo largo del taller observó a las personas jóvenes y adultas aprendiendo a conocerse, a fijar límites en las relaciones, a expresar afecto, a dudar de la violencia y el sufrimiento como destino, dispuestas a emprender juntas cambios que permitan establecer mejores relaciones, más equidad y, sobre todo, derechos. Le pedí que me dejara grabar sus palabras y algunas de ellas se pueden escuchar acá: Imagen de previsualización de YouTube

Fue una grata sorpresa saber que esta mujer estuvo caminando con nosotros en el aprendizaje. Nos hizo notar que las habilidades tienen poder de contagio, que cuando una persona ve a otra que ha emprendido el reto de fortalecer sus habilidades, siente deseos de sumarse, que cuando aparece un cambio en el contexto a manera de oportunidad para expresarnos, para conocernos, se acepta con gusto, se responde positivamente a la invitación de caminar juntos y transformar aquello que impide que cada ser florezca en plenitud.

En Curridabat, Costa Rica, hay ahora un colectivo juvenil, un colectivo docente y un colectivo institucional (y una emprendedora mujer que atiende eventos), dispuestos a contagiar límites a la violencia, a propagar la equidad en las relaciones, la creatividad para relacionarnos sin prejuicios, comprendiendo que el reto no es tener privilegios sino derechos. Intuyo que ese contagio producirá pequeños cambios en el contexto que irán poniendo en duda las formas en que nos violentamos e invitando a relacionarnos en forma asertiva. Bienvenidos tales contagios, nos faltan con urgencia.

De tanto manosearlas, las palabras corren el riesgo de perder sentido o acabar adoptando significados equívocos. Algo así ocurre con el término “emprendizaje”, a fuerza de repetirse hasta la saciedad como la supuesta solución a todos los males que en la actualidad nos aquejan. Otro tanto cabe decir del concepto “emprendizaje social”, explotado por intereses tan diversos (cuando no contradictorios) que no siempre es fácil encontrarles un nexo común.

Para nosotros, la clave definitoria del emprendizaje social es el empoderamiento ciudadano en la búsqueda de soluciones a problemas sociales no atendidos. Así, incluye a personas, colectivos, organizaciones de diverso tipo que ven posible impulsar proyectos orientados a mejorar las condiciones de vida de determinados colectivos, a afrontar problemas sociales que el mercado no considera rentables y que las instituciones públicas no consiguen resolver.

Con este telón de fondo, cuando se habla de emprendizaje social (y de emprendizaje en general valdría decir), es habitual que se asocie con personas jóvenes. Esto, siendo una parte importante de la realidad, no es, sin embargo, la realidad completa. De hecho, en todo el mundo hay un número considerable de experiencias de emprendizaje social que son realizadas por personas de todas las edades.

En el encuentro que presentamos vamos a centrarnos en iniciativas de emprendizaje social protagonizadas por personas mayores y/o dirigidas a ellas. Personas que, habiendo dejado atrás la edad de jubilación, siguen manteniendo vivo su espíritu inconformista y se sienten en forma para continuar protagonizando propuestas diversas de mejora social. Contribuyendo de paso a dotar a las personas mayores de una visibilidad social que a menudo les es negada.

Con el doble propósito de fomentar el interés por el emprendizaje social protagonizado por personas mayores y de contribuir al cuestionamiento de estereotipos discriminatorios y excluyentes, hemos organizado un encuentro cuyas claves son las siguientes:

  • Lugar: Bilbao, Centro Cívico “La Bolsa” (Palacio John), C/Pelota, 10.
  • Fecha: 16 de diciembre de 2013.
  • Horario: 10:00-13:00.
  • Organizadores: EDEX y Zerbikas Fundazioa.
  • Apoyo: Gobierno Vasco. Departamento de Empleo y Políticas Sociales.
  • Dirigido a: personas, organizaciones sociales e instituciones públicas del ámbito de la acción social.
  • Contenido: Tras una puesta en situación por parte de Joseba Zalakain, director del SIIS, Marian Pérez de Albéniz, responsable de las políticas en esta materia del ayuntamiento de Bilbao, presentará la iniciativa Bilbao ciudad amigable con las personas mayores. A continuación, una mesa de experiencias permitirá conocer el trabajo de organizaciones como Secot (Voluntariado senior de asesoramiento empresarial) o Nagusiak, o de personas como Rafa Mendia, promotor en Euskadi del Aprendizaje y Servicio Solidario. Terminaremos con la presentación por parte de EDEX, en el marco de nuestra iniciativa Social Dreamers, de un taller de formación en emprendizaje social, dirigido a personas mayores interesadas en protagonizar experiencias de mejora comunitaria, ya sean dirigidas a otras personas mayores, ya sean dirigidas a cualquier otro colectivo.

A continuación, el programa completo.

Una vez resueltas las tareas posteriores a #LoHacemos13, me gustaría mostrar mi agradecimiento a todas las personas que, de una u otra forma, participaron en su organización y desarrollo:

A quienes dentro y fuera de la sala tuitearon, haciendo que #LoHacemos13-Educación abierta para una sociedad abierta, fuera TT ambos días.

A quienes antes, durante y después contribuyeron desde sus blogs y otras plataformas a difundir y relatar su experiencia del encuentro.

Y, por supuesto, a las personas que acudieron al Centro Cultural Santa Clara, haciendo de ese día y medio un espacio de reflexión e intercambio sobre un asunto tan relevante como el que nos convocó.

Al igual que hicimos en 2011 y 2012, en breve tendremos, los vídeos de las ponencias en edextv. Entre tanto, puedes echar un vistazo al vídeo que nos hizo Euskadi+Innova, que presentamos a continuación.

Imagen de previsualización de YouTube

“¡Eres el segundo en ver la portada! El primero ha sido Frederic. Todavía no me han llegado los libros y la venta se abre a partir del lunes“. Era Roser Batlle, Charo, quien de esta forma compartía conmigo la imagen de la cubierta de su último libro, titulado El aprendizaje-servicio en España. El contagio de una revolución pedagógica necesaria. Algún tiempo atrás me había enviado el “manuscrito” acompañado del acostumbrado “Si tienes tiempo para echarle un vistazo y ves algo...” Para qué engañarnos, no saqué tiempo sino para ojearlo, porque ya habría ocasión de leerlo tan pronto estuviera impreso y porque no resulta sencillo hacer aportes al trabajo de Charo. No, no me refiero a que le cueste dejarse corregir, sino a que el resultado de su trabajo, sentido, concienzudo, meticuloso y generoso no le deja a uno apenas resquicios para “meter cuchara”.

De ello soy testigo, y lo somos en Fundación EDEX, desde que nos conocimos hace 33 años. Recién estrenábamos ayuntamientos democráticos, allá por el 79 del siglo pasado, y por entonces compartíamos trabajo voluntario en organizaciones de tiempo libre educativo, Charo en L´Hospitalet y yo en el Club de Tiempo Libre de Repélega, en Portugalete. Ella pedagoga, y yo recién licenciado del servicio militar, por inútil, con licencia para ejercer como maestro de escuela, éramos miembros del claustro de profesores de sendas escuelas de formación, el municipal Centre d´Estudis de l´Esplai, en su caso y EDEX Eskola, en el mío; ella como directora y yo como aprendiz a la sombra de pioneros como Rafa Mendía. Charo, amante de la escalada, siempre va por delante en esta particular cordada.

A aquellos tiempos me remonta desde las páginas de su libro. “Gran parte de mi vida profesional la he dedicado a la educación no formal, en el sector asociativo. Esto en la práctica quiso decir un cajón de sastre repleto de colonias y campamentos, juegos, talleres, teatro, excursiones, campañas económicas, relaciones con los vecinos, negociaciones con la administración…Profesionalmente, me fui especializando en la formación de monitores y responsables asociativos y en la elaboración de programas pedagógicos de educación en valores, dirigidos, especialmente, a la infancia y la juventud de los barrios populares, con déficits educativos y menores oportunidades. En todo esto invertí la mayor parte de mi juventud y adultez“, escribe.

Me había llevado hasta la ciudad catalana la revista Txirikilan, que editaba la federación Haurrak, de tiempo libre educativo infantil y juvenil de Vizcaya, a la que EDEX asistía en tareas de formación. Para nosotros, baskitos y neskitas, los movimientos de tiempo libre educativo catalanes eran referencia obligada, y L´Hospitalet con su Club Infantil y Juvenil de Bellvitge poco menos que “La Meca”. De aquel peregrinaje vine con algunas entrevistas que incluiríamos en sucesivos números de nuestra revista, colaboradores y suscriptores para la misma, sustanciosos aprendizajes y el inicio de una amistad con Charo que dura hasta…siempre. A partir de entonces, se intensificaron los contactos entre EDEX y “los esplais” y se sucedieron  los viajes de estudios de ida y vuelta del alumnado de nuestros respectivos centros de formación.

Después, ambos dejamos el trabajo en administraciones públicas locales, regresamos de tiempo completo a los quehaceres asociativos que nunca habíamos abandonado, y las organizaciones de referencia de cada quien siguieron rumbos distintos. Perdimos el contacto por un tiempo hasta que Charo, por aquellas fechas responsable de los programas de educación en valores de la Fundació Catalana de L´Esplai, se interesó  por nuestro programa para la prevención de las drogodependencias La Aventura de la Vida, que ya tenía un largo recorrido en Euskadi y comenzaba a extenderse en Latinoamérica. Se “contagió” y, en buena medida gracias a su entusiasmo, dicho programa se implantó con fuerza en Cataluña y aún hoy continúa aplicándose.

Años más tarde, en su calidad de integrante del Centre Promotor d´Aprenentatge Servei de Catalunya, me devolvió la pelota. Entusiasta, como es, había “descubierto” el Aprendizaje-Servicio (APS), una metolología capaz de ensamblar aspectos del curriculum escolar con la actuación positiva sobre el entorno, favoreciendo el aprendizaje significativo y cultivando capital social. Se había aproximado a la misma de la mano del común amigo argentino Alberto Croce, de Fundación SES,  y de quien luego también lo sería, su compatriota María Nieves Tapia, fundadora y directora del Centro Latinoamericano de Aprendizaje y Servicio Solidario (CLAYSS). Charo predicó hasta convertirme, y tras una conversación con los miembros del Centre Promotor volví al paisito convencido de que era preciso articular un dispositivo para promover el APS en Euskadi, tan necesitada como estaba nuestra Comunidad de programas de educación para la ciudadanía. El “contagio”, esta vez en sentido inverso, había vuelto a producirse.

Fundación EDEX, uno de cuyos ejes de trabajo es la promoción de cultura ciudadana, decidió apadrinar la idea -que no apropiarse de ella-. Hicimos lo más importante y fácil, comprometer a Rafa para que lo liderase, seducir a organizaciones como Federación Sartu y Fundación Vivir sin Drogas, para constituir Zerbikas Fundazioa, incorporar al Patronato a Charo y otras personas con largo recorrido en trabajo social y educativo, y fortalecer la alianza con el Centre Promotor d´Aprenentatge Servei.

Poco más tarde, la autora de El aprendizaje-servicio en España. El contagio de una revolución pedagógica necesaria, lograría ganarse la confianza de Ashoka en forma de beca trienal, lo que le permitiría dedicarse en cuerpo y alma a difundir su “descubrimiento”. De esta suerte, Charo pasó a disponer de la tan necesaria tercera pata del taburete sobre el que se sentaría dispuesta a ordeñar sin descanso, a lo largo y ancho del país, las cálidas ubres del Aprendizaje-Servicio.

Enseguida, se sumó con entusiasmo y trabajo de calidad la Fundación Tomillo, en los madriles, y más tarde colectivos y personas de distintas Comunidades autónomas, hilvanados por el incesante trabajo de nuestra compañera. Veteranos e iniciados nos dimos cita y aliento, en número y aportes crecientes, en cada una de las cuatro ediciones de los Encuentros habidos en Portugalete, facilitados por su alcalde Mikel, por Santiago, concejal entregado a la causa, Adaka y Fundación Manuel Calvo, que culminaron con la creación de la Red española de aprendizaje-servicio, a los que siguió el celebrado en Barcelona, antesala del que de manera inminente tendrá lugar en Madrid.

Y se fueron contagiando algunos Gobiernos, Diputaciones y Ayuntamientos, colectivos docentes, congregaciones y asociaciones de madres y padres, Universidades, donantes como Fundación Porticus, y los tan necesarios “Marinas” (el primero de ellos, D. José Antonio, autor del prólogo del libro que celebramos), que entendieron que el Aprendizaje-Servicio no es el bálsamo de Fierabrás, pero sí una fragua de la que saldrán los ciudadanos sin los cuales no será posible construir los cimientos de la polis que anhelamos. Y un larguísimo etcétera de más de 200 personas, de quienes Charo se sabe “contagiada” y cuyos nombres y apellidos no podremos leer sobre el papel por imponderable editorial, pero sí aquí.

Han pasado poco más de cinco años desde que Fundación EDEX contribuyera a impulsar Zerbikas Fundazioa y la misma, en feliz expresión de Charo para el caso, “polinizara” con el Aprendizaje-Servicio el territorio o, mejor dicho, los diversos territorios, acaso por la vocación de misioneros atribuible a los vascos… y a las vascas. Cinco años que a modo de cuaderno de bitácora recoge este libro, cuya lectura recomendamos a quienes desean contribuir a esa revolución pedagógica tan necesaria a la que nos alienta su título, y desentrañar cómo el aprendizaje-servicio está contribuyendo a la misma de manera modesta, silenciosa y contagiosa.

Presentamos la tercera edición de #LoHacemos, que tendrá lugar en el Centro Cultural Santa Clara, de Portugalete, los días 5 y 6 de noviembre de 2013.

En el marco de nuestro compromiso con el fomento de la cultura ciudadana, en 2011 diseñamos un espacio de encuentro que bautizamos como #LoHacemos. Queríamos destacar que a participar en la vida pública se aprende haciéndolo. La primera edición de este encuentro se centró monográficamente en Nuevas formas de participación juvenil. Puedes ver el programa y las diversas presentaciones.

Tras valorar positivamente la experiencia, acordamos darle continuidad. En 2012 dinamizamos la segunda edición (#LoHacemos2012), a la que denominamos en esta ocasión: La hora del emprendizaje y la innovación social. También puedes ver el programa y las presentaciones realizadas.

En esta ocasión nos proponemos un nuevo acercamiento al protagonismo ciudadano. Cada vez son más las iniciativas a través de las que gobiernos y administraciones de diverso nivel pretenden abrirse a la ciudadanía (Open Government, Open Data, …), así como las impulsadas por la propia ciudadanía para participar activamente en la vida pública. Otro tanto cabe decir respecto a modelos alternativos de entender la vida económica y empresarial (Procomún, Economía del bien común, Empresa abierta…) ¿Qué tipo de educación sería necesaria para hacer realidad tales propósitos? En #Lohacemos13 Educación abierta para una sociedad abierta nos proponemos reflexionar sobre este asunto

Para ello, hemos dividido este encuentro en tres bloques. En el primero reflexionaremos sobre política, gobierno y participación ciudadana. Contaremos para ello con Antoni Gutiérrez-Rubí, asesor de comunicación y consultor político, Luis Petrikorena, director de Gobierno Abierto del Gobierno Vasco, Alberto Ortiz de Zárate, especialista en innovación pública y Open Government, María Arana, codirectora de Zaramari, Aje Arruti, coordinadora de VoxCivica, Arantxa Sainz de Murieta, una de las impulsoras de Lan Irekia, y Raimundo Parreño, responsable del Área de Participación e Innovación Social del Ayuntamiento de Portugalete que contribuye a la financiación del evento.

El segundo bloque se centrará en economía y empresa, y contaremos para ello con Julen Iturbe-Ormaetxe, consultor artesano, Ricardo Antón, de ColaBoraBora, Pablo Aretxabala, de NER-Nuevo Estilo de Relaciones, y Silvia Muriel, consultora.

El tercer bloque, centrado en la educación, estará integrado por Mikel Agirregabiria, responsable de Innovación Educativa de Bizkaia del Gobierno Vasco, Ainhoa Ezeiza, profesora de la Escuela Universitaria de Magisterio de Donostia, Nekane Otsoa, directora del CEP de Arrancudiaga, Alberto Estefanía, integrante del proyecto Klask, y un quiento ponente que esperamos confirmar en los próximos días.

Siguiendo este enlace puedes acceder al programa. Encontrarás también el formulario de inscripción y el procedimiento de abono de los 30 euros que hemos previsto para cubrir gastos.

Te esperamos.

La palabra “pre-pago” en Colombia está muy desprestigiada porque está asociada a la prostitución ejercida por mujeres jóvenes, universitarias, que cobran por una noche, altas sumas de dinero y por adelantado. Por eso, cuando María Consuelo nos contó que en su barrio Santo Domingo Savio, en Medellín, funcionaba la energía pre-pago, nos sorprendió. Ella es una mujer  que tiene un puesto ambulante, a pocos metros de la entrada al Parque Biblioteca España, donde vende desde sombreros, llaveros, collares pulseras, hasta recargas para teléfonos celulares y para la energía pre-pago.  Lo interesante de este servicio es que, ahora, cuando las personas no pueden pagar el consumo de luz y les suspenden el servicio, tienen la opción de hacer una recarga  por mínimo de tres mil pesos (1,20 €) y al digitar el pin que se les entrega en el contador de sus casas, automáticamente reactivan el servicio.

Anteriormente, no había opción. Sin el pago total de la deuda, la prestación del servicio era imposible. Este es un ejemplo de manejo de problemas y conflictos, una de las 10 Habilidades para la Vida, puesto en el ámbito social. Ya la pobreza, en muchos barrios de América Latina, es suficientemente extrema como para que la relación entre las organizaciones prestadoras de los servicios, el Estado y la comunidad, también lo sea.  Esto de la energía pre-pago propone una relación flexible, justa, en donde se procura que ninguna de las partes se perjudique.

Y como las Habilidades para la Vida son interdependientes, dar un manejo adecuado al problema de no tener el dinero para pagar la luz, es también disminuir los niveles de tensión y estrés de la población, por un lado y, por otro, aumentar la capacidad de las entidades públicas o privadas para conectar con las necesidades de las comunidades (empatía).

 Pocas ciudades se han transformado como lo hizo Medellín entre el 2004 y el 2011. El equipo de gobierno, luego de analizar críticamente el destino de los presupuestos, tomó las decisiones necesarias para lograr un objetivo: transformar la etiqueta de la criminalidad que caracterizaba a esta ciudad, en la etiqueta de la convivencia, las oportunidades, la educación  y la cultura. Esto fue lo que motivó recientemente que se le premiara como la ciudad más innovadora del mundo.

La innovación o creatividad de esta ciudad  son hijas de la claridad que se obtiene cuando somos capaces de pensarnos como personas ciudadanas con derechos, antes que como personas que tienen o no tienen el dinero para comprar servicios como la luz, el agua o el gas, o como la educación, la salud y el transporte. Este es sólo un ejemplo de la dimensión política de las Habilidades para la Vida, es decir, de la capacidad que tenemos para transformarnos en aquello que queremos ser, no sólo como personas, sino también como sociedades.

 Aquí podrá escuchar las palabras de María Consuelo que explican cómo  se recarga la energía en su puesto de venta y cómo la construcción del parque biblioteca España le dio luz a su barrio: dejó de ser el sector del miedo y se convirtió en uno de los lugares más visitados en Medellín por turistas de todo el mundo.


 

Rosa tiene 28 años y desde que terminó sus estudios no ha conseguido encontrar trabajo. Ha presentado cientos de currículos y ha sido convocada a varias entrevistas en las que siempre se ha sentido incómoda con la suficiencia del entrevistador. Sin apenas darse cuenta, en las entrevistas actúa cada vez más con un escepticismo que condiciona desde el principio el desenlace.

Elena tiene 35 años y es licenciada en arquitectura, carrera que terminó con un buen expediente académico. Comenzó a trabajar en su sector al poco de terminar la carrera, y fue asumiendo responsabilidades en la coordinación de gremios y equipos. Vivió esta experiencia con tal desgaste emocional, que abandonó una carrera prometedora y en estos momentos trabaja de camarera en un bar de copas.

José tiene 40 años y trabaja en la recepción de un centro de salud. Todos los días trata con cientos de personas que, encontrándose en la situación vulnerable que genera perder la salud, actúan a menudo con exigencias apremiantes. Pero a José nadie le va a cuestionar, “¡faltaría más!”. Y con una actitud de cierta arrogancia, un día sí y otro también acaba teniendo una discusión acalorada con algún usuario.

Alberto tiene 44 años y es el director de un equipo integrado por cinco personas con las que se relaciona como si se encontrara en el ejército. Necesita sentir, vanamente, que lo tiene todo (y a todos) bajo control, lo que le lleva a actuar de una manera despótica, y a convertirse en un cuello de botella que paraliza el trabajo.

Luis fue despedido a los 48 años, después de una vinculación laboral de 12 años. Tras la fase de negación y rabia, se dejó vencer por el abatimiento, y entró en una espiral negativa que, inadvertidamente, le alejaba cada vez más del universo del empleo. El descontrol emocional en el que se había sumido, le llevaba a actuar, inconscientemente, en contra de sus propios intereses.

Estas cinco historias imaginarias (¿o no?), son solo una pequeña muestra del sinfín de experiencias vitales que tienen lugar en torno al mundo del trabajo. Personas como Luis que lo han perdido; o como Elena, que no se ha sentido capaz de mantenerlo; o como Alberto, que lo convierte en una vivencia desagradable para quienes trabajan con él; o como Rosa, que no lo encuentra y se va desmotivando; o, en fin, como José, que va al trabajo como quien va a la guerra.

¿Qué tienen en común estas cinco historias? Que en todas ellas se manifiesta un manejo deficitario de las habilidades que podrían hacer del trabajo (básicamente, una experiencia relacional en la “economía del conocimiento”) una vivencia enriquecedora. Para prevenir estas situaciones y promover una dinámica laboral basada en las personas, estamos convencidos de la necesidad de formar en competencias profesionales (“habilidades blandas”, que dicen algunos), como las siguientes, que en EDEX llevamos años promoviendo:

  • Autoconocimiento: para que cada persona identifique sus fortalezas y debilidades, y active procesos de mejora que le permitan optimizar las primeras y compensar las segundas.
  • Empatía: para captar los sentimientos ajenos y gestionar con inteligencia las emociones presentes en los equipos, los usuarios, etc.
  • Comunicación asertiva: para conciliar de manera positiva los intereses propios con las necesidades de las personas con las que trabajamos.
  • Competencia relacional: para aprender a disfrutar del encuentro entre diferentes que toda empresa representa.
  • Toma de decisiones: para actuar en cada caso de la manera más adecuada, integrando eficacia, eficiencia y afectividad.
  • Manejo de problemas y conflictos: omnipresentes en el mundo laboral, y que pueden convertirse en una fuente de crecimiento o de dolor.
  • Pensamiento creativo: una característica esencial en un mundo laboral que ha hecho de la innovación su principal seña de identidad.
  • Pensamiento crítico: que permita cuestionar cuanto se hace, para favorecer servicios y productos diferentes, etc.
  • Manejo de emociones y sentimientos: alma de toda actividad laboral no robotizada, que puede dar lugar al encuentro gozoso entre diferentes o materializar la sentencia de Sartre: “el infierno son los otros”.
  • Manejo de tensiones y estrés: presentes de manera habitual en las distintas vivencias relacionadas con el empleo: su logro, su pérdida,…

Una formación práctica en estas competencias puede contribuir a mejorar:

•    La empleabilidad de las personas en situación de desempleo.
•    La gestión de equipos por parte de quienes los coordinen.
•    El trabajo en equipo por parte de todos sus integrantes.
•    El trabajo de cara al público.
•    La prevención de riesgos psicosociales.
•    Etc.

Para promover estas competencias esenciales impulsamos una nueva iniciativa a la que hemos denominado Lan Skills. Competencias para el Desarrollo Profesional cuyas propuestas iremos desgranando a lo largo de las próximas semanas.

Hoy, 20 de junio, Naciones Unidas promueve la celebración del Día Mundial de los Refugiados. Para esta ocasión ha propuesto dedicar “1 minuto para ayudar a una familia obligada a huir”, de los 45 millones de personas refugiadas en todo el mundo.

Por nuestra parte, invitados por la iniciativa Global Education Magazine, hemos participado en el número monográfico de la revista que han dedicado a conmemorar esta jornada con un artículo titulado “Educar la empatía para construir una humanidad solidaria”, que comenzamos así:

“Desde su origen en África, la historia de la humanidad es la historia de los desplazamientos de personas y grupos por todo el mundo. Movimientos que han dado lugar a la diversidad humana tal y como actualmente la conocemos. Una diversidad que, además de enriquecernos, puede ser también motivo de un sinfín de conflictos de diversa naturaleza en la medida en que depositemos sobre el “otro” diferente, nuestro temores y prejuicios (…)”

El resto del artículo puede leerse (y escucharse) aquí.

La imagen corresponde al cómic  que da soporte a Los nuevos vecinos, nuestra propuesta educativa contra el racismo y la xenofobia.

Desde que en 2009 inauguramos los Encuentros “Desarrollo y Cooperación”, hemos tenido ocasión de contar entre nosotros con seis profesionales latinoamericanos que han compartido sus iniciativas en los campos de la educación, la promoción de la salud y el bienestar social. Profesionales de la Organización Panamericana de la Salud como Sofialeticia Morales, del Tecnológico de Monterry (México), como Ernesto Benavides, o de la Junta Nacional de Drogas del Gobierno de Uruguay como Julio Calzada, quien compartió con nosotros las políticas de despenalización del cannabis que se proponían acometer en su país.

Hoy, 14 de mayo, celebramos el séptimo de estos Encuentros. Contamos en esta ocasión con Claudia Victoria Téllez, de la Secretaría de Educación de la Alcaldía Mayor de Bogotá. Claudia Victoria presentará el trabajo que están desarrollando en el campo de la educación para la ciudadanía y la convivencia. El Encuentro tendrá lugar en Adaka – Servicio de Promoción del Voluntariado de Portugalete a las 18:00 horas, y están invitados profesionales de ONGD o de administraciones públicas vinculadas con la cooperación, la convivencia o la ciudadanía, y, en general, todas las personas sensibles a estos temas.

El Encuentro ha sido organizado por EDEX con el Ayuntamiento de Portugalete, y cuenta con la colaboración de la Agencia Vasca de Cooperación al Desarrollo y la mencionada Adaka.

Una de las señas de identidad de nuestra organización es la apuesta por la Cultura Ciudadana. En este ámbito, la interculturalidad es una de las líneas en las que dinamizamos proyectos educativos desde hace más de 10 años. Proyectos como los siguientes, dirigidos a escolares de distintas edades:

En este marco, presentamos dos exposiciones relacionadas con la cultura africana. Se trata de la muestra de retratos “África Negra”, del pintor donostiarra afincado en Cádiz José Luis Román, y de la exposición de máscaras y esculturas “Tribal Art”, del coleccionista senegalés Mamadou Marema Diop. Dos exposiciones que encarnan miradas y códigos distintos a los que solemos considerar como “los nuestros”. Dos propuestas cuya fusión en un mismo espacio destila un aroma que transporta al visitante a otra realidad, la africana, tan distante y tan cercana a la vez. Dos propuestas, en fin, que nos invitan a volver la mirada al continente en el que comenzó la aventura humana dando lugar a la riqueza cultural que ahora nos caracteriza. Una espléndida oportunidad para viajar espiritualmente al origen que compartimos.

Las dos exposiciones se inauguran el sábado 11 de mayo a las 19 horas en el Centro Cultural Santa Clara, de Portugalete (Bizkaia), donde permanecerán abiertas al público hasta el 28 de mayo. Gracias a la colaboración de la Asociación Intercultural BaoBat, en la inauguración tendremos ocasión de degustar una muestra de productos de las zonas de procedencia de las obras.

Esta iniciativa de Fundación EDEX ha sido cofinanciada por el Área de Cultura del Ayuntamiento de Portugalete.

Desde EDEX y junto con Social Dreamers formamos parte de las organizaciones colaboradoras de Think Big de la Fundación Telefónica.

Think Big es un programa dirigido a Jóvenes, que Fundación Telefónica lleva a cabo en todos los países europeos en los que el Grupo Telefónica tiene presencia y que tiene por objeto promover que los jóvenes sean más proactivos y emprendedores, además de aprender habilidades para  la vida.

La iniciativa trata de identificar a jóvenes de entre 15 y 25 años con iniciativa social y que tengan ideas, emprendedores, con ganas de cambiar su entorno, para acompañarles en el proceso de puesta en marcha de su proyecto.

Se trata de facilitar las cosas a aquellas y aquellos jóvenes que con iniciativa e ideas propias busquen cambiar su contexto cotidiano.

Para ello, las y los jóvenes presentan su idea a Think Big y si ésta resulta seleccionada comienza un proceso formativo y de acompañamiento que les facilitara el poder llevar a cabo su proyecto. A cambio las y los jóvenes deberán dedicar tiempo, ilusión y esfuerzo para sacar adelante su idea y proyecto.

EDEX en su compromiso con la iniciativa identifica a esas y esos jóvenes con ideas, da igual si pequeñas o grandes, que traten de mejorar o beneficiar a la sociedad, además de acompañarles en el proceso colabora con ellas y ellos en concreción de la idea, ayudando a plasmarla su proyecto en acciones concretas.

Y para muestra un botón:  Uxue es una joven de 17 años que trata de derribar las barreras de género entre en las profesiones.

gghjg

Cuando se piensa en personas emprendedoras, a menudo se tiende a imaginar a jóvenes ideando respuestas innovadoras que mejoren determinados aspectos de la realidad.

En el caso del emprendizaje social, el imaginario colectivo también tiende a identificar con la juventud las propuestas de cambio.

Es evidente que la condición juvenil es, en principio, y si se dan las circunstancias adecuadas, una edad especialmente fértil para idear iniciativas de mejora social. Pero, en la práctica, ni es cierto que solo emprendan las personas jóvenes, ni lo es que las personas jóvenes sean naturalmente emprendedoras.

Iniciativas de emprendizaje social pueden realizarse y de hecho se realizan a cualquier edad. Cambiarán los temas de interés, los estilos de trabajo, los propósitos de los proyectos, … pero el compromiso organizado para mejorar la realidad no tiene edad.

Por otra parte, el “juvenilismo” que padece nuestra sociedad tienen a invisibilizar buena parte de los esfuerzos que realizan personas de otras edades. Cuando solo “lo joven” acapara la atención social, todo lo demás parece quedar oculto.

Sin embargo, la realidad social está plagada de iniciativas solidarias protagonizadas por personas de cualquier edad. Basta repasar, a modo de ejemplo, la nómina de emprendedores de Ashoka, para encontrar personas de las edades más diversas comprometidas con el cambio social.

De todo esto es de lo que queremos hablar en el encuentro “Emprendizaje social a lo largo de toda la vida” que hemos organizado para el próximo 27 de diciembre en Sestao.

Un encuentro cuyo subtñitutlo (“Participación ciudadana en la vida pública”) pretende, de hecho, inscribirse en esta lógica inclusiva.

La reflexión propuesta por Enrique Gil Calvo sobre envejecimiento y capital social, e iniciativas tan diversas como las cuatro que componen la mesa de experiencias (ver programa), son una muestra de cuanto puede realizarse a una edad en la que queda tanto por hacer.

Una edad a la que, definitivamente, nuestra sociedad tiene que dejar de dar la espalda.

  • Publicaciones Edex
  • eDucare
  • SocialDreamers
  • Los Nuevos Vecinos
  • Retomemos
  • EdexTV